País País
martes 15 de marzo de 2016

Griesa fijó la forma de pago a los fondos buitres y rechazó cualquier posibilidad de embargo

La decisión fue tomada mientras en Argentina se debate acaloradamente en la Cámara de Diputados la derogación de la ley Cerrojo y de Pago Soberano

En simultáneo con el debate en Diputados por la deuda, el juez Thomas Griesa dió hoy una clara señal a la Argentina de que evitará cualquier intento de traba al acuerdo con los fondos buitre y advirtió que tiene la facultad de "negar" pedidos de embargos.

"Cualquier intento de embargar o interferir de alguna manera con los fondos destinados al pago de los acuerdos alcanzados entre Argentina y sus acreedores será considerado como contrario al interés público", dijo Griesa en la resolución, en la cual también se estableció el mecanismo de pago a fondos buitre y holdouts.

El magistrado dictó la medida en el mismo momento en que en la Cámara Baja se discutía acaloradamente sobre el proyecto del Gobierno para derogar la ley Cerrojo y de Pago Soberano que
habilitará el acuerdo con los fondos buitre.

Fuentes del Ministerio de Hacienda y Finanzas, señalaron que la decisión de Griesa "claramente protege a la República de intentos de embargo o intervención por parte de los acreedores que no están
aceptando la propuesta".

Los voceros consideraron también que la orden judicial "genera un incentivo adicional para aceptar la propuesta porque explicita aún más el apoyo de la Corte" a las negociaciones entre Argentina y los fondos buitre.

Además, remarcaron que "quita riesgos al interés de participación en la operación de la nueva colocación de bonos" que debe realizar la Argentina para pagar las deuda.

Según lo fijó el magistrado y previamente acordado por el Gobierno y los acreedores, los bancos habilitados para concretar los pagos serán el BONY -agente fiduciario de la Argentina-, Wells Fargo, State Street, Goldman, JPMorgan, TD Bank, Bank of Nova Scotia, HSBC y Citi.

En su resolución, Griesa redactó seis páginas de instrucciones sobre cómo la Argentina deberá abonar a los acreedores, teniendo como plazo máximo el 14 de abril, que también fue negociado con el mediador Daniel Pollack.

El punto de mayor relevancia en el documento de Griesa es la advertencia respecto de la facultad que tiene para rechazar algún pedido de embargo por parte de los fondos buitre.

En ese punto, en lo que podría constituir una señal para el Gobierno, Griesa alertó que el tribunal que encabeza "puede negar acciones" que tengan efectos "sustantivos sobre las finanzas de la República o su acceso al mercado de capitales".

Con esa aclaración, el magistrado dejó en claro que tiene la potestad para homologar el acuerdo y evitar nuevas restricciones que compliquen la salida de Argentina a los mercados o que se embarguen bienes.

También surge del escrito que la Argentina pidió a la Corte de Apelaciones una audiencia para tratar los requerimientos de los holdouts en la semana del 4 de abril.

A su vez, el 21 de marzo la Argentina presentará escritos contra las apelaciones presentadas, mientras que el 25 de marzo será el turno de las respuestas de los holdouts.

Durante la semana pasada, la Cámara de Apelaciones suspendió un fallo de Griesa por el cual promete levantar el stay una vez que la Argentina derogue las dos leyes y pague a los buitre.

Fuente: NA
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas