País - Milagro Sala Milagro Sala
domingo 08 de enero de 2017

Siete testigos complican el proceso judicial en el caso Milagro Sala

Hablan de amenazas y manejos irregulares de los fondos públicos que tenía la Tupac Amaru para la construcción de casas. La acusan de asociación ilícita.

Siete testigos que relataron en la causa amenazas de Milagro Sala para que entregaran facturas y una ex colaboradora del área de finanzas de la Tupac Amaru, que afirmó que los dineros públicos terminaban en poder de la líder de la organización, son la clave para la acusación de la dirigente por asociación ilícita y malversación de fondos públicos para la construcción de casas, en la elevación a juicio oral del expediente conocido como Pibes Villeros.

En un escrito de 45 páginas en el que se pide la elevación a juicio oral, realizado por el fiscal de Investigación Penal Nº1, Diego Clussel, y al que accedió Télam, se sintetizan declaraciones de Leopoldo Basualdo, Américo Romay, Julia del Carmen Gutiérrez, Cristian Chorolque, Walter Romay, Oscar Montoya y Roxana Zambrano.

Según el documento judicial, de los dichos de estos ex integrantes de la Tupac Amaru surge "un entramado" para generar entre los cooperativistas "un temor real por la pérdida de determinados beneficios con los que contaban los integrantes de la organización, quienes cumplían a rajatabla las órdenes de Sala, teniendo en miras las consecuencias adversas de aquellos que cuestionaban su poder", según escribió el fiscal.

Basualdo declaró que Sala le manifestó: "Si no facturás, te va a pasar lo mismo que a Chorolque, vas a ir a pasear al dique". Esa frase hacía referencia a que "lo iban a llevar al dique para ser golpeado".

En su declaración testimonial, Romay afirmó, siempre según el documento, que accedía a las maniobras "en primer lugar, por temor a las represalias contra su persona física y la de su familia, y también por temor a ser perjudicado en su cooperativa". Agregó que "durante las reuniones que realizaba Milagro Sala con los cooperativistas siempre elegía a dedo a los cooperativistas y les exigía que entreguen las facturas para que ella las llenase y poder así presentarlas en distintos organismos, y que siempre amenazaba: 'Si no facturan los voy a hacer cagar'".

Gutiérrez dijo que Sala amenazaba con que no recibirían "ninguna obra", y con que no los atendería ningún ministerio o municipalidad.

Chorolque aseguró, en una ampliación de denuncia, que se prestaba a los manejos con las facturas "por temor a ser agredido por Milagro Sala y los hombres que la respaldan como seguridad".

En su testimonial, Romay aseguró que fue agredido por Sala: "Yo recibí un chirlo de parte de ella". Y agregó: "A mí, la Sra. Milagro Sala me dijo: 'Sé que tenés un hijo, a mí no me tiembla la pera para ponerte un fierro'".

Montoya, en su declaración, afirmó que era obligado a "participar de las movilizaciones". La testigo Zambrano contó "que siempre les decía María Condorí (acusada de integrar la asociación ilícita) que si no iban, o no se presentaban, los iban a dar de baja en la capacitación".

Para la Fiscalía General, que comanda Sergio Lello, "estos elementos (por los testimonios) acreditan la intencionalidad de Sala de hacerse con los fondos, mediante el miedo".
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas