País País
viernes 30 de septiembre de 2016

Tres choferes que llevaban estudiantes a Bariloche manejaban drogados

La denuncia que se conoció este viernes fue a raíz de un control realizado en la madrugada del jueves, en el que funcionarios de tránsito realizaron un test de alcoholemia y estupefacientes.

Los choferes de micros que llevaban estudiantes desde Capital Federal hacia Bariloche fueron obligados a abandonar el viaje luego de que un control a la altura de Bahía Blanca revelara que habían consumido drogas.

La denuncia que se conoció este viernes fue a raíz de un control realizado en la madrugada del jueves, en el que funcionarios de tránsito realizaron un test de alcoholemia y estupefacientes a los choferes de los cinco micros, y los últimos dieron positivo para tres de ellos.

El examen arrojó que habían consumido cocaína, aunque los conductores lo negaron rotundamente pero sí admitieron que mascaban hojas de coca, "como lo hace el 95 por ciento de los choferes en el país".

La prueba realizada a los trabajadores del transporte permite detectar marihuana, cocaína y ansiolíticos del tipo Valium o Alplax, entre otros.

El equipo de control, denominado Drager Drug Test 5000, fue incorporado por la guardia urbana municipal de Bahía Blanca en julio del año pasado y permite, con una simple muestra de saliva del conductor, conocer en el acto si consumió alguna droga prohibida.

Puede detectar hasta seis tipos de estupefacientes y desde que se implementó, marihuana y cocaína, encabezan el ránking de las más halladas; el aparato no constata la forma de ingesta, ya sea por vía nasal, oral o intravenosa ni la cantidad consumida.

El titular del Juzgado de Faltas Nº 1 de Bahía Blanca, Ricardo Germani, informó al diario La Nueva que "hubo presencia de drogas en el cuerpo de dos choferes titulares y en uno de los acompañantes".

"Se suspendió el viaje y la empresa dispuso el reemplazo de los trabajadores. Se trata de una falta grave y por ser choferes profesionales puede derivar en el retiro de su licencia hasta por 10 años", contó Germani.

El jefe de la Guardia Urbana, Mauro Plaide, indicó que los choferes no mostraban signos de un mal estado y que el test de alcoholemia dio resultado nulo.

El funcionario mencionó que el llamado para efectuar el control fue realizado por los padres a poco de que los micros partieran de la Capital Federal.

"Los esperamos en el kilómetro 701 de la Ruta 3. La idea es, a partir de esto, reforzar estos controles, incluso en los micros que salen de nuestra ciudad", indicó.

Mario Vallejos, uno de los choferes de la empresa Plusmar - llevaban unos 300 egresados a Bariloche- que protagonizaron un escándalo en la madrugada del jueves cuando inspectores de Guardia Urbana comprobaron que manejaban bajo los efectos de drogas, habló este viernes con La Brújula 24 y negó rotundamente las acusaciones.

El conductor dejó entrever que todo se habría tratado de un malentendido. "Veníamos trabajando, no estábamos ni drogados ni nada de todo lo que se dice. Yo soy un padre de familia, tengo hijos y nietos, y no soy tan inconsciente como dicen. Esto lo van a tener que comprobar".

Sobre el resultado del drager test, positivo para "COC" (cocaína), señaló que "nadie consumió esa sustancia; esto duele porque cada día que pasa siempre atacan a los trabajadores. Estábamos masticando hojas de coca, como lo hace el 95 por ciento de los choferes en el país".

"Si acá pusieron leyes para prohibir hacerlo nos hubieran avisado y cumplíamos el protocolo como corresponde. Si fuera ilegal no se vendería en negocios el té ni la hoja. Es algo que te entretiene porque vas viajando solo, se usa hace años. Lo hacía mi abuelo, lo usan los camioneros, todos", resaltó Vallejos.

Enojado por la acusación, el conductor remarcó que le habían puesto algunas hojas de la planta al mate y dijo que tanto los chicos que viajaban como los coordinadores estaban en perfectas condiciones. "En la empresa saben que todos los choferes coquean, al menos el 95%".

"Vamos a esperar la resolución del juez porque no pueden decir que nos drogamos porque eso queda feo y no es así. A mi no me van a sacar la licencia, yo soy un padre de familia, eso que lo hagan con los delincuentes", cerró.

La escala imprevista fue en plena noche al borde de la ruta nacional 3, a la altura del kilómetro 701.

Móviles policiales, agentes de tránsito e inspectores viales salieron al cruce de los cinco micros que habían partido a la mañana de Buenos Aires y acababan de realizar una parada técnica en la terminal de Bahía Blanca. Hacia allí tuvieron que regresar minutos después, tras comprobarse que a cuatro de los diez choferes que iban a bordo, les había dado positivo el test de consumo de drogas que en esta ciudad se realiza rutinariamente desde hace 15 meses.

Con quienes estaban en condiciones de conducir, el contingente de unos 300 chicos del Colegio Nacional Buenos Aires, ya de madrugada, retomó viaje hacia Bariloche, su destino.

Atrás, en una escala inesperada para ellos, dejaron a los cuatro conductores, que este viernes debieron dar explicaciones ante la justicia municipal de faltas bahiense.
Fuente: Noticias Argentinas

Dejanos tu comentario

Más Leídas