País - Mar del Plata Mar del Plata
jueves 07 de julio de 2016

Más detalles del niño de 4 años realizó un descubrimiento increíble

Luis, el padre del menor, mantiene un contacto habitual con el área de paleontología. El chico halló réstos óseos de más de 500 mil años de antigüedad.

Un niño de 4 años realizó un descubrimiento increíble mientras jugaba en la playa de Mar Chiquita. Se trata de Nicolás Landini, quien se convirtió en el autor involuntario de un hallazgo de gran valor para la comunidad paleontológica argentina: mientras se divertía en la arena encontró restos fósiles de pequeños animales que –según los primeros estudios– tendrían más de 500.000 años de antigüedad.

El descubrimiento se produjo el sábado pasado en la costa, frente al barrio Santa Elena, que pertenece al partido de Mar Chiquita, ubicado a dos kilómetros de la localidad bonaerense de Santa Clara del Mar y a unos 15 kilómetros de la ciudad de Mar del Plata.

Debido a la importancia del hallazgo, un grupo de paleontólogos del Museo de Ciencias Naturales de Mar del Plata Lorenzo Scaglia se dirigió al lugar para observar el importante hallazgo.

Luego se invitó al pequeño Nicolás y a su familia a participar en el "rescate paleontológico".

"Se trata de un hallazgo paleontológico de mucha importancia científica. Consiste en la acumulación de una gran cantidad de restos de animales pequeños que vivieron hace más de 500.000 años", informaron desde el museo en su página de Facebook.

"Pueden ser desde aves rapaces a sapos, ranas o roedores. Para determinar su antigüedad se deberán comparar con otras muestras", agregaron.

Cerca de las 10 del martes comenzaron junto con un grupo de especialistas los trabajos de excavación para extraer los antiguos restos, para poder estudiarlos y tener datos más precisos.

Cómo pasó
De acuerdo con los funcionarios del museo, Luis, el padre del menor, quien mantiene un contacto habitual con el área de paleontología, salió en compañía de su hijo a recorrer una de las costas de la región en donde abundan restos fósiles. Durante la exploración, el chico encontró un conjunto de restos óseos y avisó a su progenitor, quien se comunicó de inmediato con personal del museo.

Según su madre, el procedimiento siempre es el mismo: si encuentran algo de interés, mandan una foto al museo y dejan el "tesoro" intacto para que los científicos puedan hacer su trabajo.

El paleontólogo Matías Taglioretti, quien se encargará de investigar y examinar los restos que ya se encuentran en el museo, ha señalado en una entrevista que son "cerca de 1.500 huesos de pequeños animales, que pueden ser desde aves rapaces a sapos, ranas o roedores" y que podría tratarse de "un hallazgo paleontológico de mucha importancia científica".

Taglioretti ha explicado que los restos encontrados se conocen científicamente como egagrópilas: unas bolas formadas por restos de alimentos no digeridos que expulsan de su boca algunas aves carnívoras.

Según este paleontólogo, para determinar su antigüedad se deberán comparar con otras muestras, ya que el sistema del carbono 14, que se emplea en la datación de especímenes orgánicos, solo puede determinar hasta 40.000 años de antigüedad.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas