País País
jueves 26 de mayo de 2016

YPF se ajusta y pone en venta seis yacimientos en Río Negro

La petrolera busca bajar costos. Tres de los bloques fueron renegociados hace dos años.

YPF pondrá a la venta seis bloques que posee en Río Negro como parte de su plan de reducción general de inversiones y costos. Desde la compañía confirmaron que la puesta en el mercado de estas áreas se corresponde con una estrategia de adecuamiento a la nueva realidad de la industria petrolera, afectada por la baja del precio del crudo.

La empresa nacional escuchará ofertas por El Medanito, Barranca de los Loros y El Santiagueño. Además de otras tres áreas en las que tiene participación: Loma Negra y La Yesera (manejadas por Chevron) y Agua Salada (a cargo de Tecpetrol). Medanito muestra una producción diaria de 346 m3 de crudo -unos 2000 barriles por día- y es el segundo yacimiento en importancia de la petrolera en la provincia.

"El 80% del gasto en estas áreas son costos operativos. Hay momentos donde directamente perdemos plata", le aseguró una fuente corporativa al diario Río Negro. No trascendieron las cifras en que son ofrecidas las áreas. De todos modos, la empresa está convencida de que estos bloques podrían interesar a petroleras de menor tamaño.

Desde la salida del CEO, Miguel Galuccio, se profundizó la política de achique y fuerte control de egresos en la empresa ahora conducida por Miguel Ángel Gutiérrez.

El año pasado, en el marco de su campaña para gobernador de la provincia, el senador Miguel Pichetto le indicó a este diario que Galuccio tenía prevista una inversión de US$ 4000 millones para Río Negro en los siguientes cuatro años. El actual plan de la petrolera es justamente al revés. La petrolera se desprendería de los bloques que no rinden de acuerdo a los estándares reajustados por sus actuales administradores.

A fines del 2015, con Galuccio todavía a la cabeza, YPF se adjudicó el mega bloque Chelforó, en la misma provincia y cerca del área frutícula del Alto Valle, con una extensión de 6300km2. De hecho, fue el único ofertante de una licitación pública. La empresa se comprometió con una inversión de US$ 8 millones en una zona completamente inexplorada. De aquí en adelante, no pocas de estas osadas apuestas impulsadas por el ex CEO podrían quedar en el aire o terminar siendo vendidas.

En Río Negro hay preocupación puesto que tres de los bloques que ahora tienen el cartel de venta fueron renegociados en 2014. En todos los casos la empresa había planificado millonarias inversiones en los próximos 10 años.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas