País País
martes 29 de marzo de 2016

Primer civil condenado por delitos de lesa humanidad en el país

Un empresario fue hallado culpable de los delitos de privación ilegítima de la libertad y tormentos agravados en el secuestro de un delegado sindical.

El Tribunal Oral Federal de Salta sentenció a 12 años de prisión al dueño de La Veloz del Norte, Marcos Levín, quien se convirtió de esta manera en el primer condenado civil por delitos de lesa humanidad durante la última dictadura militar.

El empresario fue hallado culpable de los delitos de privación ilegítima de la libertad y tormentos agravados en el secuestro del delegado sindical Víctor Manuel Cobos en 1977.

Los comisarios retirados Víctor Bocos, Víctor Hugo Almirón y Enrique Cardozo también escucharon desde el banquillo de los acusados el veredicto del tribunal: los 2 primeros fueron condenados a 12 años de prisión y a 8, el último.

La querella, integrada por representantes del Ministerio Público Fiscal, había pedido 18 años de prisión para Levín.

Según trascendió, una vez que la sentencia quede firme, los condenados cumplirían la pena bajo arresto domiciliario.

Militantes de Derechos Humanos congregados en la sala festejaron el fallo, pero se mantienen expectantes de la lectura de los fundamentos por parte del tribunal (integrado por Federico Díaz, de Santiago de Estero, y Carlos Jiménez Montilla y Gabriel Casas, de Tucumán), previsto para el próximo 23 de mayo.

Cobos, que trabajaba en La Veloz del Norte e integraba la comisión directiva de la delegación Salta de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), fue detenido en la mañana del 22 de enero de 1977 y trasladado a la comisaría cuarta, a cargo de Almirón.

Allí fue sometido a torturas y obligado a firmar una declaración en la que "confesaba" la autoría de un robo a la empresa, además de acusar a compañeros de supuestos delitos.

De esta manera, Levin, quien fue visto por testigos en reiteradas oportunidades en la sala de interrogatorios no sólo de Cobos sino de otros trabajadores perseguidos y torturados, lograba su cometido de separar de la compañía a los trabajadores que consideraba "subversivos".
Fuente: Noticias Argentinas

Más Leídas