País País
lunes 07 de marzo de 2016

El apacible paisaje de la ciudad de Nogoyá

Entre Ríos. Tiene más de 30 mil habitantes que viven tranquilos y en armonía con su tradición y su historia arraigada a los ritos de la religión católica. Cerca hay arroyos y espacios verdes para disfrutar en paz.

La ciudad de Nogoyá (Entre Ríos) es una invitación para quienes quieran disfrutar de un buen fin de semana en familia, pareja o grupo de amigos, recorriendo sus calles tranquilas.

Está situada en la margen derecha del arroyo Nogoyá, que en lengua chaná se traduce como "agua brava" o, ciudad cabecera de departamento. Con más de 30.000 habitantes, y geográficamente casi en el centro de la provincia la hace accesible para visitarla ya que está a solo 103 kilómetros de Rosario, a través de la conexión vial Rosario-Victoria. Nogoyá es una ciudad con sentido solidario, de vida tranquila, perteneciente a la cuenca lechera y lugar de un gran desarrollo económico a través de su actividad rural.

Nogoyá al igual que una gran cantidad de ciudades del interior de Entre Ríos, es una ciudad no fundada. La tradición y la historia oficial cuentan que la ciudad se fue armando alrededor de la capilla allá por finales del siglo XVIII.

Es por eso que la ciudad tiene como fecha de fundación el día 16 de Julio de 1782, que en el santoral católico corresponde a la festividad de Nuestra Señora del Carmen, advocación mariana a la que el cura de la época, padre Fernando Andrés Quiroga y Taboada consagró la capilla.

Pueblo devoto
El crecimiento como ciudad siempre estuvo ligado al crecimiento de la devoción mariana que hasta el día de hoy se manifiesta de manera elocuente, siendo la fiesta de devoción popular más grande de Entre Ríos. El verdadero nombre de la ciudad es Carmen de Nogoyá. Esto la ubica como uno de los santuarios mas reconocidos de peregrinación del catolicismo argentino y cuya expresión mayor se vive justamente el 16 de julio.

La leyenda del Sapo de la Plaza Libertad
La ciudad tiene una particular leyenda que sostiene que en la plaza central hay enterrado un sapo, y que, si algún foráneo lo pisa en la visita por el pueblo, mágicamente decide volver a visitarla o instalarse para siempre.

La historia del sapito de la plaza se ha popularizado con asombrosa rapidez y tanto es así que en la actualidad cuando un contingente de turistas visita la Plaza Libertad se le incluye dentro del recorrido de los mismos narrándoseles la famosa historia del sapo, la cuál ha pasado a formar parte de la imaginaría popular y de la identidad como ciudad, tanto como la Virgen del Carmen o el arroyo, teniendo incluso una canción propia que forma parte del repertorio folclórico popular de esta ciudad entrerriana.

Artesanías
Los artesanos de Nogoyá son parte grande de la cultura a través de sus inigualables creaciones.
Las materias primas locales son la base de auténticas obras de arte. Desde las más simples piezas hasta reconocidos instrumentos como hermosas guitarras, así lo demuestran.

Entre las grandes obras de artesanía que se pueden observar en las calles de la ciudad se pueden mencionar el Monumento a los Caídos en Malvinas, ubicado en la intersección de San Lorenzo y Fray Retamar; Monumento al Jubileo 2000, en bulevar España y Belgrano, y el Monumento a Antonio Silio, atleta nogoyaense destacado en todo el mundo, ubicado en el comienzo del Paseo de los Puentes.
Fuente:

Más Leídas