País País
martes 23 de agosto de 2016

De Vido quedó al borde del juicio oral por la tragedia de Once

El pedido fue realizado ante el juez federal Claudio Bonadio. También abarca a Gustavo Simeonoff, exdirector de Renegociación de Contratos de Servicios Públicos.

El fiscal federal Ramiro González pidió este martes que el exministro de Planificación Federal Julio De Vido vaya a juicio oral y público por la tragedia ferroviaria de Once, en la que murieron 51 personas en febrero de 2012.

El pedido hecho ante el juez federal Claudio Bonadio también abarca a Gustavo Simeonoff, exdirector de la Unidad de Renegociación y Análisis de Contratos de Servicios Públicos (UNIREN).

El pedido de la Fiscalía se suma al que ya hicieron las querellas, reclamando también el segundo juicio oral y público por la tragedia, puesto que en un primer debate oral y público fueron condenados a seis y ocho años de prisión los exsecretarios de Transporte Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi.

De Vido está procesado por los delitos de "descarrilamiento de un tren agravado por resultar personas fallecidas y lesionadas y defraudación contra la administración pública por administración fraudulenta", además de haber recibido un embargo por 600 millones de pesos.

La Fiscalía valoró de las distintas declaraciones volcadas a la causa "la forma deficiente en la cual circulaban las formaciones de la línea Sarmiento y la forma de actuar de la empresa, a pesar de estar al tanto de la situación", lo cual "incidía directamente en la seguridad de los pasajeros".

Además, la Fiscalía evaluó comunicaciones entre el operador y el maquinista de una formación que circuló días antes del accidente y que tuvo problemas con los frenos, por lo que "ingresaría con precaución a Once" por esos defectos.

"Luego del trágico suceso investigado, aunque las formaciones continuaron circulando con problemas en sus frenos, se observan muchísimas menos conversaciones en las cuales se hace referencia a esta circunstancia, como así también aumentó el número de suspensiones de servicios por cuestiones que con anterioridad al hecho no se habían suspendido", agregó en el requerimiento al que accedió NA.

En ese sentido, expuso el fiscal que "las carencias de inversiones y mantenimiento apropiado en la infraestructura" se evidenció en que la formación tenía "freno largo, es decir que necesitaba mayor distancia para aplicar igual capacidad de frenado que otras formaciones", y que "sus coches presentaban en su mayoría mantenimiento diferido" así como "el conductor carecía de un sistema de medición de velocidad dentro de la cabina de conducción".

Al evaluar la responsabilidad de De Vido, la Fiscalía valoró que "en la empresa concesionaria se omitieron realizar las tareas de mantenimiento y sistemáticamente no se ejecutaron los planes que se encontraban obligados a cumplir, circunstancia que ocasionó un perjuicio económico al erario público, como consecuencia del grave deterioro de los bienes concesionados, cuya conservación y custodia les fuera contractualmente confiada".

Además de la tragedia de Once, el exministro está procesado por irregularidades en la renegociación de los contratos ferroviarios y por la compra de vagones inservibles a España y Portugal.
Fuente:

Más Leídas