País - Barack Obama Barack Obama
miércoles 23 de marzo de 2016

Carmona se bajó del agasajo a Obama

El diputado nacional peronista había sido invitado por el gobierno nacional pero prefirió excluirse y dio sus argumentos por Facebook.

A continuación el texto que posteó el diputado Guillermo Carmona en su cuenta de Facebook:

He decidido declinar a la invitación para concurrir a la recepción del presidente Obama por un sencillo motivo: el presidente del Bloque de Diputados del FPV-PJ Héctor Recalde no ha sido invitado a la ceremonia, a diferencia de lo ocurrido con los presidentes de otros bloques legislativos.

El gobierno podría argumentar que el diputado Recalde no está en Buenos Aires por encontrarse de licencia y que por tal motivo no fue invitado. Resulta ser que tampoco el vicepresidente del Bloque Luis Basterra ha sido invitado.

Considero que se trata de omisiones inexplicables por los mismos argumentos en relación al valor de la representación político-institucional, que en este caso deberían reconocerse a las autoridades de los bloques legislativos.

Mi presencia en el acto de ninguna manera podría reemplazar la de quienes hoy conducen a nuestro bloque.

Lamento enormemente la situación porque deseaba saludar al presidente de los Estados Unidos de América y con mi presencia y la de otros diputados del FPV-PJ dar una señal sencilla pero contundente de que hay una agenda en la relación bilateral que no debería estar ausente, la que tiene que ver con algunas de mis preocupaciones e inquietudes, compartidas seguramente por muchos argentinos y argentinas:

- mi convicción acerca de la necesidad de un cambio sustancial en el modo de relación de su país hacia los países de la región, de manera que sean dejadas de lado las prácticas imperialistas vigentes desde que se formulara la doctrina Monroe;

- la solicitud de que su país no aliente ni acompañe ninguno de los movimientos de desestabilización que ponen en riesgo la vigencia de la democracia en diversos países de la región;

- mi pedido de que el desbalance comercial en favor de su país y en desmedro del nuestro sea corregido;

- la sugerencia de que sea revisada la política de "guerra al narcotráfico" que impulsa su país, la que ha agravado la situación de avance de ese flagelo en los países de la región, en algunos casos de manera dramática como ocurre en México y que con preocupación vemos crecer en Suramérica al ritmo de la militarización y de las intervenciones de la DEA;

- la reflexión en torno a los efectos perniciosos que tiene el libre comercio en los países en desarrollo que intentan con grandes esfuerzos solidificar su mercado interno y desarrollar sus industrias, como así también colocar en los mercados del mundo desarrollado sus productos primarios sin que esos países les impongan resistencias proteccionistas;

- la expectativa de que el presidente de los Estados Unidos de América pida disculpas en nombre de los gobiernos de su país por el rol decisivo que tuvieron en la concreción de los golpes cívico-militares, que en la década de los '70 produjeron la violación sistemática de los derechos humanos mediante la tortura y desaparición forzada de decenas de miles de latinoamericanos y la apropiación de niños a sus padres cautivos;

- la expectativa de un cambio de la posición estadounidense en torno a la cuestión Malvinas, para que abandone su juego funcional al colonialismo británico que perdura bajo la forma del neocolonialismo en una importante porción de nuestro territorio;

- la humilde y respetuosa solicitud de que revise sus recientes dichos relativos a la relación bilateral durante los gobiernos del FPV hacia su país, las que pareciera estuvieron destinadas más bien a complacer al actual presidente argentino que a evaluar objetivamente el nivel de relación entre nuestros países en ese periodo de gobierno;

- comentarle, además, la enorme expectativa que me genera que su correligionario demócrata y aspirante a sucederlo en la presidencia, Bernard Sanders, sostenga, con un interesante nivel de aceptación de parte del pueblo estadounidense, muchas de las políticas en favor de la igualdad y la justicia social que hemos impulsado desde el peronismo en nuestro país, situación que nos hace sentir más cerca de millones de estadounidenses que reclaman justicia social y redistribución de la riqueza. Del mismo modo, manifestarle mi grata sorpresa ante el rechazo de Sanders y de la otra precandidata demócrata a la presidencia, Hillary Clinton, respecto del Tratado Trans Pacífico (TPP), el mega acuerdo de libre comercio concretado por su administración que aparece como una clara amenaza para el desarrollo de nuestra región.



carmona.gif
Parte del texto que posteó Carmona<br>
Parte del texto que posteó Carmona

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas