País - Macri Macri
jueves 21 de julio de 2016

Mauricio Macri: "El banque de los argentinos me hace llorar"

Lo dijo el presidente Macri en una entrevista exclusiva a Canal 7 y agregó que el ajuste "no es gradual ni brutal, va por el medio".

En sus diversas visitas a Mendoza durante la campaña 2015, Mauricio Macri había prometido que cuando fuera presidente iba a atender a los periodistas, sobre todo a los del interior, que tienen menos llegada a la Casa Rosada.

Cumplió con el periodista mendocino Andrés Gabrielli, columnista político de Diario UNO y conductor de Séptimo Día, en Canal 7, y de Primeras voces, en radio Nihuil.

Uno de los momentos salientes de la nota fue cuando Macri pidió disculpas por la forma en que se encaró el aumento de tarifas en el interior.

Por otra parte, se mostró esperanzado en los resultados de las elecciones legislativas del 2017.

A continuación, la entrevista que realizó Gabrielli.

–¿Cómo se siente Presidente?
– Muy bien, contento por el trabajo que estamos haciendo y por el acompañamiento de la gente, a pesar de que se ha hecho difícil enfrentar la dura realidad.

–¿La gente lo banca?
– Sí, y me emociona. La verdad es que me hace llorar. Hemos logrado decirnos la verdad, que es tan importante. Hay un camino a recorrer para volver a crecer, para que haya trabajo, para bajar la pobreza, para que haya estabilidad, para bajar la inflación, que daña al que menos tiene, para tener energía. Sin energía un país no puede crecer ni vivir. Hay que cuidarla. Siento que la gente lo entiende. Hay un camino en el que podemos ser austeros e inteligentes.

– En Diario UNO escribí que Mauricio y Alfredo (Cornejo) no saben mentir ni al truco. ¿No se les va la mano, no es muy cruda la forma en que dicen la verdad? ¿No sobreactúan la honestidad?
–A veces parece que fuera así. Pero la vida no es el truco, el truco es un lindo juego, pero es la verdad la que construye confianza. Confianza en nosotros mismos, en el otro, en el mundo. Yo les dije a los vecinos de Buenos Aires que el año que viene se iba a volver a inundar y el otro y el otro también. Recién dentro de cuatro años no se iba a inundar. La gente dijo "por fin alguien que nos dice la verdad".

–Habíamos perdido la costumbre de charlar mano a mano con un presidente. Sobre todo los periodistas del interior.
–Con los gobernadores se había perdido la costumbre de charlar mano a mano, así como yo lo hago con Cornejo, que va a ser un gran gobernador porque es un tipo comprometido, no va por la fácil. Pero esto también lo estoy haciendo con los gobernadores peronistas. Yo les digo: señores, si queremos crecer tenemos que trabajar juntos. Qué obras son las que necesita Mendoza para poder crecer. Necesitamos Portezuelo del Viento, Los Blancos, Luján I y II, mejorar la ruta 7, el Aeropuerto. Son todas obras que negociamos juntos y las estamos encarando.

–Yo tengo una importante: la ruta a Chile. Hay que arreglarla, nos hace falta terminar el túnel ferroviario, hacer 18 cobertizos; Néstor Kirchner hizo dos, faltan 16. Hacen falta $1.000 millones de pesos. Ahí hay mucha expectativa.
–Vamos a hacerlo, estamos hablando con el BID para darle prioridad al complejo Cristo Redentor mientras se termina Agua Negra. Y que Mendoza sume miles de hectáreas de riego a través de grandes obras hidráulicas. Son miles y miles de puestos de trabajo nuevos para crecer. Mendoza es una provincia emprendedora, exportadora, que siempre aceptó el reto de ser parte del mundo. Hay que ocupar más lugar con nuestros vinos, que son de los mejores del mundo, y que trabajen juntos el sector público y el privado.

–Me cuesta hablar con un presidente que no toma vino, que es abstemio. ¿Cómo le vendo Mendoza a alguien que no toma vino?
–Debo decirles a los mendocinos que ya no soy más abstemio. Mi mujer, a la que le encanta beber todas las noches, me hace tomar un vasito de vino cada tanto, sobre todo cuando son bien dulces.

–Hay que llegar un poco más.
–¡Siempre me vas a levantar la vara Andrés! (risas)

–Un amigo que cenó con usted y su esposa en Olivos me dijo que le preguntara qué papel ha jugado Juliana Awada en este proceso de convertirse en presidente.
–Para mí es todo, sin el apoyo de ella, sin mis hijos, sin Antonia, que es el regalo de Dios más grande que he tenido en mi vida, no hubiera podido vencer a un sistema populista autoritario que se había creado en Argentina, todo eso fue muy duro. Mi esposa me da amor, me contiene, me acompaña, está pendiente de mí como de un niño, las 24 horas. Lo valoro mucho porque todo esto tiene que ver con el amor, que es lo contrario del miedo, el amor es lo que nos va a sacar adelante.

