policiales - Guaymallén Guaymallén
miércoles 30 de marzo de 2016

Acusado de matar a un joven que peleaba con su hermano dice que fue por "mala suerte"

Omar Escudero (29) continuará detenido mientras avanza la investigación por el crimen de Leandro Riquelme (18), ocurrido en Los Corralitos en octubre pasado.

Bajo la premisa de una legítima defensa, un hombre acusado por asesinar de una puñalada a un joven en medio de una pelea intentó recuperar la libertad, aunque la Justicia denegó el recurso y continuará en prisión preventiva hasta la llegada de un juicio oral y público por el hecho.

La resolución que definió la Cámara de Apelaciones en lo Criminal en los últimos días fue en base al expediente que investiga el asesinato de Leandro Diego Riquelme, un muchacho de 18 años que murió en octubre pasado tras una riña en Guaymallén.

El principal sospechoso es Omar David Escudero (29), quien está sindicado de homicidio simple por apuñalarlo en el tórax. Su abogado defensor presentó el planteo solicitando el cambio de calificación a legítima defensa, exceso de legítima defensa u homicidio culposo, teniendo como consecuencia el recupero de la libertad.

El letrado basó su pedido en que la víctima y un grupo de amigos –algunos son testigos de la causa- se encontraban agrediendo con palos, piedras y golpes al imputado y su hermano, Jonathan Marcelo Escudero (25). En ese momento, según la versión de la defensa, Omar sacó de su mochila un cuchillo –lo utilizaba para comer en su trabajo-, se agachó en intentó detener los ataques, "momento en que la víctima se cruzó con la trayectoria del arma".

"El encartado intentó repeler la agresión con un cuchillo, con la mala suerte de asestar una puñalada", argumento el abogado.

También echó por tierra las versiones de la parte acusatoria –todos participaron de una pelea-, asegurando que no se demostraron objetivamente ya que la víctima no tenía heridas en sus manos o el resto del cuerpo.

El camarista Luis Correa Llano fue quien resolvió el caso y rechazó el pedido de la defensa de Escudero. En primer término, se inclinó por la versión del Ministerio Público donde sostiene que Jonathan Escudero y Riquelme mantenían una pelea a puños, cuando el acusado intervino para defender a su hermano y apuñaló al contrincante, quitándole la vida.

Para esto se basó en tres testigos que pasaban por el lugar en un auto y no están vinculados con ninguna de las partes. De hecho, uno de los declarantes tenía mala imagen de la víctima fatal ya que esta había intentado robarle.

El magistrado aclaró también que el informe del Cuerpo Médico Forense (CMF) determinó que el tipo de lesión es más compatible de haber sido provocada según la versión oficial.

"La declaración de Omar Escudero no se ha visto sostenida por ningún otro elemento de prueba, mientras que la hipótesis fiscal posee un conjunto de declaraciones e indicios que permiten confirmarla", concluyó el juez.

Jornada caótica

Según determinó el expediente de Instrucción, Leandro Riquelme caminaba por calle Puebla de Los Corralitos cuando fue insultado por Jonathan Escudero, ya que tenían viejas broncas y solían protagonizar peleas en el barrio.

Ambos desataron una pelea a golpes de puños, cuando Omar Escudero intervino y apuñaló en el tórax a Riquelme. La víctima, que era conocida en la zona por cometer diversos ilícitos, fue trasladada al microhospital Puente de Hierro, aunque llegó sin vida.

Tras enterarse de la tragedia, amigos y familiares de la víctima se dirigieron a la casa de los Escudero y comenzaron a arrojaron piedras, provocando varios destrozos. Hasta personal del Cuerpo de Infantería debió intervenir para evitar consecuencias peores.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas