País País
lunes 18 de julio de 2016

Los sueños de Hannen, la refugiada siria que huyó de la guerra y vino al país

Una joven pampeana se contactó con ella por Facebook buscando a sus familiares y se hicieron amigas. Fue quien le permitió viajar. Debió dejar a sus padres y a dos hermanos.

Hannen Nasser, la primera siria refugiada que llega a La Pampa, sueña con comenzar los trámites para que sus hermanos puedan venir al país también con una visa humanitaria, mientras es agasajada y ya comió un asado en la Asociación Árabe de Santa Rosa.

Hannen afirmó una vez más a la prensa: "Siria está muy angustiada y la gente escapa por el mar porque no tiene otra salida".

"Siria está muy angustiada y triste por lo que está pasando. Aleppo está en el peor momento de la guerra. Toda la gente está refugiándose, huyendo por el mar porque no tienen otra salida. Hay mucha gente sufriendo", aseguró la joven de 24 años que vivirá con su amiga María Belén (en un principio pensaron que eran primas, pero no pudieron corroborar ese dato genealógico) en la localidad de Parera, en el norte pampeano.

La joven siria dijo que la ayuda de la comunidad internacional "es poca. Es mucha la gente que dejó sus casas porque perdió todo, hasta su familia, y no saben para dónde arrancar" y agregó: "Mis padres no quieren salir de Siria, pero sí mis hermanos y necesitan ayuda, quiero estar con ellos".

En Latakia, Hannen dejó a su mamá, su papá, su hermana, Lilian (21 años), y su hermano, Torek (18).
Hannen que, al recibir una visa humanitaria, pudo finalmente salir de su tierra y llegar al país gracias al Programa Especial de Visado Humanitario para Extranjeros Afectados por el Conflicto en la República Arabe Siria, habló ayer con la prensa en la sede de la Asociación Árabe de La Pampa, donde luego le dieron la bienvenida con un almuerzo que incluyó un asado y empanadas árabes.

Sobre su llegada al país el viernes último, la joven señaló: "Tenía miedo porque no sabía cómo me iban a recibir por ser una refugiada, pero cuando se presentaron las personas de Cancillería me sentí más segura".

Agregó: "Argentina es muy linda, me sorprendió en poco tiempo" y sobre su futuro, añadió: "Me gusta la fotografía y quiero seguir ese camino, quiero aprender español para sentirme más segura y después quizá podría dar clases de inglés".

La presidenta de la Asociación Árabe de La Pampa, Zulma Bedis, planteó: "El segundo paso de esto es ver bien quiénes de su familia quieren venir al país y empezar una lucha para poder recibirlos. Ponemos toda la esperanza en arrancar otra etapa con su familia".

"Esto no termina con el tema de los refugiados, vamos a seguir luchando para que sea un antes y un después de la llegada de Hannen y que vengan otros refugiados. Estamos para colaborar. Un refugiado es más que un expediente, detrás hay una persona con sentimientos que está sufriendo", añadió.

"Queremos darle la bienvenida a Hannen. Para nosotros es un orgullo que haya llegado después de tantos meses en los que ha luchado su familia para que pueda estar en un lugar donde encuentre paz", manifestó Bedis, titular de la Asociación Árabe local.

A su vez, María Belén, la joven que se contactó con Hannen a través de Facebook y le permitió llegar a la Argentina, afirmó: "Ella está viviendo en casa normalmente, está muy feliz, se maneja como quiere, le gusta La Pampa, y en el viaje de Parera a Santa Rosa fuimos parando para que sacara fotos, porque encuentra paisajes que en su país no hay".

Hannen vivirá en la localidad de Parera, que tiene 2.500 habitantes y está ubicada a 250 kilómetros de Santa Rosa, junto con María Belén, quien en 2012 conoció a la joven por internet mientras buscaba familiares en las redes sociales. En octubre del año pasado, María Belén se ofreció como "familia llamante" y ahora la recibió en su hogar.

Familia "llamante"
La visa le permitía residir a Hannen en el país por dos años. Su amiga Belén actuó bajo la figura de la "familia llamante" y sobre ella recaían los gastos de manutención de la refugiada siria.

Piedras en el camino
El trámite estuvo frenado hasta que intervino la Asociación Árabe Argentina Islámica, que preside Adalberto Assad, quien gestionó una entrevista entre Hannen y la Embajada Argentina en el Líbano.

Final feliz
Hasta allí se trasladó la joven que cumplió con los requisitos para ingresar al programa Siria. Arribó a la Argentina el viernes pasado.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas