País País
martes 19 de septiembre de 2017

Fue sobreseído José Gómez Centurión, jefe de la Aduana

Estaba acusado de hacerse de pruebas en el caso "mafia de los contenedores". El derecho de la prensa a no revelar fuentes fue decisivo.

La Sala II de la Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional Federal confirmó el sobreseimiento del director de la Aduana José Gómez Centurión, en una causa en la que se lo había denunciado por el acceso a elementos de prueba obtenidos de forma ilícita.

Los jueces Martín Irurzun y Eduardo Farah confirmaron la resolución del juez federal Marcelo Martínez de Giorgi tras una denuncia presentada por el empresario Miguel Paolantonio, quien está siendo investigado en el fuero penal económico en un expediente en el que está imputado –junto a otras personas– por maniobras de contrabando de mercadería ingresada ilegalmente al país.

Paolantonio, que impulsó la denuncia contra el funcionario por los delitos de violación de secretos, abuso de autoridad, falso testimonio y encubrimiento, alegó que Gómez Centurión accedió a elementos obtenidos en forma ilícita (correos electrónicos, capturas de pantalla, etc.), cuyos contenidos fueron acompañados a esa pesquisa por un periodista.

Para descartar la posibilidad de proseguir con la investigación, la Cámara señaló "inconsistencias" en el relato de Paolantonio, que surgían al confrontarlo con los datos que constaban en el expediente que lo tiene por imputado por contrabando, lo que echaba por tierra las premisas de su hipótesis criminal, indicó el Centro de Información Judicial.

Pero, principalmente, se llegó a esa conclusión en aplicación de la doctrina de ese tribunal sobre el derecho a no revelar las fuentes periodísticas: de hecho, en el marco de la causa contra la presunta banda delictiva conformada por los hermanos Paolantonio (que traía mercadería importada desde China con falsos datos) declaró el autor de los artículos, Matías Longoni y aportó copias de las decenas de documentos y copias que había colectado, entre ellos algunas impresiones de intercambios de correos entre los supuestos involucrados en el contrabando y terceros.

Los jueces remarcaron que "es claro que la negativa de Longoni a revelar su fuente afecta seriamente a la pretensión que desde un inicio planteó la querella, tanto en lo relativo a su hipótesis sobre el modo de obtención de las evidencias, como a cualquier posibilidad de procurar alguna vía de averiguación que tienda a conocer si alguien tuvo acceso previo a aquellas, además del periodista".
Fuente:

Más Leídas