País - Guillermo Moreno Guillermo Moreno
lunes 11 de julio de 2016

Guillermo Moreno coquetea con Massa para las legislativas de 2017

"Si Massa se desabrocha un botón del saco, deja de acompañar a Macri a Davos y empieza a tener pensamientos como le estoy escuchando últimamente, puede estar adentro en el 2017".

El ex secretario de Comercio Guillermo Moreno deslizó este domingo que el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, puede "estar adentro" del peronismo en la propuesta del 2017, pero aclaró que para ello tiene que "dejar de acompañar" al presidente Mauricio Macri a Davos como lo hizo a principios de año.

"Si Massa se desabrocha un botón del saco, deja de acompañar a Macri a Davos y empieza a tener pensamientos como le estoy escuchando últimamente, puede estar adentro en el 2017", remarcó el ex funcionario kirchnerista en declaraciones a una radio porteña.

Al respecto, consideró que el massismo está comenzando a despegarse del Gobierno para acercarse a posiciones "razonablemente críticas".

"Los economistas cercanos a Massa están razonablemente críticos. Lavagna fue el único que se atrevió a decir que Prat Gay es un mamarracho como dije yo", destacó.

En otro orden, Moreno mencionó a la ex presidenta Cristina de Kirchner, al ex ministro de Transporte Florencio Randazzo y al ex gobernador bonaerense Daniel Scioli dentro del lote de "dirigentes de primer nivel" que podrían liderar los próximos desafíos electorales que tiene por delante el peronismo.

"Dentro de los dirigentes de primer nivel hay unos primeros que otros, entre ellos está Cristina. Todos los gobernadores, diputados, intendentes, todos los que tienen cargos institucionales están en ese peronismo pero también está Scioli y Randazzo, sin ninguna duda", resaltó.

Moreno enfatizó que Cristina de Kirchner es "la dirigente que más votos tiene en términos individuales", por lo que consideró que "sería una pena que no estuviera" sentada en la "mesa" de quienes aspiran a llevar las riendas del peronismo en los retos electorales de los años venideros.

"En esa mesa tiene que estar Cristina y esa es mi voluntad. No sé cuál su voluntad, lo va a ir expresando a medida que avance. Es la dirigente que más votos tiene en términos individuales, sería una pena que no estuviera", fundamentó.

En este contexto, afirmó que tras la derrota que le propinó el macrismo el año pasado, "el peronismo todavía se está reorganizando" y que "las elecciones van a empezar a resolver" la interna.

"La tapa de los diarios se la llevar quien gane la senaduría", vaticinó, en tanto que apuntó que el objetivo debe ser "recuperar los votos del 6 u 8 por ciento de los peronistas que no votaron a Scioli en 2015" y que fueron claves en la caída del Frente para
la Victoria ante la coalición Cambiemos.
Fuente:

Más Leídas