País - Brasil Brasil
lunes 28 de agosto de 2017

Lava Jato: 8 arrepentidos ante la Justicia argentina

El 13 de septiembre declarará por primera vez ante la Justicia argentina Rafael Angulo López, uno de los valijeros del escándalo Lava Jato en Brasil, aunque se viene una ronda de declaraciones que incluye a 7 arrepentidos del capítulo Odebrecht.

Hasta el momento, la Justicia sólo obtuvo la declaración del cambista Leonardo Meirelles y su ex jefe Alberto Youssef, y las mismas sirvieron para incrementar las sospechas sobre el titular de la Agencia Federal de Inteligencia, Gustavo Arribas, sospechado de haber cobrado mediante transferencias bancarias unos 850 mil dólares de Odebrecht por su inclusión en la licitación de las obras del soterramiento del tren Sarmiento.

Pero mientras se esperan las revelaciones en base a documentos sobre transferencias bancarias que pudiesen involucrar a ex funcionarios y actuales, y se avanza sobre intermediarios como el empresario Jorge Corcho Rodríguez, ahora la Justicia obtendrá de primera mano los testimonios.

Angulo López, de nacionalidad española, es un confeso valijero del escándalo Odebrecht que reconoció haber pagado sobornos en Brasil y América Latina para que esa firma pudiera acceder a obras públicas.

El español fue nombrado por Meirelles en su declaración de semanas atrás como uno de los valijeros de Odebrecht: según tiene por acreditado la Justicia, aquel registra una salida por el Puente Internacional Tancredo Neves, el 26 de marzo de 2008, pero llamativamente no tiene anotado cuándo y por dónde ingresó a la Argentina.

Mientras esa videoconferencia ya tiene fecha para el 13 de setiembre, el fiscal Federico Delgado pidió otras siete que aguardan la convalidación del juez federal Sebastián Casanello.

Es que todas se dan en el marco de la causa por la cual se sospecha del pago de sobornos de Odebrecht a AYSA para acceder a la obra de la planta potabilizadora de Paraná de las Palmas, en la localidad de Zárate, que a su vez está sospechada de abultados sobreprecios.

No obstante, lo que puedan decir los arrepentidos puede ir más allá de esa obra concreta pues fue la propia empresa la que reconoció haber pagado 35 millones de dólares en sobornos para acceder a obras en Argentina.
Fuente:

Más Leídas