jueves 28 de abril de 2016

Piden liberar a Belén, la joven presa en Tucumán por un aborto espontáneo

Tiene 27 años. Fue condenada a ocho años de prisión por "homicidio doblemente agravado por el vínculo y alevosía". Familiares y ONG denuncian "tratos médicos degradantes" y acusaciones infundadas.

El 21 de marzo de 2014 llegó a la guardia del hospital Avellaneda de San Miguel de Tucumán con una hemorragia vaginal intensa. Su madre la contenía en el paso porque le era imposible sostenerse sola. Las contracciones abdominales eran cada vez más fuertes, profundas, insoportables. El sangrado seguía su curso como una pesadilla eterna. Belén tenía 25 años y la cara desfigurada por los dolores. Claramente, el diagnóstico difería de un ciclo menstrual normal. Cursaba la semana 20 de un embarazo del que –insiste- no tenía idea. Belén estaba sufriendo un aborto espontáneo, perdiendo el hijo que ese mismo día se enteró que existía.

Aquella secuencia hoy la recuerda desde una celda de 2x2 en la que fue encerrada para resarcir su pecado. Hace exactamente dos años que la justicia tucumana la puso en prisión en busca de su redención. Lo peor es que deberá acostumbrarse, familiarizarse con la idea. Hace nueve días –precisamente el 19 de abril- los integrantes de la Sala III de la Cámara Penal de Tucumán (Dante Ibáñez, Néstor Macoritto y Fabián Fradejas) la condenaron a ocho años de cárcel por "homicidio doblemente agravado por el vínculo y alevosía". Ella –repite- desconocía su embarazo.

Aislada de la sociedad por "asesina", se recluye en su celda con una palidez infinita. Recuerda con angustia el interrogatorio acusatorio de la enfermera Verónica Ledesma, del área de Ginecología del Hospital Avellaneda. Esa mujer –cuenta- la miraba con desprecio, repugnancia, odio. "Me preguntó si me puse algo porque no era normal el sangrado", declaró Belén ante los jueces a los que nunca logró convencer con su relato, ni en el hospital, ni en la cárcel. Ni antes ni ahora. Seguidamente, el médico le notificó su diagnóstico: "Aborto espontáneo". Le recetó analgésico para paliar las contracciones y decidió que quedara internada por cinco días.

La madre de Belén fue quien –entre lágrimas- reveló ante el tribunal algo espantoso, inimaginable dentro de un establecimiento médico donde la discreción, reserva profesional y cuidados al paciente deberían ser inviolables. Según su testimonio, cuando Belén se despertó aquel día en la Sala de Partos comunitaria tenía médicos forenses "revisándole abajo" frente a policías que rodeaban su camilla y un enfermero que le mostraba el feto en una cajita y que –mientras la insultaba frente a todos- le dijo: "Mirá, este es tu hijo". "Yo le decía que eso no era mío", agregó la joven tras precisar que el hombre decía que lo había encontrado en el baño.

Esa escena –contaba por Belén- tampoco convenció al tribunal de la Sala III para abrir una investigación contra el personal médico del Hospital Avellaneda de Tucumán, pese a que son consideradas "formas de tortura y tratos degradantes" por los tratados de derecho internacional.
Fuente:

Más Leídas