País País
jueves 24 de marzo de 2016

"Oír el nombre de tu hijo en una lista de muertos es inexplicable", dijo la madre de un argentino fallecido

Los familiares de los tres pasajeros argentinos muertos en la tragedia del vuelo de la aerolínea Germanwings ocurrida el 24 de marzo de 2015 aseguraron que "fue un año muy doloroso y duro".

Los familiares de los tres pasajeros argentinos muertos en la tragedia del vuelo de la aerolínea Germanwings ocurrida el 24 de marzo de 2015 aseguraron que "fue un año muy doloroso y duro", y que "es inexplicable lo que se siente escuchar el nombre de nuestros hijos en una lista de fallecidos", tras participar de la ceremonia que recordó a las 150 víctimas en el pueblo Le Vernet, en los Alpes franceses, el más cercano al lugar del siniestro.

"Fue un año muy duro y doloroso, con varios viajes pero también con muchas incertidumbres que se han podido dilucidar" respecto de la investigación sobre la tragedia, afirmó a Télam Angela Alvarez, mamá de Gabriela Maumus, una de las argentinas fallecidas en el vuelo 9525 del Airbus A320.

La joven de 28 años era pareja de Sebastián Greco, de la misma edad y quien también viajaba en el avión de Germanwings; mientras que Juan Armando Pomo, de 51 años, fue la tercera víctima argentina del vuelo que cubría la ruta Barcelona (España)-Düsseldorf (Alemania) que se estrelló en una montaña en el sur de Francia con 144 pasajeros y 6 tripulantes a bordo.

A las 10.41 hora local (6.41 de Argentina), hora del impacto, tuvo su momento central el homenaje que "fue muy emotivo y respetuoso", señaló Gladys Greco, mamá de Sebastián, y agregó que su familia se mantuvo unida junto a la de Gabriela durante todo este año.

"No puedo explicar cómo se siente escuchar el nombre de nuestros hijos en una lista de fallecidos", recordó Gladys sobre el día del accidente, que fue calificado como de "carácter voluntario" por la Oficina de Investigación y Análisis de Francia (BEA) -encargada de las pesquisas- ya que fue el copiloto Andreas Lubitz quien decidió quitarse la vida y estrelló el avión.

La Fiscalía de Düsseldorf también estableció que Lubitz, que había estado bajo tratamiento psicoterapéutico por "tendencias suicidas" durante un largo periodo, decidió estrellar a propósito el avión tras quedarse solo en la cabina.

El hombre tenía antecedentes médicos por problemas psíquicos y había recurrido a distintos médicos y terapias para tratar de superar sus trastornos.

El día de la caída del avión tenía una baja médica, que no comunicó a sus superiores ni a nadie en la compañía aérea.

"No hay dinero que pueda aliviarnos en algo", remarcó Angela, y agregó que aún no han recibido "una nueva propuesta de indemnización" por parte de la compañía aérea, luego de que la primera propuesta haya sido rechazada por algunos familiares de las víctimas.

"En junio del año pasado viajamos a identificar a los cuerpos y en julio les dimos sepultura", explicó Angela, mientras que Gladys destacó "el acompañamiento en todo momento a las familias" por parte del cónsul argentino en Francia, Luis María Sobrón.

Todos los cuerpos que iban en el avión fueron identificados y repatriados, mientras que aquellos restos que no disponían de un ADN para realizar el estudio fueron sepultados en una fosa común.

Fue durante una ceremonia que tuvo lugar el 24 de julio pasado en el pueblo de Le Vernet, ubicado a mil metros aproximadamente del siniestro, donde también se colocó una placa en homenaje a las víctimas, manifestó a Télam Sobrón.

"Desde el consulado argentino en Francia les hemos brindado asistencia y acompañamiento a las familias desde el primer momento de la tragedia hasta hoy, y lo seguiremos haciendo", remarcó el diplomático.

Las familias argentinas agradecieron el apoyo del cónsul y destacaron el trabajo de investigación realizado por la justicia y las autoridades francesas: "La policía, los bomberos, la asistencia de la Cruz Roja, fueron todos muy eficientes", remarcó Angela.

Asimismo, manifestaron que desde la compañía área les facilitaron a las familias argentinas los pasajes y las estadías para todos los viajes que tuvieron que realizar en relación con el siniestro.

"Disponemos también de un centro de asistencia psicológica en todo momento ya que las familias atraviesan por diferentes tiempos en los cuales necesitan ayuda", explicó Angela.

Durante la ceremonia que tuvo lugar hoy en Le Vernet, los casi "mil asistentes" realizaron un minuto de silencio en homenaje a las víctimas y, luego de ello, grupos de 30 familiares y allegados se acercaron a pie hasta el lugar exacto de la colisión a través de un camino forestal.

"A pesar de las diferencias con los idiomas, las familias de las víctimas nos mantenemos unidas para acompañarnos en la tristeza de haber perdido a nuestros hijos", resumió la mamá de Gabriela Maumus.
Fuente: Télam

Más Leídas