País País
sábado 30 de julio de 2016

Un hombre murió luego de que su esposa se negara a una transfusión de sangre con cuestiones religiosas

La víctima fue baleada durante un intento de robo. Su hermano dijo que el hombre no era Testigo de Jehová pero sí su esposa.

La muerte de un hombre reabre debate sobre negativa a transfusión

La muerte de un hombre cuya esposa se negó por razones religiosas a que le realicen transfusiones de sangre reavivó la polémica sobre este tipo de actos, en su mayoría protagonizados por fieles al culto Testigos de Jehová.

José Alberto López, de 57 años, baleado en un intento de robo falleció en el hospital Ramón Carrillo, en el partido bonaerense de Tres de Febrero.

Según Víctor, su hermano, José no era Testigo de Jehová, pero su esposa sí y fue ella quien se negó a la transfusión a pesar de que el centro de salud no contaba con tratamientos alternativos.

La organización de los Testigos de Jehová niega en sus publicaciones oficiales que la no aceptación de las transfusiones sea causa de muerte entre sus fieles y aseguran que en la actualidad "los cirujanos suelen realizar intervenciones complejas, tales como operaciones ortopédicas o de corazón y trasplantes de órganos sin transfusiones".

"Los pacientes que no aceptan transfusiones se recuperan igual o mejor que quienes sí las aceptan, aún en el caso de los niños. De todos modos, nadie puede asegurar que un paciente morirá si no recibe sangre ni que sobrevivirá si la recibe", indicaron los Testigos de Jehová, quienes reivindican "el mandato bíblico de no recibir sangre por respeto a Dios".

"Hubo un tiempo en que los profesionales de la salud pensaban que la medicina sin sangre (conjunto de estrategias para evitar las transfusiones) era muy arriesgada y hasta tildaban de suicidas a los pacientes que la solicitaban. Pero ese punto de vista ha cambiado en los últimos años", aseguran.

"Miles de médicos de todo el mundo están utilizando técnicas de ahorro de sangre para efectuar operaciones complejas sin transfusiones. Dichas alternativas se encuentran disponibles hasta en países de escasos recursos, y muchas personas que no son Testigos las solicitan", agregan.

Por su parte, la Sociedad Argentina de Hematología indica en su publicación oficial que la negativa de los Testigos de Jehová a recibir transfusiones "constituye un ejemplo clásico del conflicto entre los principios de beneficencia y autonomía", publica el Diario Popular.

La entidad recordó un fallo de la Corte Suprema de Justicia de 1975 que concluyó que se debe respetar la autonomía cuando la conducta del paciente no cause daños a terceros y no busque el suicidio, sino la pretensión de mantener las ideas religiosas que profesa".

Los médicos aseguran que ellos pueden sugerir que es lo más conveniente pero la decisión final está siempre en manos del paciente, en la medida que pueda decidir por sus propios medios.

El hecho


José Alberto López, fue baleado cuando intentaron robarle la camioneta frente a su casa de la localidad de Caseros y falleció luego de tres días de agonía en un hospital, luego de que su mujer, que profesa el credo de los Testigos de Jehová, no firmara el consentimiento para que le efectuaran la transfusión de sangre necesaria para poder practicarle una cirugía, informaron fuentes policiales y familiares de la víctima.

En tanto, el hermano del hombre fallecido dijo este viernes en declaraciones realizadas a la prensa que su hermano no practicaba esa religión y que planea llevar adelante "acciones legales" contra su cuñada por la decisión que tomó.

El hecho ocurrió cuando López, salía de su casa ubicada en Directorio al 3200, en Caseros, partido de Tres de Febrero.

Los voceros consultados dijeron que López subió a su camioneta Ford EcoSport estacionada en la puerta para ir a hacer unas compras cuando fue interceptado por varios delincuentes armados con intenciones de robo y aparentemente él decidió acelerar para escapar.

Siempre según la información suministrada por la policía, los delincuentes efectuaron al menos dos disparos, uno de los cuales atravesó la ventanilla y le impactó en la zona izquierda del cuerpo, luego de lo cual perdió el control del rodado, subió a la vereda y chocó contra la pared de una casa vecina.

Los delincuentes escaparon sin concretar el robo y López quedó en el lugar sentado al volante de su vehículo, con una grave herida de bala en la zona intercostal que le afectó uno de los pulmones, por lo que su mujer, de nombre Margarita, y uno de sus vecinos lo trasladaron al hospital Ramón Carrillo, en Ciudadela.

"Me entero el lunes que mi hermano está mal, me dirijo al hospital, hablo con el médico y me informa que está mal, que está grave", recordó Víctor, y agregó que el doctor le dijo que había "un pedido por parte de la señora (por Margarita) para que no le den sangre".

Víctor aseguró que a continuación habló con su cuñada, le dijo que su hermano "se estaba muriendo" y había que "transfundirlo urgente", pero que ella le respondió "muy sueltamente tu hermano no se va a morir, quedate tranquilo, tu hermano tiene Fe en Dios".

"Mi hermano no era Testigo de Jehová, con el hijo (de otra pareja) de Margarita he hablado y me dijo que él no estaba muy seguro en el tema de la religión", dijo Víctor.

"Voy a hablar con el fiscal a ver cómo está la causa y qué situación legal puedo darle. Sé que mi hermano la amaba, pero si hay alguna acción legal contra Margarita que pueda hacer, que mi hermano me perdone pero lamentablemente la voy a hacer", dijo Víctor, y finalizó: "Sobrevivió todo lo que pudo, la mujer me lo dejó morir".

Por otra parte, y pese a los dichos del hermano de la víctima, el director ejecutivo del hospital Ramón Carrillo, Javier Cima, relató que además de Margarita se presentó en el centro asistencial la autoridad eclesial del templo al que concurría la mujer, quien "tuvo comunicación con los médicos de la terapia intensiva" y dio "el aval desde esta autoridad religiosa" para que el hombre no recibiera sangre.
Fuente: Noticias Argentinas

Dejanos tu comentario

Más Leídas