País País
viernes 27 de mayo de 2016

Pases de facturas en el sindicalismo: la CTA criticó postura de la CGT y ratificó marcha

Los secretarios generales de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, y de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, ratificaron un cese de actividades y la marcha del próximo jueves.

Referentes de las centrales obreras polemizaron y se pasaron facturas hoy por la decisión de las diferentes organizaciones de la CGT de no acompañar la marcha de la CTA a la Plaza de Mayo o la convocatoria a una huelga contra el Gobierno.

Los secretarios generales de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, y de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, ratificaron un cese de actividades y la marcha del próximo jueves a las puertas de la Casa Rosada, al tiempo que criticaron la decisión de las tres CGT de no llamar un paro y tampoco realizar una acción en conjunto contra el veto a la ley antidespidos, el aumento de tarifas y la pérdida de poder adquisitivo.

"Este no es el paro que previmos. Un paro de las dos CTA no es lo mismo que uno con las cinco centrales, eso debilita el paro general. Los tiempos de la CGT no son iguales a los de las dos CTA", planteó Micheli en declaraciones a Radio Nacional. Incluso, al ser consultado sobre los motivos por los cuales la CGT no participará de la marcha del jueves, deslizó un posible acuerdo de los jefes cegetistas con el Gobierno: "No quiero pensar que el no acompañar tiene que ver con el dinero de obras sociales", advirtió.

"Nosotros tenemos diferencias con los compañeros de la CGT, sino estaríamos convocando todos juntos a esta protesta, que es la respuesta digna que el movimiento sindical debe dar a los trabajadores", consideró, por su parte, Yasky en una conferencia de prensa que brindó junto a Micheli.

No obstante, el docente evitó profundizar las críticas a la decisión de la CGT porque no desea "romper la posibilidad o la alternativa de convocar todos juntos para enfrentar a este Gobierno y estas políticas de castigo a los trabajadores".

Pero el secretario general de UPCN e integrante del grupo de los "independientes" de la CGT, Andrés Rodríguez, salió al cruce de las críticas recibidas por no profundizar la protesta contra la administración del presidente Mauricio Macri y afirmó que "muchos de los que chupaban medias en el anterior Gobierno" ahora quieren "tironear" a la central para que llame a un paro.

"Muchos de los que chupaban medias en el anterior Gobierno nos quieren tironear al paro", denunció Rodríguez y agregó: "El movimiento sindical tiene sentido de los tiempos, cuando tiene que salir a la calle, sale a la calle. Cuando tengamos que defender a los trabajadores, vamos a hacerlo".

En declaraciones a AM 950 Belgrano, el jefe del gremio de estatales defendió además la propuesta de la CGT de instalar ollas populares en plazas, al señalar: "No es una protesta, sino darle de comer a aquellas personas que lo necesitan".

"El veto (del presidente Macri a la Ley Antidespidos) ya fue criticado, de cualquier manera es una herramienta constitucional del Presidente", manifestó.

Días atrás trascendió que la gestión de Macri había llegado a un acuerdo con los diferentes sectores de la CGT para comenzar a devolver parte de la deuda millonaria que el Estado mantiene con las obras sociales gremiales, y que se había incrementado en los años del kirchnerismo, con lo cual los sindicatos devolverían ese gesto morigerando sus protestas.

En ese contexto, todas las corrientes de la CGT descartaron ir a un paro nacional por el veto presidencial a la Ley Antidespidos y el aumento de tarifas, pero la CGT Azopardo que lidera Moyano decidió realizar "una jornada de protesta" con ollas populares en varias plazas del país, tal como desarrolló en varias ocasiones durante el menemismo, que aún no tiene fecha definida.

Por su parte, Micheli y Yasky anunciaron oficialmente este jueves que las dos CTA harán la semana próxima una marcha a la Plaza de Mayo para exigir "el cese de las suspensiones y despidos y en repudio al veto y al tarifazo que golpea a la clase trabajadora".

En una conferencia de prensa en la sede de la CTA de la calle Piedras, ambos dirigentes explicaron los motivos de la protesta: "Estamos convocando para el día 2 de junio a una marcha que tiene como destino la Plaza de Mayo, no solamente rechazando el veto presidencial que fue un acto de autoritarismo que dejó el problema como estaba", sostuvo Yasky.

"Reclamamos una solución para los trabajadores despedidos, declaramos que el tarifazo está ahogando los hogares de los que menos tienen y a la pequeña mediana empresa que es la que generó fuentes de trabajo en la Argentina. La misma situación de asfixia que está viviendo los clubes de barrio", amplió el docente.

Por su parte, Micheli destacó "unidad en la acción, para salir a pelear junto a los compañeros de la otra CTA", e incluso se entusiasmó con que esto "da para soñar nuevamente con la posibilidad, más temprano que tarde, de volver a ser una sola CTA".
Fuente: Noticias Argentinas

Dejanos tu comentario

Más Leídas