País País
viernes 16 de septiembre de 2016

Michetti entregó un escrito detallando el origen de los fondos robados de su casa y pidió ser sobreseída

La vicepresidenta criticó que la investigación se haya ampliado a las fundaciones ligadas al PRO y argumentó que no está claro el delito por el que se la imputa, en una "afectación al derecho de defensa".

La vicepresidenta pidió ser sobreseída en la causa que investiga el origen del dinero robado en su casa, a través de un extenso escrito en el que aportó documentación, declaraciones juradas de ella y su pareja, y ofreció nueva prueba y testigos sobre las donaciones a la Fundación Suma.


El escrito, redactado en primera persona y firmado por la propia Michetti, fue presentado por su defensa ante el juez federal Ariel Lijo, a cargo de la investigación.


"Siempre consideré que todo funcionario público debe responder por sus actos frente a la ciudadanía y, con mayor razón, cuando es un juez quien investiga un comportamiento que se considera, por alguna razón, sospechoso", comenzó la Vicepresidenta según el texto al que accedió Télam.


A lo largo de 31 carillas, Michetti hizo un descargo para explicar el origen del dinero sustraído de su vivienda el 22 de noviembre del año pasado por parte de un custodio que ya está procesado, adjuntó documentación, explicó por qué esas sumas estaban en su casa y pidió que declaren como testigos donantes de su fundación.


También, ofreció como testigos, entre otros, al ministro de Modernización Andrés Ibarra; al de Medios Públicos, Hernán Lombardi; al secretario de Obras Públicas de la Nación, Daniel Chain; y al embajador en Uruguay, Guillermo Montenegro.

Michetti criticó que la investigación se haya ampliado a las fundaciones ligadas al PRO y argumentó que no está claro el delito por el que se la imputa, en una "afectación al derecho de defensa".

"No existe ningún hecho concreto que se les atribuya y menos aún cuál sería su relevancia penal", consideró en relación a las fundaciones bajo investigación en el marco del expediente.

"Siempre consideré que todo funcionario público debe responder por sus actos frente a la ciudadanía"

En tanto, sobre los 50.000 dólares sustraídos de su casa, ratificó que se trató de un préstamo de su pareja, Juan Tonelli Banfi, y se explayó sobre su deseo de que su hijo hiciera una maestría en el exterior y la imposibilidad de costearla por falta de ahorros.

"Para mi sorpresa, a raíz de las conversaciones, Juan se apareció un día en casa, creo que hacia fines de septiembre, con un sobre parecido a los que se usan para mandar cosas por avión que contenía 50 mil dólares en efectivo. Me dijo que me los entregaba con destino a la maestría de Lautaro y que no me preocupara por la devolución", refirió.

Michetti contó que guardó el sobre "dentro de una pila de sweaters en un placard" de su dormitorio.

"Pensé dejarlo allí de modo momentáneo hasta que pudiera llevarlo a alguna caja de seguridad. Lamentablemente, los viajes y el fragor de la campaña electoral me lo impidieron. Siempre iba posponiendo la oportunidad. Finalmente, me lo sustrajeron del sitio donde lo había colocado inicialmente", explicó.

En este punto, reseñó que el dinero provenía de la venta de un departamento por parte de su novio y, para justificarlo, entregó las declaraciones juradas patrimoniales de ambos al juzgado.

"Deseo destacar que este préstamo fue incluido en mis declaraciones juradas correspondientes al impuesto a las Ganancias , y en las del impuesto a las Ganancias y Bienes Personales de Juan Tonelli, cuyas copias acompaño al presente", consignó.

Sobre los 45.000 pesos que también había en su domicilio, dijo que eran para los gastos diarios de la casa y para pagar refacciones que estaban realizando en ese momento.

"Tanto Norma, mi empleada, como Lautaro, mi hijo, puedan utilizar para realizar alguna compra o hacer frente a algún gasto. Recuerdo que por esos días tenía en mi casa un poco más de dinero que el habitual, porque era para atender a una pequeña obra de reparación y remodelación que estaba llevando en mi casa", detalló.

En este sentido, precisó que ese dinero lo había retirado de su cuenta sueldo en el Banco Nación, acompañó un resumen bancario para demostrar las extracciones y ofreció el testimonio del arquitecto que hizo las refacciones.

Por último, en relación a los 189.500 pesos en efectivo que también estaban en su casa, explicó que eran donaciones que habían recolectado entre varios para los pagos previos de la cena de su fundación.

Según Michetti, tres semanas antes de las elecciones en las que fue electa Vicepresidenta de la Nación (en la segunda vuelta del 22 de noviembre), pidió a su asistente Santiago Riobó que la ayudara con la colecta para enfrentar gastos de organización de la cena anual de recaudación de la Fundación Sima, prevista para el 30 de noviembre.

"Así lo habíamos hecho en otras ocasiones. Le dije a Santiago que, debido a los frecuentes viajes que yo estaba haciendo al interior del país, no iba a poder ocuparme personalmente del tema, por lo que le encomendé que fuera él quien, en mi nombre, solicitara donaciones dentro de nuestro propio equipo de trabajo", detalló.

El mismo pedido le hizo a su hermana, Silvina Michetti y al entonces titular del bloque de diputados del PRO, Federico Pinedo, a quien se refirió como su "amigo" en el escrito que presentó ante el juez Lijo.

Michetti nombró a todos quienes aportaron para esa colecta y los ofreció como testigos en la causa, entre ellos el propio Pinedo, Andrés Ibarra, Hernán Lombardi y Guillermo Montenegro.

También, reseñó que el total de lo recaudado quedó en su casa y no fue bancarizado, como era la intención, porque ella fue internada por una infección entre el jueves 19 y el sábado 21 de noviembre, algo que también le impidió ir al cierre de campaña de Cambiemos en Humahuaca, provincia de Jujuy.

"Viendo que se aproximaba la fecha de la cena, pedí que me enviaran el dinero, por lo que Santiago le dio a Juan (Tonelli) toda la plata que se había juntado para que éste me la entregara", refirió.

Finalmente -continuó en su pormenorizado relato- el sábado 21 de noviembre, cuando le dieron el alta, volvió a su casa y recibió el dinero en una bolsa por parte de su novio.

"Le pedí que la dejara a la vista, en el piso de mi habitación, ya que no quería olvidarme de llevarla durante la semana siguiente a la Fundación. Recuerdo haber sumado algo de dinero mío porque, cada vez que había efectuado este tipo de colecta entre los amigos y allegados, también colaboré con algo de dinero propio", consignó.

Además, aseguró que, "una vez que entregara el dinero a la directora de la Fundación, se extenderían los recibos pertinentes a cada uno de los donantes y se lo ingresaría en la cuenta bancaria de Suma".

Michetti adjuntó una nota escrita por ella con el detalle de donantes y montos, otro con los gastos de la cena solidaria de 2015 y otro de las donaciones recibidas en general por la Fundación en 2015, con recibos y extractos bancarios y los comprobantes de las recibidas a través de Mercado Pago.

El escrito concluyó con un pedido de sobreseimiento en la causa, una vez que Lijo haya ordenado las declaraciones pedidas y evaluado la documentación presentada, algo que quedará a criterio del magistrado.
Fuente: Noticias Argentinas

Dejanos tu comentario

Más Leídas