País País
domingo 01 de mayo de 2016

Caso Érica Soriano: detuvieron a su pareja por homicidio

Daniel Lagostena fue capturado esta mañana en su domicilio, donde vivía junto a la mujer desaparecida en 2010

A seis años de la desaparición de Érica Soriano, Daniel Lagostena (54) fue detenido. La ex pareja de la mujer desaparecida en 2010 está acusado de homicidio y aborto forzado del bebé que la mujer llevaba en su viente.

La causa por violencia de género avanza más allá de que el cuerpo de la mujer nunca fue encontrado. Pero tanto los investigadores como la familia de la víctima dan casi por hecho que no permanece con vida.

Lagostena fue detenido este domingo a la mañana en su casa del partido bonaerense de Lanús, en la que vivió con la víctima hasta el momento de su desaparición. La captura fue ordenada por el juez de garantías Gabriel Vitale.

Soriano desapareció el 21 de agosto del 2010 y hasta el día de hoy la Policía la sigue buscando. La joven vivía junto a Lagostena, su pareja y padre del bebé que estaban esperando. Ese debía almorzar con su familia en Villa Adelina, pero nunca llegó.

Los investigadores determinaron que en la tarde del 20 de agosto de ese año, la pareja fue al ginecólogo y a las 22.13 Erica recibió el llamado de una amiga y le dijo que estaba yendo con su pareja hacia su casa en auto. Esta llamada telefónica fue el último contacto que se tuvo de la mujer con su entorno social en momentos que se encontraba en compañía de Lagostena, dijeron las fuentes a Télam.

Cerca de la medianoche, Lagostena comenzó a intercambiar mensajes con su sobrino Brian Poublán (25), hijo de su hermana, con quien hasta entonces no tenía un trato cotidiano ni habitual.

Alrededor de las 5 de la madrugada del día siguiente un teléfono celular a nombre de la madre del joven registró llamadas salientes en el centro porteño y la Costanera Norte, en Capital Federal, y luego se activó en Lanús, cerca de la casa del joven y su madre. La intensidad de llamadas (seis entre las 5.05 y 5.53) llamaron la atención de los investigadores porque no era habitual el uso horario ni el patrón de comunicación. Una fuente judicial explicó que se cree que esas llamadas se dieron en el lapso durante el cual se hizo desaparecer el cuerpo de Erica.

Si bien Lagostena dijo que solamente tenía un teléfono celular a nombre suyo luego se comprobó que tenía cuatro celulares activos.

Otro dato valorado por los pesquisas fue que cuando la familia de Érica concurrió a su casa con la Policía para saber sobre ella, encontró allí la ropa con la que Lagostena dijo que había salido hacia lo de su madre tras mantener una discusión con él, su cartera con todas sus pertenencias, excepto el celular, y el ácido fólico que tomaba por su embarazo.

Peritos que buscaron rastros en la casa hallaron la chimenea caliente y restos de poliéster que se correspondían con una bombacha, por lo que se presume que el imputado quemó allí la ropa de su pareja, dijo un vocero.

También se encontró una mancha de sangre debajo de una mesita ratona que fue detectada con luminol, pero como había sido lavada sólo se pudo determinar que era de mujer.

Esta prueba coincide con el testimonio de una testigo de identidad reservada que declaró que "el día del hecho Daniel y Erica discutieron y por tal motivo le pegó un 'sopapo', ella se cayó y se golpeó la cabeza contra una mesada".

En tanto, los investigadores tomaron como una prueba importante que Lagostena tenía vínculos con propietarios y empleados del rubro funerario que le podrían haber encargado la cremación del cadáver ya que en algunas oportunidades se han quemado cuerpos sin la documentación correspondiente, precisó un vocero.

En 2012, el implicado había permanecido detenido desde el mes de julio hasta diciembre, cuando Cámara de Apelaciones de Lomas de Zamora ordenó su libertad por "falta de pruebas".

Marcelo Mazzeo, abogado de Érica, adelantó en Crónica TV los argumentos que sirvieron para ordenar la detención. "Fue detenido hoy en su casa de Lanús tras nueve meses de investigación de un comisario mayor de la Policía de Buenos Aires que ha recogido numerosas pruebas contra Lagostena".

El letrado precisó que se descubrieron líneas usadas por Lagostena y chips que usó la noche del hecho, además de llamadas extrañas que habitualmente no hacía. "Fue una investigación hermética que figura en secreto de sumario en la fiscalía. Hay contradicciones que desmienten sus declaraciones y testimonios de las casas velatorias, crematorios y familiares que destruyen su coartada.

A su vez, reveló su hipótesis: "Creemos que le pegó hasta matarla" y agregó: "Tenía medios para cremar el cuerpo y lo vieron tirando cenizas". Mazzeo expresó que espera que Lagostena siga detenido hasta escuchar su condena y advirtió que recusará a los jueces.
Fuente:

Más Leídas