País País
viernes 27 de noviembre de 2015

Otro dilema histórico en Mendoza: es problemático el ausentismo de los alumnos en las escuelas

Según el último informe PISA, la Argentina quedó primera en faltas y tercera en rateadas entre 65 países. Especialistas y profesionales locales señalan que la situación se ha transformado en norma desde hace años.

Por Javier Cusimano
cusimano.javier@diariouno.net.ar
Quedan pocos días para terminar el ciclo lectivo 2015 en Mendoza y el ausentismo es el común denominador de las aulas. El cansancio de la época del año, las ganas de colgar el guardapolvo para comenzar las vacaciones anticipadamente y las rateadas entre amigos para divertirse y burlar a la autoridad docente y familiar les ganan la pulseada a la rutina y el aprendizaje. Una tendencia que se repite desde hace muchísimo tiempo.
Según el último informe del Programa Internacional de Evaluación de los Alumnos (PISA), la Argentina quedó, entre 65 países, primera en faltas y tercera en rateadas. Participaron en esta prueba 5.900 estudiantes de 15 años de 226 escuelas públicas y privadas de todo el país. La evaluación se realiza entre las naciones que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).
Para los especialistas mendocinos consultados, “no es extraña esta problemática, que se ha transformado en norma desde hace varios años”. Distintos profesionales explicaron que son muchos y variados los factores que hacen que un niño falte al colegio, llegue tarde o no asista regularmente; sin embargo, las consecuencias son muy precisas y afectan profundamente la adquisición de hábitos y contenidos.
Resultados desalentadores
Alejandro Ganimian, analista cuantitativo de Política Educativa, describió a partir de los resultados del informe PISA una serie de conclusiones. Señaló que “alrededor de la mitad de los jóvenes argentinos de 15 años llega tarde a la escuela”. También indicó que “los estudiantes argentinos que llegaron tarde a clase cinco días o más en dos semanas están en un grado escolar por detrás de sus pares puntuales”.
Otro de los aspectos que resaltó para el informe Proyecto Educar 2050 es que “los estudiantes argentinos que faltaron cinco días o más en dos semanas están casi dos grados escolares detrás de sus pares que asistieron todos los días”. 
Vale aclarar que esta desventaja es en comparación con resultados entre países y no entre alumnos de una misma escuela. 
Consecuencias en los alumnos
Para la psicóloga social y psicopedagoga Nancy Caballero, inmersa en el ámbito escolar desde hace tiempo ya que dicta cursos y capacitaciones para alumnos y padres, es extremadamente alto el nivel de ausentismo de los estudiantes en los últimos años. Según la especialista, faltar a la escuela o llegar tarde se transformó en normalidad.
“El ausentismo conlleva varios problemas. Uno de ellos tiene que ver con la formación de hábitos y conductas. Se deteriora la socialización y la repetición de actos , e influye sobre la convivencia ya que los alumnos que perdieron clases dejan de comprender ciertos temas porque les falta explicación, se distraen y molestan al resto”, explicó.
“En las escuelas preparamos a los chicos para la vida y asistir a clases no debería ser una opción de los niños como ocurre en la actualidad. Muchos padres se acercan  con impotencia para expresar que sus hijos no quieren asistir. Se perdió el papel del adulto. La escuela no es una opción, es una obligatoriedad”, agregó la profesional.
La licenciada en Sociología Laura Orozco, que es también docente y regente en colegios secundarios, describió que en los últimos años aumentó la cantidad de chicos que pudieron acceder a los colegios. De este modo, al aumentar la matrícula se produce también un aumento en los índices de deserción. 
“Hay sectores muy vulnerables de la sociedad que nunca habían ingresado a la educación y que con la obligatoriedad de la escuela media y políticas inclusivas pudieron contemplar ese derecho. Sin embargo,  estos sectores no tienen aún herramientas económicas y familiares para permanecer en la escuela”, dijo.
“La resolución 446 del año 2013 regula la inasistencias en las instituciones educativa y exige a las escuelas trabajar para prevenir la deserción. Hace que las escuelas tengan un mayor protagonismo para evitar este escenario y mayor acompañamiento ante los alumnos con dificultades”, detalló la socióloga.
Pistas para entender
Fabricio Fiochetta, psicólogo miembro de la Dirección de Orientación y Apoyo Interdisciplinario a las Trayectorias Escolares (Doaite), dependiente de la DGE, explicó que en las zonas rurales las épocas de cosechas inciden en el ausentismo ya que los alumnos cuidan a sus hermanos mientras sus padres trabajan o bien  los acompañan a trabajar. 
En los centros urbanos las dificultades están relacionadas con la falta de escuelas, que hace que muchos estudiantes tengan que transportarse sin que el Estado logre cubrir los cupos de abonos para viajar. Otro factor es la falta de legislación que exija a los padres que sus hijos asistan regularmente a clases.
►26.206 Ley nacional de educación. Sancionada el 14 de diciembre del 2006 tiene por objeto regular el ejercicio del derecho de enseñar y aprender consagrado por el artículo 14 de la Constitución Nacional y los tratados internacionales incorporados a ella. A través de la misma se establece la obligatoriedad de la escuela secundaria.
►446 Resolución escolar. En el 2013 Mendoza dictó la resolución 0446 que regula las normas de convivencia dentro de las escuelas y fija estrategias de apoyo para brindar calidad educativa. Asimismo regula las inasistencias, a través de normas para trabajar, prevenir y evitar cualquier proceso de deserción escolar. 
Los interesados en este tema pueden ingresar a:

https://www.facebook.com/estarpresenteimporta/?fref=ts

Desde esta página encontrarán instrucciones para participar de la campaña de bien público sobre el ausentismo escolar.
También pueden contactarse a:

estarpresenteimporta@gmail.com
Fuente:

Más Leídas