País País
sábado 12 de marzo de 2016

Martín Lanatta dijo que escapó con ayuda interna

Aseguró que un alto jefe penitenciario les indicó cómo salir del penal a él, a su hermano y a Schillaci.

Buenos Aires. El condenado por el triple crimen de General Rodríguez Martín Lanatta declaró ante la jueza federal María Servini de Cubría y afirmó que personal del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) lo ayudó a escapar, al tiempo que volvió a vincular al ex jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, con los asesinatos y el tráfico de efedrina.

El ex prófugo prestó declaración ante la magistrada el miércoles durante una hora y media en el penal de Ezeiza, donde se encuentra detenido tras ser recapturado luego de escaparse de la cárcel de General Alvear el 27 de diciembre de 2015.

Martín Lanatta afirmó que Jorge Mario Bolo, ex jefe del Complejo Centro Zona Sur del Servicio Penitenciario Bonaerense, les indicó cómo salir del penal a él, a su hermano Christian y a Víctor Schillaci.
Según señaló, el objetivo de ayudarlos a escapar era desestabilizar al servicio penitenciario y para que se retractara de la acusación que había hecho contra Aníbal Fernández por supuestos vínculos con el triple crimen de General Rodríguez y con el tráfico de efedrina.

En tanto, Servini de Cubría le preguntó al condenado si conocía el paradero de Ibar Esteban Pérez Corradi, señalado como supuesto autor intelectual de los asesinatos de Damián Ferrón, Sebastián Forza y Leopoldo Bina.

Lanatta aseguró que no sabe dónde se encuentra el prófugo, buscado en el marco de la investigación del tráfico de efedrina que tiene a cargo la jueza, quien concurrió a la cárcel de Ezeiza acompañada por el fiscal Juan Pedro Zoni.

El condenado a prisión perpetua como autor material de los crímenes se escapó el pasado 27 de diciembre del penal de General Alvear junto con su hermano y Schillaci, y tras varios días prófugo fue detenido el 9 de enero, mientras que los otros dos fueron recapturados días después en Santa Fe.

El triple asesinato

El 7 de agosto de 2008, Sebastián Forza, Leopoldo Bina y Damián Ferrón asistieron a una reunión en el hipermercado Walmart de la localidad bonaerense de Sarandí y no volvieron a ser vistos. El 13 de agosto del mismo año, los cuerpos de estos tres hombres fueron hallados en un zanjón, a unos 650 metros de la ruta 24, en General Rodríguez. Los descubrió un hombre que pasaba por la zona y que pensó, en primer lugar, que se trataba de tres borrachos. De esa manera, salía a la luz una historia de drogas, negocios y muerte.

Los cadáveres estaban boca abajo y tenían los pies y las manos atadas con precintos plásticos. Ferrón y Bina recibieron cuatro disparos de arma de fuego en distintas partes del cuerpo. Forza fue ejecutado de ocho disparos.
Fuente:

Más Leídas