País - Francisco Francisco
viernes 08 de julio de 2016

En una misa por la independencia, un cardenal pidió en Roma por "una Patria que no descarte hermanos"

El religioso recordó el recorrido de los 200 años desde el 9 de julio de 1816 como "años de crecimiento, de marchas y contramarchas, de incomprensiones y de reconciliación, de abundancias y de carencias".

En una misa que celebró este viernes en Roma por los 200 años de la declaración de la Independencia de nuestro país, el cardenal argentino Leonardo Sandri pidió "una Patria que integre y no descarte a ningún hermano".

El religioso recordó el recorrido de los 200 años desde el 9 de julio de 1816 como "años de crecimiento, de marchas y contramarchas, de incomprensiones y de reconciliación, de abundancias y de carencias".

En la misa celebrada en la Iglesia Argentina de la capital italiana, convocada por la embajada ante la Santa Sede con el apoyo de las representaciones ante Italia y la organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, el cardenal agradeció "por una Argentina hecha por Dios próspera y generosa".

Junto al también prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales concelebraron la misa el canciller de la Pontificia Academia de Ciencias, Marcelo Sánchez Sorondo, monseñor Guillermo Karcher y el secretario privado del papa Francisco y Oficial de la Congregación para los Obispos, Fabián Pedacchio, entre otros.

"Por todo ese pasado de logros y dificultades, de luces y de sombras, damos gracias a Dios, respetando el Estado de derecho, respetando la libertad de opinión y de las opciones políticas, la paz, la Justicia y la democracia, luchando contra la corrupción y respetando siempre la dignidad de la persona humana", agregó Sandri.

"Nuestro futuro promisorio se apoya en la riqueza humana de nuestros mayores, de nuestros conciudadanos, de nuestras familias, en el animo de nuestros niños y jóvenes, de nuestros abuelos, empresarios y trabajadores", aseveró el cardenal en la ceremonia que fue el inicio de una serie de festejos que las tres embajadas argentinas en Italia y el Vaticano harán con motivo de los 200 años de la Independencia.

"Será posible una patria siempre independiente y acogedora que integre y no descarte a ningún hermano. Recordamos a los que menos tienen, y son víctimas del descarte, del abuso y del narcotráfico", agregó.

Durante su homilía, Sandri destacó "dos momentos de importancia y trascendencia para la historia de Argentina". El primero fue la "paz con Chile, fruto de la mediación de San Juan Pablo II,", por la que pidió rezar "por la hermandad con los pueblos iberoamericanos".

Además, recordó que "de nuestro pueblo ha surgido en 2013 el obispo de Roma en la amable figura del papa Francisco. ¿Cómo no ver en su figura que Dios ilumina nuestra Patria?", se preguntó antes de recordar a la Virgen de Luján y al próximamente santo cura Brochero.

Tras la homilía de Sandri, el embajador ante la Santa Sede Rogelio Pfirter destacó el mensaje del purpurado y enfatizó el "tiempo de renovada esperanza" que se vive en la Argentina.

En ese marco, rescató el mensaje que el presidente Mauricio Macri envió al papa Francisco el pasado 29 de junio, día del Pontífice, ratificando el compromiso del gobierno con muchas de las banderas que mantiene Su Santidad, que son "ejes centrales" del Gobierno.

"Amemos al papa y oremos por él", pidió el diplomático tras recordar "el clamor de la sociedad por el pleno respeto de la ley, la eliminación dela pobreza, la vigencia irrestricta de los Derechos Humanos", entre otros temas.
Fuente: Télam

Más Leídas