País País
lunes 04 de julio de 2016

Un documental pone en la mira a un decano asociado a la dictadura

La película participó del Festival de Los Angeles y fue presentada en la Cátedra Libre de Derechos Humanos de la Facultad de Filosofía y Letras.

El documental "70 y Pico" registra desde el proceso anímico del realizador, Mariano Corbacho, la participación de su abuelo Héctor como asociado civil en la última dictadura, en el rol de decano de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Buenos Aires y profesor de dibujo técnico en la Escuela de Mecánica de la Armada.

La película -que participó del Festival de Los Angeles y fue presentada en la Cátedra Libre de Derechos Humanos de la Facultad de Filosofía y Letras- será exhibida este martes a las 19 en la Facultad de Ciencias Sociales -Santiago del Estero 1029-, y tiene otras fechas previstas.

"Hay ciertos indicios que nos indican que ha tenido cierta complicidad para que esa situación represiva dentro de la facultad se pudiera lograr: en ese sentido, él tenía una posición tomada a favor de ese proyecto represivo", dice Corbacho a la agencia Télam, refiriéndose al abuelo que aceptó ponerse del otro lado de la cámara para disputar el sentido de la historia ante las preguntas que Mariano le fue planteando durante la realización.

"La película no puede resolver preguntas de fondo" en el sentido de los enormes alcances que pueden significar las conductas institucionales en ese período", dice Corbacho; sin embargo, el documental resulta un potente disparador para concebir cómo el terrorismo de Estado hizo permeables las instituciones educativas de entonces.

"70 y Pico" es la ópera prima del joven realizador, quien trabajó junto a Martín de Dios, de la escuela de Arte de Avellaneda y responsable del montaje, y el historiador Juan Pablo Díaz, autor del guión.

La película resulta imprescindible en la recuperación de imágenes de época, con jóvenes estudiantes de Arquitectura, Diseño y Urbanismo haciendo crecer una pared con ladrillos como contenido teórico-práctico.

Afiches como "Cordobazo, 1969-1973" con la voz en off de Mariano guiando su propia reflexión o reseñando fechas y acontecimientos.

En una entrevista con Télam en Ciudad Universitaria, Corbacho expresó que su abuelo "podría haber renunciado el 24 de marzo de 1976 y buscar otro espacio de contención laboral".

"Él eligió seguir al mando de la Facultad en la que sistemáticamente se sucedían desapariciones tanto de estudiantes como de docentes, y eso es una elección política y también una elección de vida", considera.

El proyecto demandó cuatro años de investigación y en la definición de su realizador es "un aporte a seguir pensando el período y problematizando las nuevas generaciones que van a venir -como yo, que tengo 28 años- que sentimos una enorme necesidad de poder entender cabalmente todo lo que conllevó" esa época y sus consecuencias indelebles.

La familiaridad con la que Mariano se permite interpelar a semejante actor social -que en su rol de abuelo brindó a su nieto tardes de zoológico y helados compartidos- podría considerarse una ventaja pero en verdad implicó el enorme desafío -que el autor sorteó indudablemente- de preguntar sin complacencia.

"Traté de hacer un ejercicio de no demonizarlo sino de tratar de entender la génesis de su pensamiento político, un proyecto político conservador en la que la dictadura vio una potencialidad para enraizarse y poder proyectarse en el tiempo", plantea.

Y lo dice 'Pico' (apodo del ex decano) interpelado por la cámara: "Yo estoy orgulloso de lo que hice; no sé mis hijos y mis nietos lo que dirán, (...) a mí me buscaron, me buscaron cosas, y no me encontraron nada".

"Mi abuelo ha sido decano de la facultad como interventor desde el '76 al '82, y lo que me interesaba realmente profundizar es qué proyecto vino a destruir mi abuelo dentro de la Facultad", cuenta el documentalista.

Con esa intención, la película retrotrae el relato a 1966, cuando al sistematizarse la represión y coartarse las libertades de los estudiantes, se produce una renuncia masiva de docentes que en Arquitectura significó más de un 60% de baja de profesores.

"Hay una nota a la que pudimos acceder en la que cientos de docentes de aquellos años -mi abuelo daba clase desde el '64- hacen una solicitada pública en la que manifiestan que es un atropello hacia las libertades de la Facultad y la autonomía universitaria, y Corbacho es uno de los firmantes", relata.

Sin embargo, abunda que "el proceso de esos diez años lo lleva claramente hacia una posición opuesta. Parte del relato y análisis del material es poder entender la génesis de este tipo de personas, cómo es que con diez años de diferencia, incluso con dos intervenciones, está al mando de la Facultad con un proyecto mucho más represivo".

70 y Pico - Trailer Oficial

Uno de los posibles motivos es que a finales del '71 y principios del '72 se genera por medio de asambleas estudiantiles oposición hacia los titulares de cátedra y docentes, que culminan en desplazamientos y reemplazos por contenidos que se adecuaban mucho más a la realidad, confrontando una línea tecnócrata con otra que vinculaba la arquitectura al plano social, con mucha más práctica profesional en barrios populares.

"En 1972, una asamblea decide a mano alzada la destitución del cargo" de Corbacho, y se termina resolviendo en 1973 que esa parte del área de Construcciones la termine asumiendo Mario Tempone, posteriormente uno de los 117 desaparecidos de Arquitectura.

"70 y Pico" abarca desde 1966, cuando 'La noche de los bastones largos', hasta el 1983; retrotrae a un contexto internacional de inicios de la guerra de Vietnam y el Mayo Francés, y amplía el espectro para dar un reflejo de qué sucedía en Argentina en ese panorama.

"No conocemos un material audiovisual que haya sido hecho por un familiar directo de la represión que haga una mirada en oposición, y tampoco un material que haya abordado al movimiento estudiantil universitario como un actor determinante dentro del período", concluye el realizador.

Además de la función de mañana en Sociales, "70 y Pico" podrá verse el 16 en espacio Ecunhi (ex Esma, Avenida del Libertador 8151); el 29 a las 19 en el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti (ex Esma) y el sábado 30 a las 20 en el Cine Wilde (Juan Cruz Varela 6132).


Fuente: Télam

Dejanos tu comentario

Más Leídas