País País
viernes 08 de julio de 2016

Los padres de la chica que a los 15 está en coma por una cirugía dicen que fue operada sin su permiso

Érika Carrasco Coats Lucas, que hoy tiene 15 años, con sólo 13 se había convertido en madre adolescente. Para borrar las estrías se sometió a una operación.

Érika Carrasco Coats Lucas, que hoy tiene 15 años, con sólo 13 se había convertido en madre adolescente. Como consecuencia de ese embarazo, se le formaron estrías en el abdomen, lo que la tenía muy traumada.

Con el objetivo de borrar estas marcas, la chica quiso realizarse una cirugía reparadora, pero sus padres se negaron de plano.

Sin embargo, Érika tenía la idea fija y no dudó en sustraerle $30.000 que tenía ahorrados su madre para poder concretar su objetivo.

El próximo paso fue presentarse en la Clínica Neuquén (una institución privada de Flores) para someterse a una operación.

Fue operada y ahora está en coma.

La familia de Érika denunció que no existió consentimiento para que la clínica realice la operación, lo que según Juan Manuel Di Diego, director médico del Centro de Recuperación Estética Nutricional y Física (CRENYF) es incompresible.

"A un menor de edad no se le puede indicar ni una dieta sin el consentimiento de sus padres. Ni hablar de una cirugía. Lo que ha pasado en este caso es inaceptable", sostuvo Di Diego.

Para el especialista, la complicaciones se evitan "minimizando los riesgos al máximo. Pero este caso excede a las complicaciones propias de cualquier cirugía. No hay ninguna posibilidad de intervenir a un menor sin permiso de un adulto responsable".

"Sin llegar a este extremo, y desde ya con la plena participación de los padres, la cuestión estética y reparatoria igualmente nos exige de una gran cuidado por parte de los profesionales ya que "sobre todo con los adolescentes que buscan mejorar su aspecto en base a una imagen distorsionada de su propio cuerpo", señaló el cirujano.

"Para Érika haber querido mejorar su aspecto le costó hoy estar peleando por su vida pero el problema está en la clínica y en los médicos que usaron esa necesidad para lucrar", dijo un familiar, que informó que la madre de la adolescente presentó la denuncia el mismo martes en la Comisaría 50 de Flores, y bajo el cargo de "lesiones graves" se inició una causa en el Juzgado 23.

Para Fernando, el tío de la chica, "es claro que hay intención de tapar todo. Uno se da cuenta. En la comisaría no me quisieron dar una copia de la denuncia y en el Centro Quirúrgico Neuquén me dijeron que allí no habían operado a nadie. Alguien tendrá que hacerse responsable de lo que le pasa a Érika".
La mamá se quejó además porque le niegan la posibilidad de ver a su hija, justo en el momento en que más la necesita.
Fuente:

Más Leídas