País - Buenos Aires Buenos Aires
lunes 06 de junio de 2016

Margarita Barrientos contó que reciben cada vez más gente en su comedor

Barrientos, referente social ligada al macrismo, reveló que tuvo que reclamar la tarifa social para poder abonar el aumento de la tarifa eléctrica.

La fundadora de Los Piletones, Margarita Barrientos, no sólo dijo que el comedor social que administra en el barrio porteño de Villa Soldati recibió una factura de luz de $11 mil y que el presidente Mauricio Macri dona la mitad de su sueldo a la fundación, sino que también cada vez más gente se recibe en su comedor.

Barrientos, referente social ligada al macrismo, reveló que tuvo que reclamar la tarifa social para poder abonar el aumento de la tarifa eléctrica.

"Usamos mucha calefacción porque no tenemos gas natural en ese lado y tenemos siete salitas y dos de bebés que sí o sí tenemos que tener calefaccionadas durante todo el día", comentó hoy durante el programa Almorzando con Mirtha, que en Mendoza se emite por Canal Siete.

Destacó que recibe ayuda tanto del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires como del Presidente. "Nos mandan elementos para cocinar y recibimos un subsidio dos veces en el año, de $38 mil, en julio y diciembre del gobierno de la Ciudad".

Acerca de la ayuda del primer mandatario, Barrientos afirmó que Macri le dona cada mes la mitad de su sueldo, estimado en unos 66 mil pesos, y aclaró que "desde que ha sido jefe de Gobierno siempre nos dio a mí y a otros comedores".

La dirigente social reveló también que "faltó comida por más de dos días" en Los Piletones y lo atribuyó a que "viene mucha gente que la que venía antes".

"A fines del año pasado recibíamos a 1.800 personas y ahora estamos preparando 2.300 platos de comida por día", resumió.

Barrientos se manifestó "muy preocupada, al igual que todos" por la mayor demanda que recibe, lo que representa según los datos antes citados casi 28% más de incremento de visitas a su institución.

En una nota publicada ayer por el diario Perfil admitió que "desde el lunes 23 al jueves 26 del mes pasado recibió treinta personas más que las esperadas y les tuvo que decir que no había platos para ellos".

"El precio de la comida aumentó mucho, pero la mayor parte de lo que gastamos procede de donaciones", comentó.

Asimismo Barrientos dio detalles sobre la agresión contra un camión que llevaba alimentos contra Los Piletones por parte de militantes kirchneristas la última semana de mayo. "Rompían los paquetes de fideos y arroz", contó.

El episodio sucedió el 25 de mayo cuando un camión del comedor social que dirige Barrientos se encontraba frente al Cabildo, donde se juntaban alimentos.

Por otra parte, Barrientos señaló que el comedor que inauguró la semana pasada en Cañuelas empezó atendiendo a 130 personas y "ahora se me sumaron 35 en una semana".

"El Papa no me invitó a volver al Vaticano"
Barrientos desmintió que el papa Francisco la haya invitado a volver a Roma a visitarlo, y aclaró que fue una fundación la que le ofreció costearle el viaje.

"El Papa no me invitó a volver a ir. Me invitó una fundación", explicó en declaraciones a canal Trece la dirigente social, que de todos modos minimizó la posibilidad de aceptar la invitación al sostener que tiene miedo a volar.

Sobre su frustrada visita a la Santa Sede para entrevistarse con Francisco, recordó que el episodio en el que fue excluida por la guardia suiza fue "muy triste".

Al reconstruir la anécdota, Barrientos destacó que el día del viaje a Roma estaba muy "emocionada y contenta", y que cuando llegó el día de la esperada audiencia con Bergoglio fue con su marido, Isidro, al Vaticano, donde se sentaron en el lugar asignado hasta que se acercó personal de la guardia suiza a pedirle que se retiraran.

"Fuimos al Vaticano y nos sentamos en el lugar asignado. Y ahí la guardia suiza nos sacó muy mal. Cuando nos dijeron que teníamos que irnos, salimos. Yo no pedí explicaciones porque no entendía el idioma. Con Isidro nos fuimos a caminar y salimos de la plaza. Ha sido muy triste. Sólo se lo conté a mis hijos".
Fuente:

Más Leídas