Diario UNO
Viernes, 16 de octubre de 2009

El confuso caso de la monja de Palmira

Hallaron un corcho de botella en su vagina pero las pericias indicaron que no había lesiones externas ni internas tras la violación de la que denunció haber sido víctima en agosto.

Residencia. La mujer que lleva los hábitos, de 42 años, vive en un colegio religioso junto a otras cuatro monjas.

SAN MARTÍN – No había lesiones externas ni internas ni se halló semen en la vagina de la monja de Palmira que denunció haber sido raptada y abusada sexualmente la tarde del martes 4 de agosto pasado. En cambio, sí se extrajo un corcho de la región genital de la presunta víctima, lo que hace que aún el Primer Juzgado de Instrucción investigue el confuso caso que conmocionó a la ciudad jarillera.

La causa está en el juzgado de Ricardo Schulz, esperando que finalmente se cuente con los resultados completos de todas las pericias médicas y psiquiátricas que fueron efectuadas, y todavía no se le ha corrido vista al fiscal de Instrucción Héctor Rosas, quien no pudo tomar contacto directo con el expediente.

Hasta aquí no se ha podido corroborar ninguno de los datos que la religiosa proporcionó y repitió en su relato ante la Policía y la Justicia.

Según la denuncia de la mujer, de 42 años, a las 13.30 de ese día, después de haber salido del colegio religioso Nuestra Señora de la Compasión, en donde vive junto a otras cuatro monjas, caminó hasta la parada de colectivos de la calle El Altillo para tomarse un micro hasta Rivadavia, en donde cursaba profesionalización en enfermería.

Supuestamente, allí se detuvo un auto y dos hombres la obligaron a subir a él. Luego su relato tiene un bache de cinco horas y recién recuerda cuando a las 18.30 reingresó al colegio con su ropa interior desgarrada y con el resto de su vestimenta desalineada e impregnada de olor a alcohol.

La Policía revisó una y otra vez el video registrado por una de las cámaras de seguridad de la Municipalidad de San Martín que está ubicada en la esquina de El Altillo y allí no se ve a la monja ni al auto.

Tampoco la religiosa pudo o quiso identificar al hombre que, con su moto, la encontró tras el supuesto ataque y la regresó al convento.

Los estudios médicos efectuados en la noche de la jornada del ataque en el hospital Perrupato y las pericias posteriores no certificaron lesiones en la víctima, pero sí dan cuenta de que se extrajo un corcho de botella del interior de la vagina de la mujer.

Algunas de las compañeras de alojamiento de la denunciante apoyaron con su relato los dichos de la mujer, pero otras no pudieron confirmarlo.

Por ahora, el caso sigue siendo tan confuso como lo fue desde el principio y nadie se anima a confirmar la existencia del delito denunciado o asegurar que fue todo una fabulación voluntaria o fruto de alguna patología mental.

DEJÁ TU COMENTARIO
CLIMA
  • AHORA 20 °C
  • HOY DOMINGO

    Parcialmente soleado y más cálido

    Min: 17 °C Max: 34 °C

  • LUNES

    Unos pocos chubascos y tormentas

    Min: 14 °C Max: 25 °C

  • MARTES

    Unos pocos chubascos a la tarde

    Min: 16 °C Max: 27 °C

  • Ver Más
ENCUESTAS
¿Creés que Mendoza debe aprovechar su potencial minero?
  • No

Pérez en la cena de la Cámara de la Construcción...

Resaltó que desde 2012, el 90% de las obras de infraestructura básica fueron realizadas por empresas nucleadas en la CAC. En total se han invertido $5.894.

El papelito de Alasia

 El arquero de Gimnasia atajó tres penales en la definición ante Unión. En la media tenía un papel… Enterate qué decía.

La Administración de Medicamentos adviertió que la...

El organismo señáló que la llamada "pulsera repelente" para ahuyentar insectos está registrada ante la mencionada  administración como un cosmético.

Aseguran que una mujer hace 400 años predijo la...

Pese a sus habilidades paranormales y su inteligencia, no recibió instrucció, lo que no le impidió realizar una serie de profecías.

diariouno.com.ar