País - cambio climático cambio climático
lunes 06 de junio de 2016

"Como está, la ley de Humedales no sirve para nada"

Crítico. Antonio Brailovsky, economista especializado en temas ambientales, dice que el sistema político ignora la producción científica.

Por Jorgelina Hiba
Según Antonio Brailovsky, economista y uno de los mayores especialistas en temas ambientales de Argentina, el sistema político nacional no registra la producción del sistema científico, lo que lleva por ejemplo a que si bien El Niño estaba pronosticado, no existieron medidas de ningún tipo en ninguno de los niveles estatales para atemperar sus efectos.

"El sistema científico produce conocimiento que el sistema político no usa, el abismo entre esos dos mundos en Argentina es enorme", sintetizó el experto, quien agregó que en materia ambiental el país "es el más retrasado" de la región ya que la clase dirigente no registra el tema.

–¿Las inundaciones de las zonas agrícolas eran evitables?
–Es un tema con muchas aristas, pero por ejemplo hay que saber y recordar que una de las funciones de los bosques, sobre todo en los márgenes de ríos y arroyos y en sus cabeceras, es retener el agua y soltarla en caso de exceso. Por eso la ley nuestra de bosques plantea la protección de las cabeceras de los arroyos. Pero es una ley que todavía no se está cumpliendo. La ley argentina llega con un siglo de retraso respecto a otras como la de México, que la tiene desde la época de la dictadura de Porfirio Díaz. En temas como estos es muy difícil que se descubra algo, por eso la pregunta es ¿hay ganas de llevarlo a la práctica?

–¿La sanción de una ley de Humedales puede ayudar en situaciones como la actual?
–La ley de Humedales así como está no sirve para nada, porque manda a estudiar los problemas, y es obvio que hay que estudiar. Lo que la ley tendría que hacer es prohibir la construcción en Humedales, pero sólo está contemplado que se estudie el caso, y digo yo ¿alcanza con una ley que se limite a ser un estudio de impacto ambiental? Obvio que si el funcionario debería estudiar todos los sistemas relevantes. Lo único que manda el texto que salió de las comisiones es que se estudie, y si, es una buena idea, pero no indica en qué condiciones hay que prohibir la construcción en los Humedales, que es lo que debería ser el sentido de la ley.

–¿Qué pasa en las ciudades?
–Si uno lee los libros de urbanismo constata que las ciudades crecen casi a modo de manchas de aceite, con al menos dos dimensiones. Uno supone que una ciudad crece horizontalmente, pero en realidad las ciudades argentinas, y las de los países en desarrollo en general, crecen de manera vertical. Hacia arriba con construcciones en los cerros en países como Brasil, Perú o Venezuela, y hacia abajo en las ciudades argentinas, donde cada vez más se construye en zonas bajas e inundables. Entonces lo que tenemos es un problema urbanístico, no climático.

El problema es que en nuestras ciudades se autorizan construcciones en zonas naturalmente inundables.

Si a eso se le agrega el cambio climático, y ríos que suben por esto, al no haber previsión de dónde se construye se utilizan terrenos que en el momento están secos, aunque sepamos que se inundarán en algún momento. La pregunta es por qué autorizamos eso, por qué cientos de municipios siguen autorizando la ocupación de zonas bajas. Hay una mezcla de desidia e ignorancia.

El tema ambiental no está en la agenda de la política
Las inundaciones en El Litoral reabrieron el debate sobre la capacidad del Estado para prever estas situaciones y actuar de manera preventiva, sobre todo en un país donde en materia ambiental se aplica el principio reactivo, pero muy rara vez el preventivo.

"En materia ambiental estamos más atrasados que casi cualquier país de América Latina", dice Antonio Brailovsky, un referente en temas ambientales de Argentina, Asegura que en cualquier campaña electoral en Venezuela o Colombia, el tema ambiental aparece junto a la inflación, la inseguridad y el empleo. "Aquí Macri y Scioli pudieron darse el lujo de debatir sin tocar el tema, los otros candidatos tampoco, están todos afuera del tema", se lamentó.

–¿Por qué ocurre esto?
–Digamos que eso permite que se usen plaguicidas en forma irresponsable, que haya una minería irresponsable y muchas otras cosas. Aquí lo habitual con los temas ambientales es que se generen simulacros, que todo sea sujeto a publicidad, y esto no es nuevo. Recordemos la gestión de María Julia Alsogaray. El gobierno de Cristina escondió el área de Medio Ambiente. El de Macri la muestra, pero no estaría mal hacer algo de gestión. Las tensiones ambientales estallan en todo el mundo, y cada región tiene las propias. Nadie las soluciona, pero hay países donde al menos lo intentan.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas