País - Bolivia Bolivia
martes 26 de septiembre de 2017

Tuvo un accidente en Bolivia y le pidieron 10 mil pesos por la atención en el hospital

Una familia salteña tuvo un grave accidente en el vecino país y vivió una odisea en un centro de salud público para poder regresar a Argentina.

La familia Silva sufrió un accidente en Bolivia mientras viajaba para realizar la peregrinación de la Virgen de Urkupiña en la localidad de Cochabamba. Si bien el siniestro ocurrió hace semanas, la familia planteó la desatención que padeció en el vecino país.

Lo que tenía que ser un viaje de renovación del pacto de fe con la Mamita -así la nombran a la Virgen-, terminó como una pesadilla para estas salteñas. Silvia de la Silva, junto a su hija Patricia y su nieto, el domingo 13 de agosto, habían emprendido el último tramo del viaje que iba desde Santa Cruz de la Sierra hasta Cochabamba. Cinco minutos antes de llegar a la terminal de la localidad boliviana, la familia que viajaba en un colectivo de una empresa local La Veloz del Valle vivió un infierno.

El ómnibus que las transportaba tuvo un accidente mientras subía el puente hacia una autopista en la zona Muyurina. El colectivo, que se presume iba a gran velocidad, cayó hacia la calle de abajo y se arrastró unos 200 metros. Luego se precipitó del lado izquierdo, ocasionándole el vuelco. El siniestro se registró a las 5 y el saldo del accidente fue un niño muerto y 20 personas heridas, entre las que se encontraban estas salteñas.

Esos minutos fueron una pesadilla para la familia Silva. Ellos iban durmiendo y se despertaron con el accidente.

El drama

"Cuando estábamos a cinco cuadras de llegar a la terminal nos despertamos con un griterío y una lluvia de vidrios. Nos decían que no nos movamos mucho porque el colectivo se podía caer y en ese momento, el colectivo cae. Como nosotros estábamos durmiendo, pensábamos que estábamos cayendo al precipicio, nunca nos imaginamos que iba a ser en la ciudad", declaró Silvia, quien amablemente recibió en su casa a El Tribuno, y relató los momentos traumáticos que vivió junto a su hija y nieto de 9 años.

Después del accidente, lo primero que hizo Silvia fue cobijar a su hija y a su nieto para asegurarse de que se encontraran bien y tranquilos.

"Yo estaba toda lastimada, sentía un golpe acá (se señala la cabeza) y mi hija estaba tirada con un fierro que le atravesaba el brazo. Pedí que saquen a mi nieto por una ventanilla, mientras tanto trataba de ayudar a mi hija que estaba boca abajo", relató la mujer.

Por el accidente, Patricia sufre un ataque de nervios. Ante esta situación, Silvia comenzó a gritar desesperada para que la ayuden porque eran los últimos que quedaban en el colectivo.

"Cuando logro que la saquen a mi hija, la sientan en el borde del colectivo; ya habían llegado la policía y la ambulancia. Mi nieto me gritaba desde arriba y me pedía que lo ayude, entonces voy a verlo y me dice que tenía frío. Pero a mí me preocupaba mi hija porque estaba en un charco con sangre", describió Silvia. Y agregó: "Yo la veía mi hija que se tambaleaba y tenía miedo de que se caiga".

Mientras transcurría su relato, la mujer contó que su hija tiene un retraso madurativo y un problema de motricidad del lado derecho y su nieto presenta un problema de inmadurez.

Después de que suben a Patricia a una ambulancia, Silvia trepa a la parte de adelante junto a su nieto. Siente que es importante que el menor no vea lo que está pasando, que no se lleve esas imágenes. Los salteños son trasladados a toda marcha al Hospital Clínico Viedma.

En el hospital

"Cuando llegamos, me doy cuenta de que estaba toda lastimada en la parte de la nalga, entonces viene una señora que estaba en la guardia y me dice que me tape porque estaba con la cola al aire. Lo ven al nene que estaba descalzo y otra señora va a una camioneta, saca un par de colchas y lo comienzan a cobijar. Me querían atender, pero yo quería saber cómo estaba mi hija, entonces no me dejaban entrar, estaba afuera de la guardia", narró la mujer.

Durante esas horas, que parecieron eternas, Patricia queda internada por dos días porque tenía una herida muy profunda en el brazo que iba desde la clavícula hasta debajo de la axila. "A mí me dicen que yo me tenía que quedar internada, el tema era que si yo me quedaba, ¿qué hacíamos con mi nieto? Porque estabamos solitos. Un médico del hospital me comparte internet entonces logro comunicarme con una persona para que avise a mi familia y allí se comienzan a interiorizar de lo que nos había pasado", explicó Silvia.

En todo momento, la atención en el hospital boliviano fue de mal en peor, pero eso no fue lo más escandaloso que tuvo que atravesar esta familia que se encontraba sola y sin dinero en otro país. "Nosotros la queríamos traer para acá porque ella quería volver. Entonces averiguamos y nos dijeron los riesgos que significaba pero como tampoco no se la estaba medicando decidimos irnos igual. Patricia estaba toda ensangrentada porque no la habían limpiado", explicó la mujer.

Al principio, habían pensado que podrían utilizar el avión sanitario de la Provincia, pero desde el Gobierno le contestaron que el avión no podía hacer ningún vuelo afuera del país. Como no querían perder tiempo, trataron de manejarse con sus propios medios. Pero ahí surgía una nueva traba que era conseguir la autorización de viaje para que el aeropuerto autorice el vuelo. "El médico tenía que autorizar y estaba por todos lados menos donde tenía que estar, así que tuvimos que hacer todos los trámites burocráticos", añadió.

Cuando pudieron solucionar todo la papelería se llevaron una sorpresa aun mayor; se enteraron que tenían que pagar 10.000 pesos para poder sacar a su hija del hospital. "Supuestamente era por todo lo que se había usado pero a mí también me hicieron una lista de cosas que tenía que comprar y sé que no usaron nada. Tuve que pagar 10.000 pesos por estar internada dos días, desde el lunes a la mañana hasta el miércoles a la tarde. A la plata no la tenía y me la prestó la gente que fue a verme", relató. Gracias a la ayuda que recibió de salteños que habían viajado a la procesión pudo sacar a su hija del hospital.

Una situación insólita ocurrió justo después de que firmó el alta voluntario, a las 17.

"Ella estaba con medicación. Tenía dos sachés puestos y en el mismo momento que firmé, viene una enfermera y los cierra. Le pregunto porque le cierra los sueros si todavía no la llevábamos y me dice: en el momento que ustedes firman el alta voluntaria se suspende todo lo que es medicación y atención médica", contó la mujer.

Fuente: El Tribuno de Salta

Fuente:

Más Leídas