País País
miércoles 08 de febrero de 2017

El primer ahijado de Macri será catamarqueño

El padrinazgo no crea derechos ni beneficios de naturaleza alguna en favor del ahijado ni de sus parientes, pero tiene un gran significado simbólico.

El presidente Mauricio Macri será padrino de un niño nacido en el Hospital "Dr. Liborio Forte" de la localidad catamarqueña de Recreo, ya que el pequeño es el séptimo hijo varón de la familia Orozco y de acuerdo a la tradición argentina debe ser ahijado del mandatario nacional.

Josué Agustín es hijo de Carina Chaves y Carlos Orozco, una humilde familia de esa región perteneciente al departamento La Paz, situada a unos 200 kilómetros de San Fernando del Valle de Catamarca.

Esta práctica, que nació como costumbre y que en 1974, se institucionalizó cuando se sancionó la Ley 20.843 que consagra el "Padrinazgo Presidencial" para el séptimo hijo del mismo sexo (varón o mujer) y otorga al ahijado/a un aporte económico anual, una beca, que se efectúa a través del Banco de la Nación.

La costumbre proviene de los zares de Rusia, pero en esta parte del mundo surgió para contrarrestar una leyenda oscura que supuestamente afectaba al séptimo hijo y que lo convertía en Lobizón, una suerte de hombre-lobo de la mitología popular.

El padrinazgo no crea derechos ni beneficios de naturaleza alguna en favor del ahijado ni de sus parientes, pero tiene un gran significado simbólico.

Actualmente hay en Argentina un promedio de 300 padrinazgos anuales, de los cuales sólo el 30 por ciento corresponde a mujeres. El papá del pequeñó Josué Agustín solo hace "changas", y actualmente la familia vive en una precaria vivienda de la abuela paterna.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas