País País
viernes 08 de abril de 2016

Con su renuncia, el polémico Oyarbide zafa de ser destituido y podrá jubilarse

La dimisión será aceptada por el presidente Macri el próximo 15 de abril y el polémico magistrado se jubilará, ya que en diciembre comenzó los trámites.

Luego de 21 años en el cargo, el polémico juez federal Norberto Oyarbide presentó formalmente su renuncia, que le será aceptada por el presidente Mauricio Macri el próximo 15 de abril.

Oyarbide le entregó su dimisión en persona al ministro de Justicia, Germán Garavano, quien inició el trámite para concretar su salida del juzgado con "los pedidos de informes correspondientes", aunque será el presidente Macri quien tendrá la última palabra al respecto.

"La renuncia se enviará al Presidente de la Nación para ser aceptada, lo que se espera que suceda al 15 de abril. Mientras tanto, el juez Oyarbide continúa desempeñando sus funciones" en el Juzgado federal 5, informó el Ministerio de Justicia en un comunicado.

La renuncia del funcionario se produjo en medio de la polémica por las acusaciones de la diputada Elisa Carrió contra el presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici, por actuar como presunto operador judicial del macrismo, que incluyeron una mención sobre sus supuestas reuniones con Oyarbide para pactar una "salida elegante" del magistrado.

Sucede que el juez se encuentra acorralado por las denuncias de mal desempeño en el cargo, con un juicio político en marcha en el Consejo de la Magistratura para removerlo del juzgado, y era a su vez quien había procesado al actual presidente, Mauricio Macri, por las escuchas telefónicas ilegales.

La Comisión de Acusación y Disciplina del Consejo de la Magistratura lo había citado para que formulara su descargo en la causa en la que se lo acusa por haber frenado un allanamiento en una financiera tras recibir un llamado telefónico de Carlos Luizzi, segundo de Carlos Zannini en la Secretaría de Legal y Técnica, en 2013.

Oyarbide había anunciado en diciembre pasado, tras el triunfo electoral de Macri, el inicio del trámite jubilatorio, al contar con 75 años de edad y tras pasar 40 en el Poder Judicial, aunque finalmente aceleró su decisión en medio de la polémica.

"Necesito otro espacio"
"Necesito tomar otro espacio en mi vida, jamás tuve ningún tipo de presión. Yo me voy porque me voy, porque todo en la vida tiene un principio y un final, y me voy realmente después de haber cumplido 20 años de trabajo", subrayó el todavía juez en declaraciones a la prensa, al entrar a su casa en la calle Rodríguez Peña al 1900, en el barrio de Recoleta.

Oyarbide señaló que había "un agotamiento y un deseo de vivir la vida en otras posibilidades", y agregó: "Saben ustedes que fui el único juez que, además, en forma paralela estuvo a cargo de otro juzgado, del Juzgado Federal 7 ahora a cargo del doctor (Sebastián) Casanello, durante cinco años cubriendo misión doble".

Se suspende el proceso
Con su renuncia, Oyarbide logra ahora suspender el proceso en su contra en el Consejo de la Magistratura, que estaba dispuesto a suspenderlo, evitar un incómodo proceso de destitución y conservar su jubilación especial como juez.

Escándalos
A lo largo de su carrera, a Oyarbide lo persiguieron las denuncias y escándalos: en 2001, salió indemne de un juicio político en su contra por haber otorgado presunta protección a una red de prostíbulos, mientras dos años antes se había destapado el escándalo que reveló que era cliente vip del local nocturno Spartacus.

Fuente:

Más Leídas