País País
miércoles 03 de agosto de 2016

Buscan asegurar un menú vegano en lugares públicos

Senadores aprobó un proyecto para que el Estado garantice la provisión en hospitales, escuelas y comedores.

Organizaciones que defienden a los animales impulsan un proyecto de ley, que ya cuenta con la aprobación del Senado, para incluir una opción de menú vegano en todos los sitios donde el Estado nacional sea proveedor de alimentos –hospitales, escuelas o comedores– para atender la demanda de quienes han optado por no comer carnes, lácteos, huevos y otros productos de origen animal.

El 8 de junio la Cámara Alta aprobó el proyecto de ley Mi menú vegano, presentado por la senadora rionegrina del Frente Progresista Magdalena Odarda, para quien sería un paso adelante "en políticas públicas concretas para respetar a la gente que prefiere una alimentación vegetariana, por la que actualmente han optado importantes grupos de la población".

"Soy consciente de lo difícil que es muchas veces para la población vegetariana y vegana encontrar alimentos adecuados para su dieta. Por eso, nos parece importante que el Congreso discuta esta propuesta para que sea obligatorio que los organismos de todas las áreas del Estado nacional ofrezcan un menú de ese tipo para sus trabajadores", explicó la legisladora.

Una norma de esa naturaleza impulsada en Chile por la organización Animal Libre ya fue probada por ambas cámaras legislativas del país y solo falta su reglamentación.

El año pasado, activistas locales conformaron Animal Libre Argentina y se propusieron convertir en ley la "opción de un menú que no contenga alimentos ni productos de origen animal", explicó Luciano Tribulo, miembro de esa organización.

Esta normativa, que espera sanción de la Cámara de Diputados, propone: "En los organismos donde el Estado nacional es proveedor de alimentos, como hospitales, escuelas o cárceles, ofrezca una alternativa de un menú vegano, cien por ciento vegetariano".

Tribulo precisó: "Uno de los puntos claves de la ley es que este menú debe ser nutricionalmente similar a un plato tradicional, pero no contener ningún producto de origen animal ni carnes ni huevos ni lácteos".

"No queremos que se remplace un menú por otro, sino que se incorpore una opción más. Este tipo de platos no representa un mayor costo pues los productos con los que se elaboran suelen ser más económicos que la carne", explicó.

El activista apuntó: "Muchos organismos nacionales e internacionales realizaron informes que explican que este tipo de dietas, realizadas de manera equilibrada, son aptas y saludables para personas de todas edades y hasta para atletas".

"Si por algún motivo una persona vegana tiene que permanecer internada en un hospital, no tiene opciones a la hora de comer; lo mismo en las escuelas: si una familia toma este tipo de conductas alimenticias y sus hijos asisten a una escuela con comedor, deben llevar sus viandas", ejemplificó Tribulo.

Y para refutar los muchos mitos en torno al tema, Tribulo afirmó: "No es más cara que otras dietas, que es igual o más saludable que muchas otras conductas alimenticias y que tampoco es tan difícil llevarla a cabo, pues a veces cambiando sólo un ingrediente una comida se convierte en vegana".

Decisiones que pasan por lo ético, dietético y ambiental
El veganismo es la práctica de abstenerse de la utilización y consumo de productos y servicios de otras especies animales. En general, se realiza por una razón ética que rechaza la condición de mercancía de los animales debido a su condición de seres sensibles o sintientes, pero también hay argumentos ambientales y de salud. Se distinguen tres tipos de veganismo: ético, dietético y ambiental.

El veganismo ético es el de quienes rechazan el consumo de todo producto de origen animal por respeto a los demás animales. Además de seguir una alimentación vegetariana estricta o pura, extienden esa filosofía a todos los ámbitos de sus vidas y se oponen al uso o consumo, para cualquier propósito, de animales o productos de origen animal.

El veganismo dietético es el de quienes se abstienen de consumir cualquier tipo de carne y también productos de origen animal, como los huevos y la leche. Tampoco consumen otras sustancias derivadas o producidas por animales, tales como la miel, a diferencia de los ovolactovegetarianos los cuales incluyen en su dieta huevos y productos lácteos.

El veganismo ambiental es el de quienes evitan el uso de productos de origen animal basándose en la premisa de que la captura o cría industrial de animales es perjudicial para el ambiente.

El problema de los veganos cuando no están en su casa
El proyecto Mi menú vegano fue aprobado en el Senado el 8 de junio. En los fundamentos se explica: "Cada vez son más las personas que optan por un cambio en su alimentación y deciden ser veganas. Remplazan la carne y los lácteos con diversas alternativas vegetales, que les brindan los nutrientes necesarios para una dieta equilibrada. Si bien llevar adelante el estilo de vida vegana es un tanto dificultoso a la hora de conseguir alimentos aptos, ellos se las ingenian y algunos ya tienen un master en cocina sin productos animales. Pero el gran problema aparece cuando un vegano no está en su casa o pasa largas horas afuera".

Una ley que regule este tema es considerada clave.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas