País - Barack Obama Barack Obama
jueves 24 de marzo de 2016

Cena de gala con tango, vinos mendocinos y muchos elogios

Cuatrocientos invitados de la política, el empresariado y el espectáculo asistieron al sarao en el Centro Cultural Néstor Kirchner.

El Centro Cultural Néstor Kirchner fue escenario de la cena de gala ofrecida este miércoles por el presidente Mauricio Macri al estadounidense Barack Obama.

Entre los cuatrocientos invitados estuvieron, entre otros, el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, y su esposa, Lucía Panocchia; funcionarios del Poder Ejecutivo Nacional, legisladores, empresarios, CEO de compañías de primer nivel y figuras del espectáculo.

Vinos mendocinos de la marca Angélica Zapata, cordero horneado y torre de trucha fueron el menú. El postre, bien autóctono: volcán de dulce de leche acompañado por un Catena Espumante Nature.

Obama bailó La Cumparsita con Mora Godoy y música de Bajofondo.

La voz del anfitrión
Macri fue el primer mandatario en pronunciar su discurso y, en inglés, dijo estar "fascinado" con los Obama; al tiempo que mencionó que les prometieron "que el año que viene van a volver por más tiempo y se van a quedar por varios días en Bariloche".

Ya en español, brindó una serie de definiciones políticas en donde destacó que la visita de Obama se da "en el momento perfecto; momento en que los argentinos hemos entendido y decidido que tenemos que construir una nación madura y sensata con el resto de los países del mundo".

Además, destacó la "oportunidad que tiene nuestro continente, que nos obliga a dejar atrás rencores y resentimientos del pasado con Estados Unidos para mirar al futuro", porque la región "tiene hoy una situación de privilegio que puede mejorar las oportunidades de su gente, con mayor seguridad y tranquilidad en la vida diaria, pero para eso hay que trabajar todos juntos".

Macri afirmó también que "está todo dado para que entre pares soberanos, dialogando con respeto, podamos construir soluciones para que cada día nuestra gente viva mejor, y eso no significa alineamientos automáticos ni confrontaciones infundadas".

"No espere de nosotros eso: con nosotros va a tener diálogo, buena fe y la convicción de que todo lo vamos a construir sobre la base de la confianza", afirmó el presidente: "Argentina es un país de soñadores y emprendedores, que tiene mucho más para dar, y tenemos plena confianza en nuestra fuerza, creatividad y capacidad, por lo que miramos con mucho optimismo el futuro", finalizó.

"No seré mentiroso"
Obama, con jovialidad, comenzó su discurso al afirmar: 'no seré mentiroso, les prometo que regresaremos porque este país es extraordinario y su gente maravillosa'", y les agradeció a Macri y a su mujer, Juliana Awada, por "la bienvenida extraordinaria y tan cálida", y sostuvo que trajo "los saludos del pueblo americano".

Junto con su mujer, Michelle Obama, el mandatario afirmó que este es "un nuevo comienzo", en lo que es "una nueva era para nuestro hemisferio", al recordar que acaba de "llegar de Cuba, en donde Estados Unidos ha establecido contacto".

Ambos pueblos, el argentino y el estadounidense, tienen "muchas cosas en común, como los valores de la libertad, el compromiso ante la Justicia, los derechos humanos y el estado de derecho", afirmó Obama, y se dirigió a Macri al decirle que "si usted desea comprometer a Argentina con la comunidad global para poder establecer el liderazgo histórico que el país ha desempeñado, lo acogemos con beneplácito".

Luego de brindar juntos, las familias Obama y Macri se dispusieron a cenar en el Centro Cultural Kirchner, en donde se hicieron presentes 400 invitados, entre los que se encontraban los gobernadores de Buenos Aires, María Eugenia Vidal; de Salta, Juan Manuel Urtubey; de Entre Ríos, Gustavo Bordet, y de Misiones, Hugo Passalacqua.

También los legisladores oficialistas Emilio Monzó, Nicolás Massot, Federico Pinedo, Elisa Carrió, Mario Negri, Ángel Rozas, Julio Cobos y Eduardo Amadeo, y Miguel Ángel Pichetto, José Luis Gioja, Sergio Massa, Diego Bossio, Alberto Roberti, Darío Giustozzi y Alicia Ciciliani, de la oposición, entre otros.

También fueron invitados Marcelo Tinelli, el cineasta Juan José Campanella, Ricardo Darín, la actriz Graciela Borges, la conductora Mariana Fabbiani y Maximiliano Guerra.

"Capitalismo y comunismo son pasado"
Obama se reunió en la Usina del Arte con jóvenes emprendedores argentinos y estadounidenses, antes quienes manifestó que su país pretende "ampliar lazos" con Argentina y definió a las categorías de izquierda-derecha o capitalismo-comunismo como "algo del pasado".

"Estoy aquí porque en los últimos años se ha visto una mayor participación de EE.UU. en el continente", afirmó el mandatario, en el complejo de salas perteneciente a la Ciudad de Buenos Aires, en el barrio porteño de La Boca.

El encuentro se desarrolló bajo una metodología en la que Obama dio un discurso y luego elegía a un joven de las gradas para que le hiciera una pregunta, y fue así como los estudiantes lo indagaron sobre diversos temas, entre ellos la división ideológica bajo los ejes izquierda y derecha, el conflicto judío-palestino, el partido republicano y la centralidad estadounidense en el mundo. Distendido y sonriente, el presidente estadounidense se sintió cómodo interactuando con los jóvenes, a quienes le dijo que "pueden cambiar el mundo, lograr la paz y terminar los conflictos".

Sostuvo que "miles de argentinos estudiaron en los EE.UU. y muchos argentinos trabajan en empresas estadounidenses", por lo cual sentenció: "Queremos ampliar esos lazos, en comercio, en becas".
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas