País País
martes 12 de abril de 2016

El FMI prevé recesión este año y crecimiento de 2,8% en 2017 en Argentina

El FMI aseguró que "los esfuerzos en marcha por corregir los desequilibrios macroeconómicos y las distorsiones microeconómicas en Argentina, han mejorado las perspectivas de crecimiento a mediano plazo".

El Fondo Monetario Internacional (FMI) sostuvo hoy que las proyecciones del PIB real para Argentina en el 2017 son un alza de 2,8 puntos, mientras que durante este año "el ajuste probablemente genere una recesión" que llevaría a un crecimiento negativo (-1%).

En la publicación de un nuevo reporte sobre las "Perspectivas de la Economía Mundial", el FMI aseguró que "los esfuerzos en marcha por corregir los desequilibrios macroeconómicos y las distorsiones microeconómicas en Argentina, han mejorado las perspectivas de crecimiento a mediano plazo".

En lo que hace a precios al consumidor, el organismo multilateral proyecta 25% para fines de este año y 20% para finales del 2017, aclarando que el nuevo gobierno expresó que considera que el Índice de Precios al Consumidor Nacional actual "es defectuoso y anunció su determinación de discontinuarlo y mejorar la calidad de las estadísticas del IPC".

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, "reportará el Board sobre este tema nuevamente el 15 de julio de 2016", agregó el anexo del reporte.

Para América Latina y el Caribe, el Fondo prevé un crecimiento global negativo de -0,5% en 2016 por segundo año consecutivo, cambiando el escenario en 2017 cuando diagnostica que la actividad económica se fortalecerá en todos los países de la región con un crecimiento de hasta 1,5%.

Con diferencias sustanciales entre regiones y países, América del Sur continúa "sufriendo los profundos efectos de la disminución de los precios de las materias primas", mientras que por su parte, México, América Central y el Caribe se están beneficiando de la recuperación de Estados Unidos y, en la mayoría de los casos, de la caída de los precios del petróleo.

México continuaría creciendo a un ritmo moderado de 2,4% en 2016 y 2,6% en 2017 debido a la vigorosa demanda interna privada y a los efectos de contagio generados por una robusta economía estadounidense, aseguró el reporte.

Brasil, en cambio, prevé una nueva contracción del producto de 3,8% en 2016 (sumada a la de 3,8% en 2015), con una recesión afectando en el empleo y en los ingresos reales, y un contexto interno de incertidumbre que limitan la capacidad del gobierno para formular y ejecutar políticas.

"Como muchos de los shocks profundos ocurridos en 2015-16 se habrán desvanecido y gracias al debilitamiento de la moneda, se proyecta que el crecimiento pasará a terreno positivo en 2017", detalló el documento.

Entre los países sudamericanos exportadores de petróleo, la desaceleración proyectada de la actividad de Colombia (con una moderación del crecimiento a 2,5% en 2016, tras el 3,1% de 2015) refleja el bajo nivel de los precios del petróleo, así como el endurecimiento de las políticas macroeconómicas y las condiciones financieras.

Venezuela, por su parte, "seguirá sufriendo una profunda recesión en 2016 con una contracción proyectada del producto de 8%, tras la de 5,7% en 2015, en medio de la incertidumbre política en un momento en que los nuevos retrocesos del precio del petróleo han recrudecido los desequilibrios y las presiones macroeconómicas, incluida una tasa de inflación promedio que rozaría 500% en 2016", aseguró el FMI.

Las perspectivas de Ecuador "son sumamente inciertas y dependen de la disponibilidad de financiamiento externo", con una contracción del producto en 4,5% para este año", concluyó el reporte.
Fuente:

Más Leídas