País - Alberto Nisman Alberto Nisman
sábado 10 de junio de 2017

Graciela Ocaña: "Yo creía en Cristina y me decepcionó"

Lo dijo en Mendoza la ex diputada nacional y actual legisladora de la Ciudad de Buenos Aires, aliada del PRO.

Fue titular del PAMI durante la presidencia de Néstor Kirchner y ministra de Salud de la presidencia de Cristina Kirchner. Los conoció, los trató, creyó en ellos, tal cual lo dijo, anoche y también se desilusionó, a tal punto que no dudó en describirlos como líderes totalmente alejados del interés general y del pueblo.
Durísima con ambos pero sobre todo con Cristina, la ex legisladora nacional Graciela Ocaña disparó anoche contra la ex mandataria nacional y afirmó: "Ella cree que la política es para hacer plata, para ganar plata y no un servicio para la ciudadanía".

Aseveró que la ex presidenta quiere volver a la política pero no por algún proyecto político en especial sino por su situación: "Cristina está buscando ahora dar pelea electoral por su propia protección, por eso quiere postularse y ser candidata".

Así lo afirmó anoche Graciela Ocaña en el salón Islas Malvinas, de la Municipalidad de Las Heras, durante la presentación de su libro Contra la corrupción, en el cierre del ciclo con escritores que organizaron Grupo América y Grupo Planeta.

Ocaña sentenció que "se puede dar la batalla contra la corrupción" y que hacerlo depende de tener decisión política".

Recordó que mientras estuvo al frente del PAMI, saneó la obra social de los jubilados, desmanteló "los negociados que tenían los sindicatos y los proveedores", los denunció a la Justicia y dejó la mutual "con un ahorro de U$S1.000 millones que Cristina los usó para financiar el Tesoro Nacional y el Fútbol para Todos y no para la salud de los jubilados".

Contó que "cuando Cristina me ofreció el Ministerio de Salud yo creía en ella porque la conocía del Congreso y había sido una diputada que había luchado contra el poder y la corrupción. Me decepcionó".

Pero ya al frente del Ministerio de Salud de la Nación, "me encontré con que todos los proveedores que había echado del PAMI y los había denunciado a la Justicia eran ahora proveedores del ministerio. Los denuncié nuevamente y eso impactó muy fuerte dentro del gobierno porque mientras yo los denunciaba, Néstor Kirchner los recibía en Olivos, y mientras yo desmontaba los negocios de Hugo Moyano, él era un aliado del gobierno".

Ocaña dijo que el quiebre con la ex presidenta fue "cuando descubrimos la mafia de los medicamentos y denunciamos al titular de la Bancaria, Juan José Zanola, que logramos que estuviera tres años preso".

"Entonces –continuó– le dije a Cristina que había que ir a fondo contra el sindicalista y ella me contestó en desacuerdo que el compañero Zanola hizo un gran aporte a nuestra campaña. Esa situación definió mi salida. Supe que me tenía que ir".

Detalló que el sistema de retornos o coimas en el PAMI era tan brutal que no había modo que funcionara la obra social: "Los retornos que exigían los funcionarios tenían un piso del 20%. Cuando yo entré, el costo de las licitaciones para las compras de medicamentos bajó entre 20% y 40%. La diferencia era dinero que iba al bolsillo de los que manejaban el PAMI".

Precisó que los nichos de corrupción son la obra pública, las compras y las contrataciones del Estado.
También cuestionó al sistema de Justicia y sin vueltas señaló que "el problema en la Argentina es que nadie va preso".

No dudó en calificar la muerte del fiscal Alberto Nisman: "Obviamente hubo intención de encubrir. Si en dos semanas no podés decir que una persona se suicidó es porque la asesinaron".

Y dijo que el escándalo de "Odebrecht es un desafío para dar un golpe a la corrupción y que la Justicia tiene que encontrar una forma de permitir que la multinacional aporte los nombres de a quiénes pagó los U$S35 millones en coimas. Para que no haya impunidad".
Fuente:

Más Leídas