País País
viernes 26 de febrero de 2016

Imputaron a policías por exigir coima a jóvenes con droga para no detenerlos

Los efectivos les pidieron dos mil pesos, pero rebajaron la coima a mil pesos cuando los jóvenes les dijeron que era todo lo que tenían.

Un grupo de policías fueron imputados por un fiscal federal por exigir coimas a dos jóvenes que circulaban en moto por Capital Federal y a quienes le encontraron marihuana encima a cambio de no detenerlos.

El hecho tuvo lugar el 20 de marzo del año pasado por la tarde cuando Luciano Benzaquen e Ignacio Chiacchiera descendieron de una moto marca Yamaha en la intersección de las calles Blanco Encalada y Miguelete, en el barrio porteño de Belgrano, al ser interceptados por una motocicleta de la Policía Federal.

El policía federal Martín Alberto Pardo les exigió la documentación del rodado, y al ser requisados les encontraron en el interior de una mochila un trozo de marihuana.

Al poco tiempo llegó al lugar otra motocicleta de la Policía Federal, en la cual se trasladaban los efectivos Gustavo Alejandro Gigena y Diego Luis Martínez.

Así hicieron una requisa más exhaustiva y les encontraron más marihuana en la zapatilla de uno de los jóvenes.

Los policías les dijeron que iban a ir presos, y uno de ellos comenzó a entablar una conversación con intención de recibir un soborno.

"¿Te animás a dos lucas?", le dijo uno de los policías, en tanto que otro le preguntó a uno de los jóvenes: "¿cuánto vale tu libertad?".

Pero el motociclista les dijo que no podía conseguir esa suma, y un policía le rebajó la suma del soborno en mil pesos.

Así los jóvenes, luego de ir a buscar dinero a su domicilio, les dieron a los policías un total de mil pesos.

Según la investigación realizada por el fiscal Federico Delgado, la información aportada por el Ministerio de Seguridad de la Nación en donde hace saber que durante el momento en que se desarrollaron los hechos, el sistema satelital GPS, los vehículos de la Policía Federal estuvieron en el lugar donde ocurrieron los hechos.

"El hecho encuentra asidero en los elementos concretos que permitieron su reconstrucción histórica de acuerdos al relato de los denunciantes, pero también gracias a la información obtenida que no deja lugar a duda sobre el encuentro que existió entre los imputados y los denunciantes", según Delgado.

"Se logró demostrar que los imputados, en su carácter de personal policial, tras requisar a los damnificados y hallar un material prohibido por la ley, hicieron un mal uso de las facultades que el desempeño esa función asigna y obtuvieron un pago indebido", según Delgado.

El fiscal Delgado le pidió al juez federal Sebastián Casanello el procesamiento de los policías Martínez, Gigena, Pardo y Navarro.
Fuente: Noticias Argentinas

Más Leídas