País - Buenos Aires Buenos Aires
jueves 17 de marzo de 2016

Un patrullero se incrustó en una casa y mató a un joven en Laferrere

El móvil policial, una camioneta pick up, era conducida por un hombre y una mujer, que fueron desafectados de la Policía, mientras que el primero fue detenido.

Un joven murió esta madrugada mientras dormía en su habitación y fue atropellado por un patrullero policial que se incrustó en la vivienda, en la localidad bonaerense de Gregorio de Laferrere.

El trágico hecho se produjo alrededor de las 5:00 en una vivienda situada en la intersección de las calles La Bastilla y Del Campo, de esa localidad del partido de La Matanza, al sudoeste del Gran Buenos Aires. Si bien en un primer momento se había informado que eran tres las personas afectadas, se consignó posteriormente que el hecho tuvo como saldo una víctima, la cual falleció en el acto debido a las gravísimas heridas sufridas.

El móvil policial, una camioneta pick up, era conducida por un hombre y una mujer, que fueron desafectados de la Policía, mientras que el primero fue detenido. Se trata del tercer accidente fatal protagonizado por patrulleros en el Gran Buenos Aires en los últimos 40 días en los que murieron una mujer de 85 años y un niño de 6 años, ambos casos en el partido de San Martín.

En tanto, en otro caso similar ocurrido el último viernes aunque sin heridos, un patrullero que participaba de una persecución chocó contra un automóvil y luego se incrustó en una vivienda de la localidad de Villa Luzuriaga, en La Matanza.

El joven fallecido ahora en Laferrere fue identificado como Damián Villaba, de 29 años, que dormía en su casa, junto a su esposa y un hijo dos años de edad, en el momento en el que el frente del inmueble fue destrozado por el móvil de la Policía Bonaerense.

La camioneta derribó una pared y una columna, para luego introducirse en la habitación en la que dormía la pareja con el niño. Una de las especulaciones es que la patrulla, perteneciente a la comisaría de Gregorio de Laferrere, mordió el cordón de la vereda y se cruzó de mano para luego impactar de lleno contra la casa. Lo cierto es que se verificó por el indicador de velocidad de la camioneta policial quedó en 76 kilómetros por hora.

Tras el incidente, ocurrido cerca de las 5:00, el fiscal en de La Matanza Fernando Quiroga, que intervino en el caso, ordenó la detención del policía que conducía el móvil. Luego del hecho, se produjeron incidentes entre policías y vecinos del lugar, que exigieron que los uniformados de la fuerza provincial se retiren e intervenga Gendarmería Nacional.

Por disposición del Ministerio de Seguridad bonaerense, el oficial Diego Pereyra, que conducía el móvil, y quien lo acompañaba, Julieta Santana, fueron desafectados de la fuerza, mientras que el primero también fue aprehendido por orden del fiscal Quiroga.

El ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, lamentó el suceso y lo adjudicó a la falta de capacitación policial, mientras negó que el vehículo se encontrara en una persecución. "La camioneta es nueva, y que iba en una persecución oficial no es cierto, no es la versión oficial. Estamos verificando porque de desplazaba a 76 kilómetros por hora", sostuvo el ministro en diálogo con Radio 10, al salir al cruce de las primeras versiones policiales en torno a como habían ocurrido los hechos.

Tensión e incidentes


La tragedia causó ira en algunos vecinos que atacaron a piedrazos los patrulleros que llegaron tras la tragedia, por lo que policías realizaron disparos de balas de goma para dispersar a los más belicosos, con lo que la tensión se apoderó de la escena.

El enojo de los vecinos se dio por la demora de una hora y media de la ambulancia en llegar al lugar y por el presunto abandono de persona que hicieron al escapar los efectivos que manejaban el patrullero del incidente.

"Quiero verlo a la cara, quiero ver si estaba drogado o borracho el que manejaba, porque arrancó una parte de mi vida", dijo en medio de llantos y gritos Laura, pareja del joven fallecido. En tanto, vecinos aseguraron que "el patrullero no participaba de ninguna persecución y la calle estaba totalmente despejada", por lo que adjudicaron el lamentable hecho a un acto irresponsable del conductor.

El 14 de febrero pasado otro patrullero de la Policía Bonaerense atropelló y mató a un niño de seis años en la localidad de Villa Ballester. En tanto, seis días antes y en la misma localidad del partido de San Martín, otro móvil policial arrolló a una mujer de 85 años y a su nieta de once, por lo que la abuela murió, mientras que la niña recibió graves heridas.
Fuente: Noticias Argentinas

Dejanos tu comentario

Más Leídas