País - Hugo Moyano Hugo Moyano
lunes 25 de julio de 2016

Juan Carlos Schmid, Daer y Carlos Acuña, el triunvirato de la CGT

Son los hombres propuestos para la directriz de la central obrera unificada desde el 22 de agosto, lo que ya generó algunas críticas en sectores del sindicalismo.

La "mesa chica" que integran los referentes de las tres centrales sindicales ya decidió que Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña sean los hombres que integren un triunvirato directriz de la CGT unificada desde el 22 de agosto, lo que generó algunas críticas en los sectores del movimiento obrero que adscriben a otras corrientes y procuran que la Confederación tenga otro perfil y un formato diferente.

Esa "mesa chica" decidió con un mes de anticipación, que un triunvirato de transición integrado por aquellos tres dirigentes conduzca los destinos de la CGT única.

De inmediato surgieron las críticas desde el Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA) del taxista Jorge Viviani, que impulsa como candidato a la secretaría general al ferroviario Sergio Sasia, y desde la Corriente Federal y el Núcleo del Movimiento de los Trabajadores Argentinos (MTA), que ratificó esta semana al bancario Sergio Palazzo como "prenda de unidad" del conjunto.

Las negociaciones y el diálogo intersectorial continúan y no son pocos quienes afirman que los referentes de las CGT Azopardo, Alsina y Azul y Blanca "juegan verdaderamente con fuego", mientras otros exponentes rechazan "una metodología tradicional y pasada de moda" y algunos se oponen a la constitución de un triunvirato e impulsan "el respeto total al estatuto obrero a partir de un único secretario general y 35 dirigentes en el consejo directivo".

"Los hombres elegidos por esa 'mesa chica', a un mes del Congreso Normalizador de Obras Sanitarias, no representan a la totalidad del movimiento obrero, que debe darse un debate y construir una agenda programática para debatir los grandes temas. La unidad sindical es demasiado grande para que la adopción de semejantes determinaciones recaiga en algo tan pequeño", espetaron de inmediato el Núcleo del MTA, el MASA y algunas regionales.

Sin embargo, ninguno de los dirigentes con real poder en el sindicalismo se preocupó por salir a polemizar con los referentes de esos sectores, acaso porque el triunvirato ya fue decidido y "no tiene marcha atrás", señalaron varios voceros.

Hugo Moyano, Antonio Caló y Luis Barrionuevo, quienes decidieron apartarse de la futura conducción, pero continúan influyendo en el diálogo y el tire y afloje de las negociaciones, parecen decididos a no retroceder con los nombres del difundido triunvirato.
Fuente:

Más Leídas