–Los expertos en inversión aseguran que los empresarios foráneos están esperando que primero inviertan los argentinos y el resultado de las elecciones del año que viene, a ver si se consolida el poder o no.
–Esto se va a consolidar, no tengo dudas. En las legislativas del 2017 vamos a tener el apoyo enorme de todos los argentinos, esto es un proceso, lo estamos haciendo juntos, no hay otro camino. Hubo algunas medidas muy dolorosas, que me dolieron en el alma, porque sé que se tuvieron que ajustar. Si hubiera tenido alternativas las hubiera considerado, pero no había. Pero desde ese lugar estamos entendiendo. Ese apoyo va a estar. La revolución arrancó en el campo, que se transformó en una gran topadora: 57% más de compra de maquinaria agrícola, el auto que más se vende es una camioneta.

–El campo de Buenos Aires puede ser, pero en Mendoza los productores la están pasando mal, la situación no es buena, hay angustia. La metalmecánica está trabajando al 50% .
–No todas, es por sector. He estado hablando con la gente del vino, están exportando mejor, sin el cepo, con un dólar único, y estamos trabajando para abrir nuevos mercados, reducir costos de logística para mejorar el funcionamiento de puertos y rutas, para acompañar el crecimiento. Por eso la ley pyme. Por eso el primer empleo en fase de aprobación en el Congreso, o la ley para que se vuelvan a producir autopartes. Como yo le digo a todo el mundo, yo no soy mago, Copperfield está en Las Vegas. Acá tienen un presidente. Yo no hago milagros, lo que hago es ayudar a encontrar el rumbo. Necesito que los mendocinos asuman el papel de protagonistas del cambio que vivimos.

–Los ajustes tenían que venir, pero fueron desprolijos. A los porteños se les regalaban los impuestos, Mendoza pagaba 10 veces más que Buenos Aires, Córdoba 20 veces más, ¿por qué nos aumentaron a todos por igual 400%?
–No aumentamos a todos por igual, pero sin duda el 400% de tope homogeneizó el aumento. De todas maneras, con el tiempo las cosas se tienen que equilibrar, no puede haber ciudadanos de primera y de segunda. Yo pido disculpas, pero esto es un camino. Hay quienes nos critican porque fue brutal, otros porque fue gradual, yo creo que vamos por el medio. Lo que pasa es que mientras el pan, la leche o el cable aumentaron más de diez veces en una década, los servicios no se tocaron. El mayor problema es que los hogares pudientes gastan 20 veces más que los hogares humildes. Es una locura. Es derrochar energía que no tenemos. Ya no podemos importar más de lo que importamos, porque no tenemos infraestructura. Tuvimos que usar el gasoducto que era para exportar gas a Chile para importar. Una solución creativa del equipo de energía, porque no tenemos más energía. Todos debemos aprender juntos a bajar el derroche de energía.

–Le pegaron por todos lados con la metáfora de andar en patas.
–Yo estoy seguro de que lo que dije fue la verdad. Me pasó a mí. Yo tocaba timbre como jefe de Gobierno, pasé a visitar una casa, ocho de la noche. Yo estaba con sobretodo, hacía dos grados. Entré y el tipo estaba en musculosa, pantalón corto y ojotas. Le dije: ¿qué haces así con el frío que hace?, tenés que bajar la calefacción, no desabrigarte. Debemos ser responsables en la administración de escasos recursos, y no tratar de ver como reducís tu jornada horaria o como faltás al trabajo. Tenemos que salir de ese lugar del ventajista, para decir yo pongo mi esfuerzo.

–¿Qué siente hoy por la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, hoy que está en su lugar y siente los rigores del poder?
–Yo no tuve relación con ella, la situación siempre fue tensa, agresiva, de bloqueo a mi gestión, lo que siento es que hay que entender que uno viene a ser presidente no por ego personal sino por servicio. Hay que dialogar, rendir cuentas, no creerse el dueño de la verdad; trabajar en equipo. Yo espero que la impunidad no sea algo posible para el que gobernó ni para quien gobierna.

–Cuesta creer en jueces que durante 7 años hicieron la plancha y de repente despertaron como zombies que salen de la tierra.
– Es bastante notable el cambio de comportamiento. Antes había miedo y hoy existe la responsabilidad. Por primera vez el presidente ni conoce a los nuevos jueces. Yo pedí una lista de los más indiscutidos y capaces y surgieron Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti. El juez no tiene que ser tu amigo, sino el amigo de la Constitución nacional. Los jueces que no se comporten bien también tendrán que rendir cuentas.

