País País
jueves 14 de julio de 2016

El Obelisco fue el epicentro de las protestas contra el aumento de tarifas

En Twitter, desde temprano se convocó con el hasthag "Ruidazo" a manifestarse haciendo ruido, no necesariamente con cacerolas, en contra de los recientes ajustes tarifarios implementados por el gobierno.

Agrupaciones sociales, políticas, y personas que llegaron por iniciativa individual, manifestaron hoy en el Obelisco y en varios puntos del país contra el tarifazo del gobierno de Mauricio Macri, tras una convocatoria que, si bien estaba pautada para las 20, comenzó cerca de las 18, con la presencia de partidos de izquierda.

Desde las 18, dos horas antes de la hora pautada para la convocatoria, agrupaciones de izquierda como el Partido Obrero, el MST, el Nuevo Más, y también movimiento sociales como el Frente Darío Santillán y la Tendencia Piquetera Revolucionaria, se concentraron en el Obelisco -epicentro de la protesta en la Capital Federal-, para reclamar por el llamado "tarifazo".

Allí, se montaron carpas y hasta un muñeco de un metro y medio de alto de papel maché que sostenía un cartel que rezaba "Macri, pará la mano" mientras comenzaban a llegar de a poco y en grupos reducidos, algunas familias que, todavía en silencio, esperaban una mayor convocatoria para sacar los implementos de cocina y también de cotillón.

Es que en la red social Twitter, desde temprano se convocó con el hasthag "Ruidazo" a manifestarse haciendo ruido, no necesariamente con cacerolas, en contra de los recientes ajustes tarifarios implementados por el gobierno.

El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren fue uno de los blancos de los carteles caseros, pancartas y gritos que pedían su renuncia, mientras se multiplicaban las acusaciones al gobierno por algunas de las medidas tomadas desde el inicio de la gestión.

"Muchas familias estamos 'en patas y en remera' porque nuestros hijos no tienen ni para abrigarse ni para ponerse zapatillas, ni siquiera para ir a la escuela, y ahora se nos van nuestros sueldos en el agua y la luz, porque nosotros ni siquiera tenemos conexión de gas natural", cuestionó Silvia, del Movimiento Brazo Libertario, quien llegó a la marcha junto con un grupo de unas 200 personas provenientes de barrios del sur del conurbano bonaerense.

La mixtura de personas observadas en el Obelisco coincidió con los reclamos que se multiplicaban, tales como los de Gladys, una jubilada del barrio de Recoleta que sostuvo que "mucha gente está gastando ahorros de toda la vida para poder mantenerse, después de que nos han llegado boletas de gas de más de 2000 pesos".

Mientras que Guillermo, oriundo de Campana, viajó a Buenos Aires para reclamar por la pérdida de su trabajo, y Susana, de Adrogué, se hizo presente en el Obelisco porque "los tarifazos están matando a las Pymes, y los comercios están cerrando por la cantidad de productos importados que están llegando".

Si bien la convocatoria tuvo relativo éxito antes de la hora pautada, no se vio en las calles principales del microcentro a comerciantes con carteles en reclamo, tal como se había pautado para las 18; incluso, a esa hora el movimiento céntrico era el típico de cualquier día de semana.

"Yo voté a Macri esperanzada, porque nos proponía un cambio, pero pensé que ese cambio iba a ser para bien, para que los argentinos estemos unidos; sin embargo, ahora discutimos con los vecinos porque a algunos nos llegó una locura en la boleta del gas y a otros, apenas llegaban a los 100 pesos", contó Mirtha, de San Cristóbal.

A partir de las 20, pese a la persistente llovizna, sobre las calles linderas al Obelisco, el ruido de cornetas y bocinazos anunció la llegada de más público a la manifestación, que tuvo sus réplicas en varios puntos de la Capital Federal y también del país.
Fuente: Télam

Más Leídas