País - Mendoza Mendoza
sábado 05 de marzo de 2016

La Justicia Federal tiene un alto número de juzgados vacantes

De 991 cargos, 253 están cubiertos con jueces subrogantes. Representa el 25%, cuando el promedio debería ser 5%.

El 25% de los cargos de la Justicia Nacional y Federal están vacantes, subrogados por otros magistrados a la espera del nombramiento de sus titulares. Este es un porcentaje que está muy por encima de la media, que debería ser de alrededor del 5%.

A la estimación la efectuó el presidente del Consejo de la Magistratura del Poder Judicial de la Nación, Miguel Piedecasas, que está en Mendoza invitado por el Gobierno para participar de los actos vendimiales.

"De un total de 991 cargos que tiene la Justicia nacional, 253 están vacantes, cubiertos por subrogantes", precisó Piedecasas.

Este es uno de las principales desequilibrios que tiene la Justicia Federal y que busca revertir el nuevo presidente de Magistratura –en funciones desde diciembre pasado–, el máximo órgano encargado de los procesos de selección y remoción de los jueces.

"En Mendoza, puntualmente, hay nueve vacantes y se está trabajando para cubrirlas con jueces titulares", destacó Piedecasas.

"En la Cámara Federal de Apelaciones de Mendoza faltan cubrir cinco cargos de un total de seis, es decir, hay un sólo lugar ocupado por un magistrado titular. También está vacante el Juzgado Federal de San Rafael (cuyo expediente está preparado para ser votado en el próximo plenario), más tres cargos en los tribunales orales, y un cargo de un juzgado federal de Primera Instancia. En todos estos casos los procesos están avanzados, con las ternas conformadas o los concursos en proceso", destacó el funcionario.

"Vemos que esto atenta contra la calidad de la Justicia. Si se analiza la progresión estadística vemos que en los últimos años, a partir de 2011, la conformación de las ternas decayó mucho, es decir, se cubrieron cargos con subrogantes y se frenó la conformación de ternas de postulantes que debían ser presentados al Poder Ejecutivo", se lamentó

Piedecasas aprovechó la visita a Mendoza para reunirse con autoridades judiciales, estuvo en la Cámara Federal de Apelaciones y en el Colegio de Abogados.

–¿Esta cantidad de vacantes tenta contra la calidad de la Justicia?
–Sí, porque un juez que subroga es un juez que tiene que dejar su juzgado un par de días para estar en otro juzgado, con lo cual no pueden avanzar las causas como debería ser.

–¿Cuál es para usted el problema número uno de la Justicia?
–Son varios. Hace falta una fuerte inversión para combatir los delitos complejos y la criminalidad organizada. Faltan medios para poder luchar contra el delito. También las vacancias son un gran problema. Necesitamos salir de la excepcionalidad y volver al esquema constitucional porque un juez transitorio no es un juez titular. El otro problema es la antigüedad del sistema, hay que informatizar y modernizar toda la gestión. En cuarto lugar, es muy importante que los jueces se impregnen de los nuevos principios y paradigmas de la sociedad, como las cuestiones de género.

–La ciudadanía tiene la percepción de que la Justicia está alineada con el poder político. ¿Cómo se revierte eso?
–Yo entiendo que la gente pueda tener esa percepción. No hay que apoyar la postura que indica que los jueces son funcionales al poder político, porque se acaban las garantías. La independencia del Poder Judicial no puede ser meramente retórica. Se necesitan jueces con templanza. Las causas que preocupan a la sociedad, en las que se habla de corrupción o cuestiones de lesa humanidad, requieren de jueces con dedicación y compromiso con la cultura del trabajo. Que se sienta responsable con la sociedad. Por eso valoro enormemente el trabajo que hace el Consejo de la Magistratura. Tenemos que construir instrumentos jurídicos eficaces para la sociedad, que se correspondan con la realidad.

–¿La baja productividad es otro problema?
–Hay que trabajar para mejorar la gestión. Habrá un cambio trascendental cuando se incorpore definitivamente y plenamente el modelo electrónico, porque elimina los plazos, las notificaciones, las cédulas. También es necesario que se tome una decisión política e institucional para que se invierta en Justicia. Para que la Justicia sea fuerte, la inversión también tiene que ser fuerte en todas las jurisdicciones aún en los lugares más chicos.

–¿Qué reflexión le merece el caso Nisman y la aparición del ex espía Stiuso? ¿Cómo debería articularse la labor de la Justicia con los servicios de inteligencia?
–A mí lo que me interesa es que todos los servicios, aún los de inteligencia, estén en el marco constitucional. No podemos desvirtuar los instrumentos por una necesidad coyuntural. La sociedad está requiriendo de nuevos instrumentos frente al narcotráfico y frente a la corrupción.

–La sociedad está poniendo en foco nuevos paradigmas y uno de ellos es la perspectiva de género y el problema del femicidio.
–Es cultural, hay una estructura cultural. Ahora en la Justicia se habla del principio de equivalencia que es superador. Nosotros tenemos que hacer el esfuerzo por entender estas nuevas necesidades de la sociedad. El reclamo está. El 8, Día de la Mujer, lo vamos a conmemorar con un acto sencillo, pero no político. Hay que cumplir con las responsabilidades institucionales.
Fuente:

Más Leídas