–Ha tenido piedras en el zapato, como la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó.
–Ella es una militante política. Yo le pedí desde el primer día que tenía que dar un paso al costado, y ella tomó una posición clara apoyando al gobierno anterior. Necesitamos un procurador que sea una persona proba, y que demuestre a los argentinos que pueden estar cada vez más seguros, no más inseguros. La verdad es que se creó un sistema judicial en el que las cárceles tienen una puerta giratoria. El que delinque entra y sale, así no hay fuerza de seguridad que pueda dar abasto.

–El radicalismo mendocino tiene figuras claves para usted, como Cornejo, Julio Cobos y Ernesto Sanz. ¿Cómo lo valora?
–A Sanz le ofrecí ser ministro, no aceptó por razones personales, pero me cumplió con lo que prometió, que igual me iba a ayudar. Participa en las reuniones de coordinación, lo respeto y le tengo afecto. Trabajamos muy bien con el senador Cobos, lo apoyamos en el proyecto para recuperar el valor del ahorro. Con el gobernador tengo excelente relación. Alfredo es un apasionado de su provincia, un defensor acérrimo de los intereses de Mendoza, además de ser un gran jugador de fútbol. Viene a jugar acá al fútbol para generar trabajo de equipo. Apuesto a jugar al fútbol y a comer asado, es importante. Yo todavía no he jugado porque vengo de una lesión, pero ya voy a participar, para que haya una pincelada de talento en esos partidos.

–¿Cómo quedó su relación con Daniel Scioli?
–La relación quedó bien, aunque el final de la campaña fue áspera. Él fue girando hacia el kirchnerismo, parecía un panelista de 6,7,8. Pero yo trato de no hacer cuestiones personales.

–Le quiero hacer una pregunta personal. ¿Qué siente por el papa Francisco? Porque por más que su equipo de prensa afirme que la relación es buena, los gestos del Papa no se ven, no hay onda. Le da menos afecto a usted que a Victoria Xipolitakis o que a un futbolista.
–La onda la tengo, la tenemos. En la entrevista que le hizo Joaquín Morales Solá se aclaró un poco el tema de la relación entre nosotros. Lo que pasa es que él es parco, y yo trato de abreviar. Se confunde el hecho de que tengamos una relación de pocas palabras con el respeto mutuo que nos tenemos.

–¿Va a venir a visitarlo como presidente?
– Sí, va a venir, no sé si el año que viene o antes de que termine mi mandato. Los argentinos lo están esperando, hay gente que lo respeta y admira.

–Dicen que Barack Obama está fascinado con el viaje a Argentina. Dijo que en 8 años nunca tuvo un viaje tan fructífero como este.
–La verdad es que estuvo muy bueno, fue su mejor viaje. Eso somos los argentinos, cuando nosotros queremos poner lo mejor nuestro somos excelentes en talento, en sentido el humor, en simpatía. Estamos buscando que California tenga un vuelo directo a Mendoza.

–Pero ahora nos quedamos sin aeropuerto.
–Bueno, hay que arreglarlo, y son tres meses y no tres mil años. Cuando nosotros encaramos una obra, ponemos fecha de inicio y fin y la respetamos. Es grave no tener aeropuerto, pero hay que arreglarlo. Hacemos cosas para crecer y no para molestar.

–Le estoy reconocido, porque en campaña nos dijo que nos iba a recibir como presidente.
–Yo vine a cumplir, lo que le digo a la gente es que no dude de las intenciones de nuestro gobierno. Venimos a fortalecer a esa clase media que tiene que empujar a la Argentina hacia adelante y ayudarnos a rescatar de la pobreza a todos los argentinos que necesitan una oportunidad. Nos podemos equivocar, pediremos disculpas, corregiremos, pero tenemos intención de llevar a la Argentina al mundo, generar trabajo, rendir cuentas y generar diálogo permanente.

La relación con Cristina de Kirchner
"Yo no tengo relación con la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. La situación siempre fue tensa, agresiva, de bloqueo a mi gestión en la Ciudad de Buenos Aires", aseguró Mauricio Macri en su entrevista con Andrés Gabrielli. "Creo que hay que entender que uno viene a ser presidente de la Argentina no por ego personal sino por trabajo, por servicio al país. Y para eso se necesita dialogar, rendir cuentas, no creerse el dueño de la verdad; trabajar en equipo. Yo entiendo que la impunidad no debe ser algo posible ni para el que gobernó ni para quien está gobernando".
Fuente:

Más Leídas