País País
viernes 19 de agosto de 2016

La aplicación de la boleta electrónica será progresiva

El Gobierno designó al director de Campañas Electorales, mientras Diputados debate la boleta electrónica.

El oficialismo de la Cámara de Diputados negocia con el massismo y el Bloque Justicialista (BJ), de Diego Bossio, un dictamen de mayoría sobre la reforma electoral, que sí incluirá la boleta electrónica pero con aplicación progresiva, con un porcentaje del territorio nacional en 2017 hasta llegar a todo el país, mientras persisten las diferencias en torno de los cambios a las PASO y otros aspectos.

El Gobierno designó al director de Campañas Electorales, mientras Diputados debate la boleta electrónica.

La oposición planteó sus dudas sobre la "vulnerabilidad" del sistema electrónico de votación.

El oficialismo pretende que el proyecto "esté aprobado antes del proyecto de Presupuesto 2017" que enviará el Poder Ejecutivo en septiembre, indicó a NA un integrante de la mesa chica del interbloque Cambiemos.

El plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales, Justicia y Presupuesto y Hacienda, que tenía previsto sesionar este jueves para continuar debatiendo la reforma electoral propuesta por la Casa Rosada, se cayó por falta de quórum.

Una diputada del PRO explicó a NA que la de este jueves iba a ser la tercera reunión informativa sin emitir dictámenes sobre el proyecto, de modo que Cambiemos, UNA y el BJ optaron por continuar las negociaciones por afuera para en la próxima reunión plenaria ya contar con un proyecto consensuado.

De la mesa negociadora participan, entre otros, los macristas Pablo Tonelli y Silvia Lospennato y los radicales Luis Petri y Jorge D Agostino, por Cambiemos; el demócrata cristiano cordobés Luis Brügge, por el massismo, y el peronista salteño Javier David, por el BJ.

Las negociaciones se realizan en contacto directo con la Casa Rosada y con la Cámara Nacional Electoral (CNE), a la que el proyecto le encarga la aprobación del nuevo sistema, para lo cual el organismo judicial reclama recursos económicos.

Tonelli, presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales, cabecera del plenario, afirmó que "la semana que viene" esperan tener listo "un proyecto definitivo", para lo cual en los próximos días avanzarán las negociaciones con sus principales socios de la oposición, el massismo y el BJ.

La instauración de la boleta electrónica sí tiene la oposición firme del bloque del Frente para la Victoria-PJ, que tiene 70 de los 257 diputados, y presentaría un dictamen de rechazo a todo el proyecto gubernamental.

Pero un acuerdo entre el oficialismo (87 diputados), el massismo (36) y el Bloque Justicialista (17) podría permitir que el proyecto obtenga dictamen en los próximos siete o quince días y sea aprobado en el recinto, donde para la media sanción se requiere una mayoría calificada: 129 votos.

"Nosotros apoyamos la boleta electrónica, pero con aplicación progresiva, no al cien por cien del país, como pretende el oficialismo. ¿El año que viene tiene que haber boleta electrónica? Sí. Pero progresivamente. Mi partido, la Democracia Cristiana, está a favor de la boleta electrónica. Y Massa también está de acuerdo", afirmó el diputado Brügge NA.

El oficialismo, según dijo una diputada macrista a NA, está dispuesto a ceder y permitir la aplicación gradual de la boleta electrónica, así como otros aspectos reclamados por el massismo, como la realización de auditorías concomitantes y posteriores al conteo electrónico, y no únicamente antes del proceso electoral, como establece la iniciativa de la Casa Rosada.

"Las modificaciones que plantea la oposición son razonables", afirmó a NA la diputada oficialista.

El dictamen de mayoría también incluirá una novedad: el establecimiento de la paridad de género, de modo que en las listas de candidatos a diputados y senadores haya un 50% de representación femenina.

La paridad de género es impulsada por el massismo; el socialismo, y la líder del GEN, Margarita Stolbizer, entre otros partidos, e inclusive el radicalismo ha presentado proyectos en el mismo sentido y esta semana el partido se ha pronunciado a favor de incluirla en el proyecto de reforma electoral.

El punto sobre el cual aún no hay acuerdo entre el oficialismo, el massismo y el bloque de Bossio es la modificación del régimen de Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO): el oficialismo prácticamente descartó el cambio introducido en el proyecto para que se obligue al elector a votar a los postulantes de una sola alianza electoral y ya no a listas de precandidatos a diputados y/o senadores de un espacio y la fórmula presidencial de otro.

Sin embargo, algunos diputados oficialistas, como el presidente del bloque Unión PRO, Nicolás Massot, afirmaron que insistirán en defender este punto del proyecto del Ejecutivo.

En la oposición hay diputados que quieren que el sistema se mantenga como está y el massismo, en particular, planteó la posibilidad de realizar PASO por región, un sistema similar al de las internas de Estados Unidos entre demócratas y republicanos.

"Vamos a proponer que se dividan estas elecciones en cinco tramos para que los candidatos presenten sus propuestas por regiones, porque de esta manera las primarias tendrán un espíritu federal, no como en la actualidad. Es un tema que hemos planteado y que lo vamos a discutir", afirmó Brügge a NA.
Fuente: Noticias Argentinas

Más Leídas