País País
martes 06 de septiembre de 2016

"Newen" llega a los cines en busca del acervo mapuche perdido

Con su cámara, Myriam Angueira recorre varios puntos de la provincia de Chubut y muestra la imponente naturaleza.

"Newen", el nuevo filme de Myriam Angueira, que se estrena este jueves, narra la búsqueda de sus raíces mapuches y refleja la pérdida del acervo por las diversas persecuciones a su pueblo y un Estado que en los hechos todavía no reconoce las raíces originarias de esa comunidad.

Con su cámara, Angueira recorre varios puntos de la provincia de Chubut y muestra la imponente naturaleza en un viaje que se va completando con los relatos de las kimches (ancianas sabias), quienes, como si fuera un rompecabezas, completan una parte de la borrosa historia.

Pero esa totalidad que es Argentina se compone de individuos y, justamente, es una persona, la bisabuela de la realizadora, el punto de partida para completar un mapa que se traza cerca de la Cordillera, con sus lagos, montañas y ríos, pero que se puede extender al resto del país.

La naturaleza está presente durante todo el filme, siendo los colores de unos paisajes imponentes los que se llevan todas las miradas de este largometraje.

"Para mí es una búsqueda, un camino de `individuación`, como diría (Carl) Jung. Un viaje para recuperar parte de la cultura mapuche que fue negada a mi abuela y, por ende, a mí. Desde un lugar más dialéctico, intento reconocerme y espero que quien mire la película pueda hacerlo en este país pluriétnico y multicultural", comentó Angueira.

-¿Qué conocimientos previos tenía sobre la temática?
-Lo que sé de la historia de mi bisabuela Felisa es muy poco. Lo que se cuenta en mi familia es que sus padres y sus hermanos venían corridos de una matanza muy grande de la Patagonia, y que a ella y sus hermanos los dan en "adopción" a una familia como criada. Luego su hermana, que era más grande, comenzó a recordar un poco más y quedó sellado en la memoria familiar que los orígenes de mi abuela serían mapuches.

-¿Por qué adentrarse en esta historia?
-La idea surge hace muchos años, cuando por otros trabajos viajé mucho a esta zona de la Patagonia. Ahí comencé de apoco a acercarme a este mundo de la cultura mapuche a través de la amistad de gente de las comunidades. Al reconocerme en esta cultura en su cosmovisión empece a indagar en mí, y ahí surgió esta necesidad de contar la historia de mi bisabuela.

-¿Cree que el Estado argentino es sensible a este tipo de necesidades?
-Hasta que no se reconozca en su diversidad es complicado. En ese reconocerse también están la ampliación de derechos a la tierra y el respeto por el propio Universo cultural de los Pueblos Originarios. Eso es muy difícil cuando las bases que se sentaron para transformarse en este Estado Nación fue un genocidio. Hay mucho por debatir todavía y reparar.

-¿Se puede recuperar ese acervo?
-El acervo está, sólo es cuestión de salir de esta cultura hegemónica y abrir el corazón a otras culturas, a otras formas de pensar y sentir. El pueblo mapuche es un pueblo vivo y en resistencia, en lucha por la igualdad de sus derechos y de respeto a su cosmovisión.

-¿Qué rol cumple la naturaleza en el pueblo mapuche?
-En la cultura mapuche la naturaleza es el todo, la cultura occidental cristiana separó al hombre de la naturaleza, pero la sabiduría de la unión del hombre y la naturaleza está en todas las cosmovisiones de los pueblos originarios en todo el mundo.

-¿La gente que vive allí cree que existe la posibilidad de recuperar la identidad?
-Yo no puedo hablar de toda la gente que vive en la zona, sólo puedo decir que desde su condición de Kimche, las ancianas sabias ayudan a recuperar su lengua, para que su cultura y cosmovisión no desaparezca y continúe en los mas jóvenes.

Embed

Fuente: Télam

Dejanos tu comentario

Más Leídas