País - Buenos Aires Buenos Aires
sábado 12 de marzo de 2016

Los libros de Francisco siguen agitando el mercado editorial

Los libros escritos sobre su vida y su pensamiento siguen marcando un fenómeno de ventas que trasciende las fronteras de la Argentina.

A tres años de que Jorge Bergoglio dejara atrás ese nombre para pasar a ser Francisco -el sucesor de Pedro llamado desde el lejano sur latinoamericano- los libros escritos sobre su vida y su pensamiento siguen marcando un fenómeno de ventas en el mercado editorial, que trasciende las fronteras de la Argentina y se extiende por aquellos países adonde llega su mensaje.

Biografías, ensayos, textos de investigación, testimonios diversos forman parte del extenso corpus de libros sobre el Sumo Pontífice, a los que se suman algunos que rescatan la etapa anterior, cuando era solamente Monseñor Jorge Bergoglio.

Un libro premonitorio es "El Jesuita", de Sergio Rubín y Francesca Ambrogetti, quienes le hicieron una larga entrevista en el año 2010 que luego de la fumata blanca del 13 de marzo de 2013 fue reeditada como "El Jesuita. La historia de Francisco, el Papa argentino" (Vergara) y traducida en varios idiomas.

La biografía de Evangelina Himitian, "Francisco, el Papa de la gente" (Aguilar), salió casi enseguida de la elección de ese hombre venido del Sur al que pocos conocían. La periodista -en una detallada reconstrucción- ahonda en el itinerario vital de Bergoglio mientras que el filósofo Omar Bello -fallecido en 2015- captura en "El verdadero Francisco" (Noticias) su personalidad fuerte, su capacidad de gran estratega y su inclinación por el poder.

Elisabetta Piqué, corresponsal del diario La Nación en Roma, una gran amiga del Papa y quien adelantó que el padre Jorge podía ser la sorpresa de la quinta votación efectuada durante el segundo día del cónclave escribió "Francisco. Vida y revolución" (El Ateneo), con testimonios inéditos que abarcan desde sus años en el barrio de Flores hasta su llegada a Roma, donde sigue sorprendiendo por su habilidad para moverse en el difícil entramado vaticano.

Desde otra perspectiva, la periodista Alicia Barrios, en "Mi amigo el padre Jorge" (Grupo Crónica) hace hincapié en la preocupación por el sacerdote hacia los más necesitados; mientras que la tarea pastoral de Bergoglio se puede ver con claridad en el ensayo "Nuestra fe es revolucionaria" (Planeta), de Virginia Bonard, que trabajó junto al entonces arzobispo de Buenos Aires.

Su espíritu ecuménico quedó plasmado en publicaciones como "Sobre el cielo y la tierra" (Debate), donde se rescatan las charlas que Jorge Mario Bergoglio, entonces cardenal, mantuvo con el rabino Abraham Skorka -dos tenaces promotores del diálogo interreligioso- sobre Dios, la familia, la fe y el papel de la Iglesia en el siglo XXI.

En esa línea se inscribe "Un evangelio según Francisco. Maestro, lider y estadista" (Ediciones B), el cual da cuenta a través del testimonio del rabino Sergio Bergman del ecumenismo del Santo Padre, marca característica de su papado.

En tanto que, apuntando al corazón del Vaticano, en "Recen por él" (Sudamerica) Marcelo Larraquy profundiza en los sectores que conspiraron contra Bergoglio y los desafíos que debe afrontar hoy como Papa frente a las intrigas e internas que se sacuden a su alrededor.

De varios títulos escritos por autores extranjeros sobresale "La lista de Bergoglio: Los salvados por el Papa Francisco. Las historias jamás contadas" (Emi), de Nello Scavo, centrado en las discusiones acerca del pasado del Santo Padre durante la dictadura cívico militar con documentos que revelan como en esos años se ocupó de montar una red clandestina que burlara a la represión.

Con un prefacio del Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, el libro cuenta una serie de casos de personas perseguidas y como éstas fueron protegidas por el Papa.

El vaticanista argentino Andrés Beltramo es el autor de "Quiero lío. Francisco: un año de papado.Secretos del mito" (Hyspamerica y R.P. Centro Editor de Cultura) que repasa sus primeros 14 meses de papado, con anécdotas y relatos inéditos de sus colaboradores más cercanos.

Entre las peculiaridades se encuentras "Dios es cuervo. La sagrada historia de San Lorenzo de Almagro" (Sudamericana), donde Pablo Calvo toca de refilón la figura del Papa, en un libro netamente futbolero sobre una de sus grandes pasiones terrenales, el equipo de sus amores, que vio duplicado el número de asociados después de su elección como Sumo Pontífice.

Sin olvidarse de los más pequeños, con coloridas ilustraciones salió "Francisco nuestro Papa (Planeta Juniors), bajo la coordinación de Sandra Donin y con dibujos de Gustavo Damiani.

La obra "La Patria es un don, la Nación una tarea. Refundar con esperanza nuestros vínculos sociales" (editorial albremática) recopila las homilías pronunciadas por Bergoglio en los Tedeum celebrados en ocasión de celebrarse la fecha patria del 25 de mayo.

El libro "Vía crucis" (Planeta), de Gianluigi Nuzzi, se adentra en los escabrosos secretos del Vaticano que hicieron renunciar a Benedicto XVI y en el compromiso del Papa Francisco de atacar la corrupción financiera que ha puesto a la Iglesia Católica en una difícil situación, convencido de la necesidad de llevar adelante profundas reformas para volver al ideario de los primeros cristianos.

A estos se suman "Francisco, el Papa del pueblo", del periodista Mariano de Vedia (Planeta); "Papa Francisco. Su vida y sus desafíos", del editor Saverio Gaeta (San Pablo); "Francisco la esperanza del nuevo mundo (Arguval), de Francisco García; "Francisco, los jesuitas y los pecados de la Iglesia" (Robin Book), de Jorge Blaschke y "Papa Francisco. Cómo piensa el nuevo Pontífice (LibrosLibres), de Armando Rubén Puente, entre otras muchísimas publicaciones.

En enero de este año apareció en 84 países un libro-entrevista con el vaticanista Andrea Tornielli titulado "El nombre de Dios es Misericordia" (Editorial Vaticana) en el que el Santo Padre responde que el mundo necesita misericordia porque "es una humanidad que tiene heridas profundas. No sabe cómo curarlas o cree que no es posible hacerlo". Y subraya que además de la pobreza y la exclusión social "también el relativismo hiere mucho a las personas , todo parece igual, todo parece lo mismo. Esta humanidad necesita la misericordia".
Fuente: Télam

Dejanos tu comentario

Más Leídas