policiales policiales
miércoles 20 de septiembre de 2017

Absolvieron a un policía que mató a un joven durante una detención

El hecho ocurrió hace 4 años en General Alvear. La Cámara rechazó el pedido de condena del fiscal de 2 años para el acusado.

San Rafael. La Primera Cámara del Crimen, integrada por los jueces Ariel Hernández, Julio Bittar y Rodolfo Luque, absolvió de culpa y cargo al policía Pablo Colilaf, quien mató a Andrés Sosa (21) cuando intentaba detenerlo el 18 de agosto de 2013 en una calle de General Alvear.

El fallo se dio a conocer ayer a las 14 ante una sala repleta de amigos, camaradas y autoridades policiales que acompañaron al efectivo alvearense que presta servicios actualmente en Bomberos.

El fiscal Norberto Jamsech solicitó 2 años y medio de condena porque consideró que hubo exceso en la legítima defensa y que el disparo fue por la espalda. Además, en su alegato dijo que hubo impericia en el accionar policial y que el uniformado podría haber disparado a otra región del cuerpo para evitar la muerte del joven.

El argumento del fiscal fue rebatido por el abogado Gustavo Nedic, quien afirmó que "el disparo se debió a que el policía cuidó su vida porque Sosa, armado con un cuchillo y un cinturón en su otra mano, lo quería matar".

En ese contexto dijo "que primero hubo un tiro disuasivo que alejó a los compañeros de Sosa, pero este se quedó y enfrentó al policía al que amenazaba con un cuchillo". Agregó que "Colilaf hizo lo que debía hacer, primero le pidió que se tirara al suelo en reiteradas oportunidades y como la agresión no cesaba disparó al cuerpo".

En defensa del policía, el letrado mencionó que era una situación muy tensa y que "no tuvo ensañamiento porque sólo efectuó un tiro con el arma que le dio el Estado para defenderse".

Los alegatos se hicieron por la mañana, después de que volvieran a declarar el forense Sergio Cuaranta y el comisario Sergio Narváez, jefe de la Policía Científica, a solicitud del tribunal.

Esta disposición la tomaron los jueces el 14 de setiembre, cuando parecía que iban a dictar sentencia ese mismo día.

En su testimonio, Cuaranta volvió a afirmar que "Sosa estaba alcoholizado y se encontraron restos de cocaína en su cuerpo" y agregó que "por la trayectoria del disparo se puede inferir que la víctima estuvo en permanente movimiento antes de recibir el impacto".

Este argumento fue usado por Nedic para justificar la acción de Colilaf y afirmar que se trató de una legítima defensa porque la vida del policía estaba en peligro.

El dictamen de los jueces fue festejado no sólo por el imputado, sino por todos sus camaradas y jefes que lo acompañaron, entre ellos el jefe de la Distrital, Marcelo Calipo.

El caso ha movilizado a la gente de General Alvear, que en varias ocasiones realizó marchas en apoyo del uniformado al considerar que actuó en forma correcta y en defensa al ser atacado con un cuchillo por Sosa en calle Mendoza, casi Libertad de Alvear.

Colilaf había llegado al lugar del hecho junto con una compañera por un aviso de un asalto y fueron agredidos por siete personas. Después de la agresión, se enfrentó con Sosa que terminó muerto de un disparo.
Fuente:

Más Leídas