País País
jueves 01 de diciembre de 2016

Imputaron por maltrato animal al director del Zoológico de Córdoba

Tras un peritaje en el zoológico, se determinó que algunos de los animales llevan hasta ocho meses encerrados en celdas individuales reducidas, aparentemente, por cuestiones económicas.

El director del Zoológico de la ciudad de Córdoba fue imputado por presunto maltrato animal en torno a ejemplares enjaulados en espacios reducidos y sometidos a condiciones de estrés.

La medida fue tomada por el fiscal Carlos Matheu, afectó al director del establecimiento, Daniel Villarreal, y se tomó en base a una denuncia realizada por el abogado Cristian Casas Cassataro y el biólogo Raúl Márquez.

El fiscal también intimó a solucionar la situación al estado provincial y la empresa que tiene la concesión del establecimiento, según el portal de La Voz del Interior.

De acuerdo con la imputación, el estrés, la frustración y la disminución del sistema inmunitario son algunos de los padecimientos de especies al estar enjauladas en espacios muy reducidos.

Entre otros, se encuentran internados un oso cachorro, un tigre, dos pumas, un gato montés, dos zorros, un carpincho, un lagarto overo, un yaguarundí, dos mayuatos, un gato pajonal y una oca.

Tras un peritaje en el zoológico, se determinó que algunos de los animales llevan hasta ocho meses encerrados en celdas individuales reducidas, aparentemente, por cuestiones económicas.

El fiscal advirtió que los animales que padecen esta situación no son exhibidos al público pese a que "no padecen enfermedad alguna" y están confinados en el hospital del zoológico.

Matheu le tomó este jueves declaración a Villarreal e intimó a la empresa consultora e Insumos Agropecuarios, concesionaria del zoológico, a que proceda al traslado urgente de los animales en esa situación.

También tomó la misma medida en cuanto al director de Fauna de la Secretaría de Ambiente y Cambio Climático de la Provincia, con el fin de que los animales provenientes del tráfico ilegal sean devueltos a la naturaleza.

"Si no se los puede liberar, porque están viejos u otra razón, tienen que estar en un lugar apto. Por ejemplo, un santuario. Hay en Brasil, varios en Argentina", advirtió el fiscal.

Entre otros casos, se nombró a un viejo oso confinado hace años en una celda pequeña, o a un cóndor lastimado, que se recuperó, pero no puede desplegar sus alas por lo reducido del lugar en el que se encuentra confinado
Fuente: Noticias Argentinas

Dejanos tu comentario

Más Leídas