País - Cristina Kirchner Cristina Kirchner
martes 01 de noviembre de 2016

La chicana de Cristina al fiscal que es hermano de un funcionario oficialista

Le recordó que su hermano Juan Mahiques es funcionario de Cambiemos e integrante del Consejo de la Magistratura en representación del Poder Ejecutivo, a la vez que volvió apuntarle al juez federal Claudio Bonadio.

Al defenderse de la acusación por fraude con la obra pública, la ex presidenta Cristina de Kirchner cargó contra el fiscal Ignacio Mahiques, a quien le recordó que su hermano Juan es funcionario de Cambiemos e integrante del Consejo de la Magistratura en representación del Poder Ejecutivo, a la vez que volvió apuntarle al juez federal Claudio Bonadio.

Acompañada por su abogado Carlos Beraldi y el ex juez de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni –saludó y rápidamente se retiró– la ex presidenta ingresó en los tribunales para cumplir con la indagatoria que se realizó en una secretaría y no en el despacho del juez federal Ercolini.

El edificio estaba blindado por personal de las fuerzas de seguridad, luego de que la Cámara de Casación Penal ordenara desplegar un fuerte operativo ante el arribo de la exmandataria y la movilización de militantes kirchneristas en los alrededores de Tribunales.

Durante la audiencia, la exmandataria bebió agua mineral de una botellita que ella misma llevó y cuando le ofrecieron café rechazó la oferta, pero aclaró: "No es por desconfianza".

Cristina Kirchner evitó contestar preguntas y formuló una declaración espontánea: recordó entonces a uno de los fiscales que pidió la indagatoria, que su hermano Juan Mahiques es integrante del Consejo de la Magistratura y funcionario del Ministerio de Justicia de la gestión de Mauricio Macri.

Además, aprovechó para criticar al juez Bonadio, que la procesó en la causa por la venta de dólar a futuro, cuando habló de una operación "mediática y política" en su contra.

Según supo NA, la expresidenta apuntó también contra el ministro de Energía, Juan José Aranguren, por ser parte del Estado y en paralelo CEO de la empresa Shell, y se acordó del actual jefe de la Dirección Nacional de Vialidad (DNV) Javier Iguacel, quien la denunció por las irregularidades en obras viales, al recordar que fue candidato a intendente de Cambiemos en la localidad de Capitán Sarmiento.

Al escuchar los cargos en su contra, la exjefa de Estado ironizó que por la descripción de los hechos se parecía a una "asociación ilícita", figura que -dijo- se utilizó durante la última dictadura militar para perseguir a los opositores y actualmente sucede en la región, concretamente en Brasil.

Fuentes judiciales presentes durante la indagatoria señalaron a NA que Cristina Kirchner se mostró ofuscada cuando le leyeron los cargos en su contra, lo que se extendió por unos quince minutos.

En las casi dos horas que duró el trámite judicial, sólo hubo una interrupción porque la expresidenta pidió ir al baño, y si bien el encuentro comenzó tenso, poco a poco se distendió.

Tanto al ingresar como al retirarse, Cristina Kirchner le estrechó la mano al otro fiscal del caso, Gerardo Pollicita, aunque evitó mirarlo a la cara.

Al final de la audiencia, la impresora de la que debía salir la declaración se atascó y todos aguardaron en el más absoluto silencio hasta que la máquina se compuso y aparecieron las hojas: la exjefa de Estado entonces leyó con extrema atención el texto y lo corrigió varias veces antes de quedar conforme, pudo reconstruir la agencia Noticias Argentinas.
Fuente: Noticias Argentinas

Dejanos tu comentario

Más Leídas