País País
viernes 07 de octubre de 2016

El Congreso de la Conadu aseguró que "el presupuesto 2017 quiere condicionar las paritarias"

Los docentes universitarios consideraron que el proyecto incluyó "una pauta de aumento salarial para 2017 del 17 por ciento y obvió el actual reclamo para compensar la pérdida de poder adquisitivo".

El Congreso Extraordinario de la Confederación Nacional de Docentes Universitarios (Conadu) aseguró hoy que el presupuesto del sector enviado por el Ejecutivo al Congreso procura "condicionar" las negociaciones paritarias de 2017 para determinar "un techo" y, además, "sostiene y consolida la subejecución y el ajuste producido en 2016", indicó el gremio.

El Congreso de la organización, que lidera Pedro Sanllorenti, deliberó hoy en el Hotel Castelar de Buenos Aires, en la Avenida de Mayo y Lima, y expusieron al respecto Yamile Socolovsky, directora del Instituto de Estudios y Capacitación del gremio (IEC), y Adolfo Medalla, del Sindicato de Docentes de la Universidad Nacional de Cuyo (Siduncu), entidad de base en esa casa de altos estudios (UnCuyo), informó un comunicado de prensa.

Los docentes universitarios consideraron que el proyecto incluyó "una pauta de aumento salarial para 2017 del 17 por ciento y obvió el actual reclamo para compensar la pérdida de poder adquisitivo".

También señalaron su "preocupación" por "el virtual congelamiento de las plantas docentes de las universidades, ya que un párrafo del artículo 12 explicitó que los aumentos salariales del año próximo fueron estimados sobre la base de la planta docente y no docente existente, que solo será modificada con autorización de la Secretaría de Políticas Universitarias" (SPU), puntualizaron.

Para el gremio, ello es "preocupante" en el marco de "un proceso de subejecución del presupuesto 2016, que afectó la disponibilidad de partidas para el pago a docentes y no docentes de carreras y nuevas unidades académicas, quienes aún no están comprendidos en las plantas de las instituciones y en las previsiones oficiales".

La Conadu expresó que existen indicios de "paralización" del proceso de expansión y fortalecimiento del sistema universitario público, porque "se proyectó una disminución del 70 por ciento en gastos para infraestructura y equipamiento; la reducción de las becas para estudiantes de bajos recursos (de 19.334 a 14.350); las de carreras prioritarias (de 31.394 a 20.935) y también se anularon incentivos para concluir la carrera de ingeniería".

Del mismo modo, subrayó que cambió "el destinatario de la política, y es importante observar qué clase de programas se sostienen y el desarrollo que implican esas iniciativas".
Fuente: Télam

Más Leídas