País - Adrián Suar Adrián Suar
miércoles 27 de abril de 2016

Televisión hashtag: la dictadura del público

Algunos especialistas piensan que se trata de cierta adecuación de contenidos alrededor de los consumos.

Los amores y odios expresados a través de las redes sociales, que convierten en hashtag (tendencia) cierto personaje de una ficción, y los sondeos de opinión para adecuar el contenido de un programa a las expectativas del espectador antes del estreno, pueden hacer pensar en una suerte de dictadura del televidente sobre el diseño de grilla de programación, aunque algunos especialistas piensan que se trata de cierta adecuación de contenidos alrededor de los consumos.

Melodramas argentinos como "La leona" (Telefé) o "Los ricos no piden permiso" (El Trece) o el reality de juegos de destreza "Combate" (Canal 9), con 753.000 seguidores en Twitter, son algunos ejemplos de cómo la televisión despliega sus encantos en varias pantallas a la vez, donde dispositivos móviles, tablets y las redes sociales funcionan como un recurso privilegiado de los equipos de producción.

Para muestra bastan los comentarios en Twitter mientras los envíos están al aire, y en el caso del reality sobre cuerpos perfectos en competencias extremas, formato ecuatoriano reformado por Marcos Gorbán y Diego Toni, la fuerza digital resultó clave para que regresen a la pantalla de Canal 9 para su segunda temporada, durante los sábados y domingos, a partir de mayo, con "Combate Evolución" en emisiones de cuatro horas cada una.

"Hay algo -destaca Gorbán- que se terminó definitivamente: es el rating como variable única para medir el impacto de un programa. Un mismo envío hoy es consumido en diferentes lugares y momentos, se diversifican los dispositivos, aun cuando muchos insistan en seguir midiendo solo a la televisión".

Los nativos digitales "sólo miran algo mientras tuitean, hoy más que nunca la tele vincula y no aísla, porque encontrás tópicos en común con otros; los hashtags tratan de eso, creo que leer un libro puede aislarte más, pero nunca escuché a detractores del texto".

"Generación #hashtag: utilizando el poder de los fans" se llamó el documento exclusivo elaborado por la consultora Bain & Company, tema central de la importante feria internacional de contenidos MipTV 2016, que se realizó los primeros días de abril en Cannes, y que da cuenta del peso de las interacciones digitales.

Gorbán, que fue el productor de las seis primeras temporadas de "Gran Hermano" y también llevó adelante las cuatro ediciones de "Operación Triunfo", define a la televisión como "la industria donde reina el receptor", por eso la gente de la industria resulta, dice, "muy influenciable".

"Por supuesto que existen los testeos previos a un debut en tele, ya desde las primeras reuniones de producción de cualquier programa te cuentan cómo vienen los estudios de audiencia, sus características, etc", afirmó.

Los consumos irónicos, la distancia existente entre las palabras impresas en el ciberespacio y la conducta frente a las múltiples pantallas, junto a los guiños para fidelizar al espectador que aparecen en diferentes niveles en las ficciones, parecen delatar los límites capaces de ordenar la relación entre el espectador y los programas.

"La reunión de fanáticos alrededor de cierto consumo en los medios no es nueva, pero varía la escala de exhibición de la conducta, como síntoma de la época existe una ficcionalización de la cercanía al producto: el fan y su consumo preferido se presentan casi en un mismo registro", detalla a Télam, la doctora Carolina Duek, investigadora adjunta del Conicet, autora del libro "Juegos, juguetes y nuevas tecnologías".

"Guapas", la exitosa tira de El Trece emitida desde 2014 durante casi un año, que contaba los vaivenes de un grupo de amigas, vivió su mundo paralelo en las redes sociales.

"Cada uno de los personajes protagónicos tuvo su perfil, se daban interacciones interesantísimas, hasta creamos una criatura en Twitter que luego llegó a la pantalla, Mariano Barraza, encarnado por Rafael Spregelburd quien mantuvo un romance fugaz con una de las chicas (Mercedes Morán)", contó a Télam Fancisco Pagliaro, del departamento de Contenidos Digitales de Polka, que funciona desde hace tres años.

"El trabajo en redes -continúa- es un proceso, por ahora vamos corriendo detrás del proyecto, en el caso de 'Los ricos no piden permiso', un culebrón más clásico, destacamos frases, pero en 'Esperanza Mía' realizamos un desarrollo grande, producíamos microcontenidos audiovisuales diarios, con encuestas para que las chicas eligieran y jugaran con los actores", concluye Pagliaro, en pleno desarrollo web del unitario "Silencio de familia" protagonizado por Adrián Suar, que acaba de comenzar sus grabaciones.

Aunque se conoce que el grado de ciertas participaciones actorales en las tiras varían mientras la creación se graba y emite, no hay certeza si la presión del público puede o no modificar el rumbo de una historia, aunque los focus group para analizar los vaivenes de los consumos adolescentes y púberes sean moneda corriente en las factorías de productos para el segmento, como Disney.

A diferencia de Gorbán, la especialista en consumos culturales concluye que, "más que una dictadura hay una adecuación gradual de contenidos a la opinión y persistencia de algunos sectores, pero se da una ficcionalización de la cercanía con los ídolos, si uno de ellos por ejemplo, pone un corazoncito de like en cada apreciación virtual, surge la sensación de que estás interviniendo en el moldeo de comportamientos".

Fuente: Télam

Más Leídas