País País
domingo 13 de marzo de 2016

El déficit de viviendas es de 3,5 millones, según el gobierno nacional

Es la estimación oficial que hace el gobierno. El Procrear tendrá cambios. Esperan inversiones del exterior para activar al sector

El subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Nación, Ivan Kerr, estimó que el déficit habitacional ronda las 3,5 millones de viviendas, y aseguró que varios organismos multilaterales de crédito esperan prestarle a la Argentina para paliar sus necesidades habitacionales.

El funcionario también sostuvo que el plan de crédito para la vivienda Procrear no tendrá más sorteos públicos, sino que segmentará a los beneficiarios según su vulnerabilidad.

En diálogo con el sitio especializado Reporte Inmobiliario TV, Kerr explicó que, según sus cálculos, el déficit habitacional es del 25,4%, lo que significa que afecta a 3,5 millones de hogares, de los cuales 2 millones son problemas de calidad de vivienda existente y 1,5 millones son la cantidad de viviendas que se necesitan construir.

Sobre la ayuda de organismos multilaterales de crédito, dijo que "todos están ansiosos por prestarle a la Argentina", y lamentó que actualmente "el país devuelve más en intereses de crédito de lo que recibe de préstamos".

Indicó que "todo está sujeto a que la Argentina recomponga su relación con el mundo, que arregle el tema de holdouts que nos deja en default técnico" para que así se pueda acceder al crédito.

Describió que los créditos provenientes de organismos multilaterales a tasa blanda generalmente se orientan a la urbanización de villas y asentamientos, aunque también los organismos "están dispuestos a dar capital semilla para que se pueda generar un nuevo mercado de crédito hipotecario", describió.

Dijo Kerr que la Subsecretaría a su cargo arrastraba una deuda de cuatro o cinco meses, y en obra pública se adeudaban 8 mil millones de pesos y en vivienda 4 mil millones.

"Nos estamos poniendo al día con la cancelación de esos pagos, que nos toman parte del Presupuesto 2016", afirmó.

"Lo curioso es que en los últimos cuatro años se aumentó el presupuesto de vivienda pero sin embargo el déficit habitacional continúa siendo estructural, lo que obliga a repensar los programas, el abordaje, el rol de las provincias y municipios y buscar ser más eficientes", indicó.

En materia de déficit, Kerr dijo que "el diagnóstico habla de una discrecionalidad absoluta a la hora de asignar los fondos que existían, sin medir ningún tipo de parámetro objetivo de por qué se derivaban fondos a tal provincia".

Sobre el plan Procrear, celebró que ahora la Subsecretaría participe de su elaboración, porque en la anterior administración pasaba por la Anses, el Ministerio de Economía y el Banco Hipotecario.

"El Procrear terminó siendo la principal política habitacional del Estado y no pasaba por la Secretaría de Vivienda", graficó.

"Ahora estamos sentados en esa mesa y trabajamos en cómo mejorar el programa. El fondeo no puede ser a pérdida. El crédito hipotecario es una solución claramente rentable. Hay que subsidiar a los sectores más vulnerables, pero los sectores medios tienen que poder acceder a una cuota pagable con sus ingresos", opinó.

Dijo que el plan terminaba "mal subsidiando" ya que llevaba la cuota del crédito hipotecario a una tasa muy baja destinada a sectores que no necesitaban ese subsidio, y los sectores de más bajos ingresos no eran sujetos de crédito y no podían acceder al programa.

"Nos interesa segmentar bien a los diferentes beneficiarios y no hacer sorteos, sino adjudicación por puntaje según la vulnerabilidad. Si hay un subsidio por parte del Estado que no se lo lleve el que no lo necesita", indicó.

Sobre la implementación de planes de créditos hipotecarios y el uso de la metodología de Unidad de Fomento o Unidad de Cuenta como se usa en Chile, sostuvo que "la estamos estudiando bastante", al igual que programas basados en el ahorro en metros cuadrados."Estudiamos series estadísticas para ver cuál es el coeficiente que mejor mantiene la relación cuota-ingreso. En un país que tiene prácticamente nulo el acceso al crédito, en los primeros años va a tener que existir un componente de subsidio por parte del Estado al capital o a la tasa", reconoció.

"En la medida que se atenúe la inflación también nos va a permitir que los miedos que puedan provocar estos desajustes pasen a ser más normales", indicó.

Fuente:

Más Leídas